Yogur y lactosa: la compatibilidad inesperada

Alimentación, Salud  / 

El consumo de lácteos parece estar disminuyendo con el surgimiento de nuevas alternativas basadas en leches vegetales. No es que a la gente ya no le guste la leche, el problema está en la lactosa.

Con el aumento de personas con dificultad en digerir este azúcar, parece ser cada vez más difícil disfrutar del sabor y de los nutrientes de los lácteos sin sufrir síntomas y efectos incómodos. Sin embargo, hay una excepción: ¡el yogur! Sorprendentemente, este alimento desafía las reglas de la lactosa, facilitando su digestión y dejando más tranquilos a los aficionados del bueno y tradicional yogur. ¿Curiosa? Te lo explicamos.

Qué pasa con la lactosa

La lactosa es un azúcar naturalmente presente en los lácteos. Cuando estos llegan al intestino delgado, este se digiere gracias a una enzima llamada lactasa, que rompe la lactosa y la procesa.

Las personas con dificultad en digerir lactosa tienen un déficit de esta enzima en su intestino. Como resultado, la parte no digerida se fermenta, dando origen a síntomas incómodos como flatulencia, diarrea, náuseas y cólicas.

Aunque no estén prohibidos, debes evitar los lácteos con lactosa en estos casos. La única excepción es el yogur.

Por qué el yogur

El yogur es resultado de la fermentación de la leche usando cultivos de bacterias. A pesar de las miradas de reojo que su nombre pueda presentar, estas bacterias son en realidad buenas para el organismo, ayudando en los procesos digestivos.

Sus bacterias tienen una función similar a la función de la enzima lactasa que se encuentra en el intestino y se encarga de romper la lactosa para facilitar su digestión. Esta función es similar a la que hacen las bacterias que contiene el yogur, rompen su lactosa y se la comen.

El yogur contiene lactosa, pero contiene también la clave para que esta sea digerida más fácilmente. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha realizados estudios científicos que comprueban este efecto, llevando a este organismo a admitir que el consumo de yogur mejora la digestión de su lactosa.

¿Puedo comer yogures sin restricciones?

En el caso del yogur, parte de la lactosa contenida en la leche en su fermentación se rompe por las bacterias, facilitando su digestión. Este alimento presenta así una concentración menor de este azúcar que otros lácteos, o sea, aproximadamente 4g por 100g de alimento.

En media, una persona con dificultad en digerir la lactosa puede tolerar hasta 12g de esta sin sufrir molestias digestivas, es decir, lo equivalente a dos – tres yogures de tamaño tradicional.

Se recomienda, sin embargo, comer los yogures intercalados durante el día para no sobrecargar el intestino más sensible de las personas con problemas de digestión de este azúcar.

Otra nota importante es que debes darle prioridad a los yogures frescos en vez de a los denominados UHT. Estos últimos sufren un proceso de transformación para aumentar su caducidad que elimina las bacterias del yogur (y, consecuentemente, sus beneficios para personas con dificultad en digerir la lactosa).

Como ves, los yogures son la excepción en el mundo de los lácteos en lo que toca a lactosa. Su complejo bacteriano ayuda a promover un sistema digestivo más sano en general, y además promueve la digestión de este azúcar natural sin síntomas negativos.

 

¿La conclusión? La lactosa no tiene por qué ser un problema en tu alimentación. Por lo menos en lo que a yogures se refiere, ya no tienes que buscar alternativas más caras u opciones basadas en plantas para disfrutar del sabor que tanto te gusta y seguir con tu alimentación normal.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Lucir un vientre plano es el sueño de todas las mujeres. Para unas es una cuestión de estética...

Los laxantes para adelgazar son una opción muy popular para ayudar en la pérdida de peso....

Antes de comenzar a practicar Pilates debemos de conocer los principios que el método aplica y que...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan