Violencia de género: qué es, tipos y cómo actuar

Bienestar, Salud  / 

En la actualidad, por desgracia, nos hemos acostumbrado a oír en los medios de comunicación diversos casos de violencia de género. Este es un tema que está muy candente en la sociedad y que las autoridades intentan parar con leyes y diversos mensajes de concienciación. Pero, ¿qué es realmente la violencia de género y cómo se debe actuar?

Qué es la violencia de género

La violencia de género se puede entender como un tipo de agresión o violencia psicológica, sexual y/o física que ejerce sobre un individuo o grupo de personas por su identidad género o sexo. Por lo general, se relaciona con la dominación que ejerce el hombre sobre la mujer por el mero hecho de ser una fémina.

Este tipo de daño impacta sobre la libertad, bienestar físico, social y psicológico de la víctima. También sobre su identidad, economía y relaciones personales con la familia y amigos. Cabe destacar que, esta problemática social acaba, en diversas ocasiones, con la muerte de la mujer.

Por lo general, el término violencia de género se suele asociar a la agresión ejercida del varón sobre la hembra. Por eso, se confunde con las agresiones machistas o contra la mujer. No obstante, hay que tener presente que también existen hombres que son maltratados por mujeres. Asimismo, la violencia que se da entre parejas del mismo sexo. Por lo tanto, sería más adecuado decir violencia de pareja que de género porque esta terminología indica las agresiones dentro de una relación de esta índole.

Tipos

La violencia de género no se limita a un golpe, ya que existen diferentes formas de lastimar a la pareja. Para que te sea más fácil identificar los tipos de violencia que se pueden encontrar, a continuación te los presentamos.

Violencia física

Esta es la más fácil de ver. Supone cualquier acción que implique una lesión física por medio de un ataque directo. Hay que tener en cuenta que el traumatismo puede ser permanente o temporal.

Este género de violencia implica roturas, rasguños, golpes y cortes. Asimismo, se pueden incluir empellones y sacudidas. En los peores casos, los golpes pueden producir incapacidad y/o la muerte de la persona maltratada.

Violencia psicológica

La violencia psicológica o el maltrato psicológico no es visible como el físico pero es igual de dañino. El agresor menosprecia a la víctima hasta denigrarla. La manera que tiene el sexo fuerte de despreciar al débil es por medio de improperios o vejaciones. Esto se considera un ataque activo.

Por el contrario, el pasivo es el que incide en desvalorizar a la pareja para que esta no sea consciente del mal que se le está haciendo.

Cabe destacar que este maltrato comprende amenazas, desdén, intimidación e inquina.  Este control que se ejerce hace que la persona se sienta desprotegida, indefensa e incluso culpable y merecedora de lo que el agresor le hace.

Violencia sexual

Algunas personas estiman que forma parte de la violencia física. No obstante, esta se limita a los casos en los que la persona es obligada o presionada a realizar actos sexuales en contra de la propia voluntad. Igualmente, se puede considerar aquellos actos en los que se le limita o implantan actos sexuales a la víctima.

Este tipo violencia no se restringe a la penetración en la actividad sexual. La prostitución obligada, forzar a abortar, los tocamientos, las violaciones o las mutilaciones genitales también se consideran agresiones de esta índole.

Violencia social

En este tipo de violencia, el agresor limita el contacto de su pareja con la sociedad. Poco a poco, la va alejando de sus amigos, familiares y conocidos creando conflictos para separarlos y que se desvinculen.

De esta manera, aísla a la víctima e impide que la gente pueda ver la situación real que está sufriendo la agredida.

Violencia vicaria

Muchos emparejamientos en los que se dan las agresiones tienen hijos. En estos casos, muchos maltratadores les pegan y/o matan para lastimar a la progenitora de los niños.

La violencia vicaria también se puede definir como las lesiones que padecen los menores al ser testigos de los golpes del padre a la madre. Como consecuencia, los pequeños sufren un impacto negativo a nivel psicológico al estar involucrados en los maltratos.

