Los tipos de mechas para tu pelo

Belleza, Pelo  / 

Las mechas son una forma sencilla de dar un giro completo al look o cambiar el tono de tu melena pero no de una forma radical. No en vano es de lo más solicitado en peluquerías y salones de belleza. Lo bueno de la era moderna es que hay un sinfín de posibilidades nuevas por las que podemos optar a la hora de darle un toque diferente a nuestro cabello. Por eso es bueno conocer los distintos tipos de mechas que existen para elegir la que más te guste o se adapte más a tu estilo.

Los 6 tipos de mechas que existen

Dentro del mundo de las mechas no paran de surgir nuevas tendencias que se suman a la ya de por sí amplia variedad. Es por eso que si no sabes la diferencia entre los tipos de mechas o cuál se adapta más a ti, en Ellas Hablan te hacemos una guía rápida para que aprendas lo principal de cada una de ellas y puedas decidirte sin duda alguna.

Mechas californianas

|

Las mechas californianas se convirtieron en un clásico varias temporadas atrás. Se trata de un degradado del color de tu pelo desde la raíz, con las puntas más claras, que simula el degradado del sol de estilo surfero, de ahí su nombre. Dan una sensación de volumen y además brindan mucha luminosidad al rostro.

Una de las ventajas de estas mechas es que no es necesario retocarlas con mucha frecuencia, porque la gracia está precisamente en que la raíz sea más oscura que las puntas.

Otro de los puntos a favor de las mechas californianas es que quedan bien en cualquier tipo de pelo, y también en cualquier largo. En Ellas Hablan ya te contamos cómo hacerlas paso a paso.

Mechas balayage

|

Este tipo de mechas es un paso más allá de las californianas, puesto que es un degradado de la raíz a las puntas de toda la melena de forma paulatina, no tan abrupto y marcado como su antecesora. Además, se combinan diferentes tonos para dar un efecto mayor de voluminosidad.

Las balayage lucen en cualquier tipo de pelo, pero es cierto que en las melenas muy rizadas es más complicado conseguir un contraste marcado. Del mismo modo, cuanto más largo es el cabello mejor para que se note bien el efecto.

Es una técnica complicada de llevar a cabo que los propios profesionales de la peluquería necesitan practicar, es por eso que no se recomienda hacerlo en casa si no se cuenta con formación. Hay que renovar el tinte cada cuatro meses para que se mantenga el efecto.

Mechas babylights

|

De la tendencia balayage surgió otra variante: las babylights. La diferencia es que en lugar de aplicar el tinte en todo el pelo se hace solo en finos mechones.

Esta técnica trata de imitar los reflejos naturales que los niños pequeños logran al estar al sol, de ahí su denominación. Su efecto es muy sutil, por lo que es ideal para aquellas personas que solo quieren aclarar un poco el tono de su cabello sin teñirlo por completo.

Lo ideal es que no parezca que sean mechas, sino precisamente conseguir un efecto natural. Por eso, no queda otra opción que ir con más frecuencia al salón de belleza o peluquería, aproximadamente cada tres meses. Hay que tener en cuenta que se suele lucir más en aquellas cabelleras que son un poco más largas.

Mechas tiger eye

|

Pasaron de ser virales a una opción cada vez más popular entre las mujeres. Esta técnica se basa en lograr un efecto como el de la piedra “ojo de tigre”. A las que más les suele favorecer es a las personas con el pelo castaño y tonos más oscuros.

Como para lograr el efecto deseado el color se ubica más en la media melena y las puntas, es muy fácil de mantener. En ese caso, se aconseja ir una vez cada cuatro o seis meses a la peluquería para realizar retoques.

Relacionado: Cómo hacerte mechas en casa paso a paso

Mechas bronde

|

De los tipos de mechas que hemos nombrado, este es uno de los más nuevos y actuales. Se puso de moda hace relativamente poco tiempo por lo que aún no es un término ampliamente conocido.

Es como se denomina a las mechas clásicas, pero que incluye cualquier tonalidad, no solamente el rubio. Por eso se recomienda especialmente para las personas morenas y a las menos atrevidas que no se quieren arriesgar a un cambio de look más radical, como el que ofrecen las californianas o el balayage.

Mechas shatush

|
Las mechas Shatush fueron ideadas por el estilista italiano Aldo Coppola. La técnica de difuminado natural consiste en aplicar el tinte en la parte del pelo de mayor volumen por lo que el color queda solamente en algunas zonas.

Al igual que las californianas, esta tendencia persigue dejar las raíces oscuras mientras que las puntas y los mechones más largos se degradan. No obstante, no es tan abrupto el cambio, sino mucho más sutil. Se persigue naturalidad por lo que la gracia está en que cueste distinguir cuál es el color natural de pelo y dónde empieza el tinte.

Este tipo de mechas queda bien en cualquier tono de piel y color natural de pelo. No obstante, sí que es mejor para cabellos lisos o con ondas, y dejar el balayage para los rizos. El mantenimiento requiere que cada tres meses se pase por la peluquería a hacer algún retoque.

Consejos para cuidar tus mechas

La única parte negativa de las mechas, si es que se puede considerar así, es que requieren algunos cuidados especiales. Para que el efecto del tinte dure, es necesario incorporar algunas rutinas de belleza específicas.

La primera recomendación es para cuando has terminado de teñirte. Sea en una peluquería o en casa, lo mejor es posponer el primer lavado el máximo tiempo posible para que el color quede bien impregnado en el cabello. Al menos, es bueno dejar pasar un día entero.

Luego, muchos peluqueros recomiendan adoptar el hábito de lavar el pelo día sí y día no, para evitar que se reseque más de lo debido. También es mejor hacerlo con agua tibia y no caliente, porque sino se acelera el proceso de desgaste de la tintura. Además, hay que elegir un champú y un acondicionador adecuados, que el primero no destiña y que el segundo no contenga sulfatos. Aquellos productos preparados para proteger el color son la opción estrella.

Otro consejo a tener en cuenta es usar de forma semanal o dos veces al mes una mascarilla para ayudar a la hidratación del pelo. Del mismo modo, reduce en la medida de lo posible otros tratamientos capilares, como alisados o permanentes. Espaciarlos en el tiempo es la mejor solución a este problema.

Tienes que ser consciente que la piscina no es tu mejor aliada para cuidar tus mechas. El cloro puede ser destructivo, así como para el cabello en general, por lo que es bueno limpiarlo con agua después de darse un chapuzón. Tampoco es un buen amigo el sol, así que incorpora a tu armario productos capilares con filtro UVA y UVB o convierte al sombrero en tu complemento estrella.

A esa lista de enemigos se suman el secador y la plancha, por lo que es mejor disminuir su uso. No obstante, en los meses de frío eso es complicado, por lo que una opción factible es aplicarse antes un protector térmico.

Finalmente, tienes que conocer bien los tipos de mechas que elegiste para tu cabello para saber cada cuánto hay que hacer un mantenimiento y retoque, y averiguar si necesita cuidados más concretos.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

El cabello fino es un tipo de pelo que requiere cuidado especial, ya que este tiende a romperse con...

Durante muchos años, este tratamiento estuvo limitado a apenas algunos salones de belleza, pero...

Para una mujer coqueta, llevar la manicura hecha es imprescindible. El hecho de tener las uñas...

Sobre el autor