Los 10 secretos para tener una vida financiera sana

Dinero y Carrera  / 

¿Uno de tus propósitos para cada nuevo año es el de conseguir ahorrar algo de dinero? Con las subidas que nos esperan no es fácil, pero es posible lograrlo. Sobre todo si aplicas algunos de los consejos para tener una vida financiera sana que listaremos a lo largo de este artículo.

Antes de empezar queremos recordarte que hay muchas formas de ahorrar, pero no todas son válidas para todo el mundo. Por eso debes diseñar tu propio plan financiero.

10 consejos para tener una vida financiera sana

1. Analiza tu economía

Lo primero que debes hacer para lograr una vida financiera sana es tener controlados los gastos para que no sobrepasen a los ingresos. Por eso es importante que cojas un papel y hagas una lista con los ingresos y otra con los gastos (puedes utilizar una aplicación o una hoja de Excel, pero escribiéndolo lo verás más real). Si la cantidad de la segunda es mucho mayor de lo que pensabas, empieza a recortar.

¿Por dónde puedes empezar? Pues por los gastos que no sean imprescindibles. Por eso estaría bien que al desglosar todos los gastos los dividas en 3 categorías

  • Gastos fijos: La hipoteca o el alquiler. Lo ideal es que la cantidad total sea inferior a la del resto para no tener que recortar en esta partida si se produce algún imprevisto.
  • Gastos variables no discrecionales: La comida o la factura de la luz. Son gastos necesarios, pero puedes ahorrar dinero si te lo propones.
  • Gastos variable discrecionales: vacaciones, ocio, gimnasio, suscripciones a revistas, etc. Son importantes para ti, pero sin ellos también puedes seguir viviendo.

2. Fija un presupuesto

Un truco muy rudimentario para que no te lo saltes es guardar el dinero en diferentes sobres: uno para la comida, otro para pagar los suministros, otro para el alquiler, etc.

3. Márcate un objetivo

Para que sea más fácil controlar tus gastos, es bueno que te fijes una meta. Puede ser un viaje, un gadget del que tengas ganas o cualquier capricho. Empieza por algo pequeño y aumenta tus expectativas según vayas logrando esos objetivos. Si necesitas visualizarlo de forma gráfica, puedes hacer un cuadro tan sencillo como el siguiente:

META
Ahorrar 3.000 para hacer un viaje
Fecha Límite Coste Cantidad disponible actualmente Dinero Requerido Tiempo medido en meses Cantidad a Ahorrar mes a mes
Enero de 2020 3.000 euros 0 euros 3.000 euros 24 meses 125 euros al mes

4. No pagues más por lo mismo

¿Tienes cupones descuento pero siempre se te olvidan en casa? Mételos en la cartera, porque te ayudarán a arañar unos euros. Del mismo modo, antes de comprar algo visita los portales que ofrecen descuentos.

Y muy importante, compara precios. Para ayudarte en esa labor hay un montón de aplicaciones, como Supertruper, Carritus o Weplan.

Lee también: Aplicaciones para ahorrar dinero en el día a día

5. Aplica la regla del 10%

Los expertos en Economía recomiendan apartar el 10% de la nómina mensual para destinarlo al ahorro. Si no puedes, baja el porcentaje, pero trata de mantenerlo todos los meses. Y recuerda que no se trata de ahorrar lo que sobra, sino de considerar esa cantidad como un gasto fijo.

La idea es que, si vienen mal dadas, puedas vivir de tus ahorros durante un mínimo de 3 meses.

6. Revisa los productos y servicios que tengas contratados

Si crees que estás pagando demasiadas comisiones por mantener tu cuenta y tus tarjetas habla con tu banco. Si se cierran en banda y no quieren negociar, cambia de entidad.

Lo mismo se puede aplicar a la tarifa del móvil, de Internet y a los seguros que tengas contratados. ¿Cuánto hace que no te lees las coberturas del seguro de hogar o del coche? Seguro que hay algunas que no utilizas y que te están encareciendo la prima a lo tonto.

7. Invierte los ahorros

Cuando consigas ahorrar algo de dinero, muévelo para obtener una mayor rentabilidad. Pero hazlo con cabeza, en inversiones seguras. Métete en la cabeza estas siete claves:

• Planificación.
• Riesgo. Tienes que estar al día de los mercados.
• Disciplina. No corras riesgos innecesarios.
• Paciencia. Tienes que aguantar los vaivenes de los mercados.
• Permanencia. Si vas a invertir en bolsa, por ejemplo, la rentabilidad suele ser mayor a largo plazo.
• Diversificación. No te juegues todo tu dinero a una sola carta.
• Inflación. Si los precios suben, tu capacidad de ahorro baja. Por eso debes contratar un producto que te dé una rentabilidad mayor a la subida del IPC.

8. Paga tus deudas

Empieza por las que conllevan más intereses. Si quieres tener una vida financiera sana, lo ideal sería que tus deudas no sobrepasen el 28% de los ingresos (el 36% contando la hipoteca). Asimismo, es importante que al menos un día al mes revises los pagos que te quedan pendientes. De esta forma evitarás pagar comisiones de demora.

9. Asegura tu futuro

Como queremos que tengas una vida financiera sana incluso después de tu jubilación, te recomendamos que empieces a pensar en ello. Con las reformas en el sistema de jubilación llevadas a cabo por el Gobierno (en 2019 la edad de jubilación está en 65 años y 8 meses) y con un sistema de pensiones que no está garantizado a años vista, puede que haya llegado el momento de contratar un plan de pensiones o un producto similar.

Según la OCDE, tendríamos que ahorrar 40 años para poder tener dinero suficiente para la jubilación. ¿Ya llegas tarde?

10. Tienes que ser ‘SMART’ con tu dinero

Aparte de “listo”, SMART es el acrónimo de “Specific, Measurable, Attainable, Realistic and Time-bound”, lo que traducido al español significa que tus objetivos financieros deben ser concretos, medibles, alcanzables, realistas y tener un horizonte temporal.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Pensando en salir con un compañero de trabajo? Las relaciones no son fáciles, y menos aún cuando...

Desde el año 1980, es ilegal que una mujer cobre menos que un hombre cuando ambos desempeñan el...

En todas las entrevistas de trabajo es necesario responder a varias preguntas. Hasta aquí todos...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.