Violencia económica

Este tipo de agresión consiste en la acotación de dinero. Al limitar los recursos económicos se pretende manejar a la persona para damnificarla. Asimismo, se considera un maltrato psicológico ya que se depende de la pareja para todo. De hecho, muchos maltratadores no dejan que su presa trabaje. Para ello, estos emplean el chantaje emocional o la intimidación.

Violencia patrimonial

Otra forma de atentar sobre la integridad mártir de la pareja es apropiándose de sus propiedades, objetos o bienes. Así, se consigue tener un control sobre la víctima, lo que produce un gran daño psicológico.

Lee también: Los peores países para ser mujer

Cómo actuar ante la violencia de género

Si estás padeciendo violencia de género o eres testigo o consciente de que alguien lo está sufriendo, no te quedes de brazos cruzados. ¡Actúa en seguida y no lo permitas!

Busca ayuda

Deja de sufrir en silencio y sal en busca de ayuda. Si por vergüenza no te atreves a hablar con familiares o amigos, busca asociaciones, ve a un centro médico o a las instituciones sociales. Estos te podrán asesorar y decirte cuáles son los pasos a seguir.

Prepárate para salir de casa

Si tienes que abandonar tu hogar, prepárate antes de hacerlo. Coge tu documento de identidad o pasaporte, los datos de las cuentas bancarias y la libreta de ahorros, el libro de familia, tu tarjeta del médico y las de crédito.

Ten un contacto de emergencia

A pesar de que no es fácil hablar de este tema, lo tienes que hacer para parar los maltratos y no acabar en el cementerio. Busca apoyo en alguien que sea de confianza y donde te puedas refugiar en una situación de emergencia. Los amigos que no son comunes a la pareja, sino que son solo tuyos, son una buena opción ya que él no los puede manipular ni distorsionar la realidad ante ellos. Además, por lo general, no sabe dónde viven ni su número o email de contacto.

Vela por la seguridad de los pequeños

En el caso de tener hijos, velar por su seguridad también es prioritario. Por tanto, llévatelos contigo y no permitas que sigan viviendo el infierno que estáis pasando.

Denuncia

Para poder obtener una orden de alejamiento, es primordial que denuncies. ¡No lo dudes ni un segundo y acude a una comisaría de policía, a una comandancia o a un juzgado de guardia!  Este gesto puede salvarte de la muerte, además de acabar con tu calvario.

Dónde acudir en caso de violencia de  género

Dependiendo de la localidad donde residas, los números de teléfonos de los centros locales de acogida de mujeres maltratadas son diferentes. No obstante, hay unos contactos que son para todo el país, donde te atenderán y ayudarán siempre que lo necesites.

900 100 009 es el número de teléfono de atención a las mujeres de la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres. Esta línea es gratuita y el horario de atendimiento es de lunes a viernes de 9 a 21 horas. Los sábados y domingos están las 24 horas.  Su página web para estar informados de la violencia de género es: www.malostratos.org

El 062 es el contacto de la Guardia Civil. Esta está operativa los 365 días del años las 24 horas.

Otro número para solicitar ayuda es el 112, es decir, el número de emergencias. De ahí te pueden derivar al personal sanitario, a los agentes del orden o a los bomberos.

La línea gratuita 144 también es un punto de apoyo y asesoramiento en caso de violencia.

Desde septiembre de 2007, otro recurso que se puede usar es el servicio 016. Este número de asistencia telefónica para las féminas maltratadas también funciona las 24 horas. Asimismo, la ayuda mostrada se da en 52 idiomas y está acondicionado a gente con problemas auditivos.

Los servicios sociales de cada comunidad autónoma y los centros médicos son otros puntos de gran ayuda para acabar con los maltratos.

Dar el paso no es fácil, pero ¡es fundamental para que salgas del pozo donde estás!

¡Tú no eres culpable ni responsable de los golpes!

¡Bajo ningún concepto hay justificación alguna para que nadie ejerza cualquier tipo de violencia sobre ti!

¡Las agresiones irán a más y cada vez serán peores!

¡No estás sola!

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, la violencia de género sigue existiendo. De hecho, en...

La talalgia, el nombre científico del dolor en el talón, es un problema cada vez más frecuente....

No falla. Es empezar a refrescar por las noches y puede que las molestias en la garganta....

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.