¿Cuáles son los tipos de custodia de los hijos?

Mamá  / 

Separarse nunca es fácil, pero menos aún cuando hay hijos de por medio. Ponerse de acuerdo con la custodia suele ser causa de conflicto, aunque por el bien del pequeño es necesario llegar a un entendimiento. En España hay 4 tipos de custodia, cada una con unas características determinadas. En este artículo hablaremos de todas ellas y veremos cuál es la mejor para los hijos.

Tipos de custodia de los hijos en España

Custodia monoparental o en exclusividad

Es la ejercida por uno de los progenitores. Tradicionalmente eran las madres las que se quedaban con los menores, pero cada vez son más los padres que deciden encargarse de todas las tareas diarias, desde la manutención hasta ayudarles con los deberes.

El otro progenitor puede ver a sus hijos cuando le toque, conforme al régimen de visitas establecido. También le corresponde pasar con ellos las vacaciones y los fines de semana fijados.

Lo normal es que el progenitor que no tenga la custodia le pague al otro los gastos de manutención de los menores. Además de la mitad de los gastos extraordinarios.

Para conceder la custodia monoparental, el juez tiene en cuenta varios factores. Entre ellos, la edad del menor, la salud física y mental de ambos progenitores, el domicilio de los padres, su horario laboral y el deseo de los niños (cuando tienen edad suficiente).

Custodia repartida

Consiste en repartirse la custodia de los niños a lo largo de una parte del año. Lo más habitual suele ser que los menores estén con uno de sus padres durante el periodo escolar y con el otro durante las vacaciones. También puede ocurrir que un año la custodia recaiga en uno de los progenitores y al año siguiente, en el otro.

Este no es muy habitual entre los tipos de custodia, pero se ha dado en situaciones en las que padre y madre viven lejos el uno del otro.

Custodia partida

Podría ocurrir que uno de los progenitores se quede con la custodia de parte de los hijos y el otro, con el resto. No suele concederse, ya que a los pequeños les perjudica el crecer separado de sus hermanos.

Custodia compartida

La custodia compartida es uno de los tipos de custodia que más se está solicitando últimamente. Este es relativamente nuevo, pues el término se incluyó en el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en el año 2005 (Ley 15/2005, de 8 de julio).

Esta custodia implica que cada uno de los progenitores debe hacerse cargo de las obligaciones diarias de sus hijos mientras convivan con ellos. En cuanto al uso de la vivienda familiar, pueden darse dos circunstancias. La primera, que los niños tengan que cambiarse de casa cada vez que les toque estar con uno de sus padres. La otra opción es que el menor siempre esté en su casa y sus padres sean los que se turnen para vivir en el domicilio familiar.

Durante los días que uno de los padres conviva con sus hijos, al otro le corresponde un régimen de visitas.

Para solicitar la custodia compartida es preciso que los padres así lo manifiesten bien en la propuesta del convenio regulador o durante el proceso de separación o divorcio. La obligatoriedad o no de pasar una pensión alimenticia depende de cuestiones como el tiempo que los niños están con sus padres, de la situación económica de cada progenitor y del uso que se esté dando de la vivienda familiar.

¿Cuál es la mejor custodia para los hijos?

Antes se creía que los niños, sobre todo cuando eran pequeños, estaban mejor con su madre. Por eso, la custodia monoparental en favor de las mujeres era la más común. Sin embargo, la mentalidad va cambiando y cada vez son más los jueces que ven en la custodia compartida el tipo de custodia más beneficiosa para los menores.

De hecho, algunas comunidades autónomas han modificado su ordenamiento jurídico para establecer la custodia compartida como opción preferente.

No obstante, los psicólogos no tienen tan claro los beneficios de este tipo de custodia. Es más, muchos no aconsejan la custodia compartida para los niños menores de 7 años. Incluso han acuñado el término “síndrome de la maleta”, que hace referencia a lo mucho que afecta a los menores el tener que estar constantemente cambiando de casa. Sobre todo, cuando eso implica estar más lejos de su colegio y de sus amigos.

Por tanto, se podría decir que no existe un tipo de custodia ideal. Cada caso es distinto y siempre hay que tomar la decisión que sea más beneficiosa para los niños.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Hace unos días recibía en el buzón de casa el primer catálogo de juguetes de este año, y mi hijo se...

¿Ha llegado el momento de comprar zapatos para tus hijos? La primera idea que a todas se nos viene...

Se acercan las Navidades y, como todos los años, empiezas a darle vueltas a los regalos de Papá...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.