9 tipos de cosméticos y cómo identificarlos

Belleza  / 

La cosmética suele ir asociada a la belleza, pero no siempre es ese el caso. Existen varios tipos de cosméticos en el mercado con funciones muy distintas. Por ejemplo, las cremas de pañal también son cosméticos, al igual que la pasta de dientes o el delineador de ojos que se usa en el maquillaje.

La definición de cosmética es así mucho más amplia de lo que una podría esperar. Si te interesa saber más, te contamos cuáles son los tipos de cosméticos más comunes y cómo los puedes identificar.

Qué es la cosmética

La cosmética se refiere a todas las formulaciones o sustancias aisladas, naturales o sintéticas, que se destinan a la aplicación externa sobre la piel, rostro, cabello, uñas, labios, párpados, vellos y genitales externos.

Su objetivo puede ser decorativo, promover el bienestar o ayudar en la higiene personal.

No están incluidos en esta categoría los productos terapéuticos cuyo objetivo es curar una enfermedad. En el caso de la salud, solo pueden ser considerados como cosméticas aquellas formulaciones cuya función es reparadora o fortificante, o sea, cuyo objetivo final no es curar en el sentido literal de la palabra. Es el caso, por ejemplo, de las cremas cicatrizantes o de muchos tratamientos para el acné.

Como puedes ver, se trata de un área con tanta variedad, que tiendas como cosmeticos24h no solo venden productos sino que ofrecen asesoramiento para que sepas distinguir cada tipo de cosméticos y elegir el más adecuado para ti.

Tipos de cosméticos

Cremas

La crema es la forma cosmética más popular por lo que es también la que más se subdivide en otros tipos de cosméticos según el objetivo de su formulación.

En esta puedes encontrar las bases de maquillaje, los tratamientos nutritivos e hidratantes, las cremas solares, las cremas cicatrizantes y antibacterianas, los acondicionadores para el pelo, las cremas depiladoras… la lista es enorme y muy variada.

Independientemente de su función, la preparación de las cremas incluye siempre tres componentes: aceite, agua y emulsionante.

Los tres se calientan por separado y se mezclan cuando están todavía calientes. El agua y el aceite permiten que los demás ingredientes activos añadidos a la fórmula se dispersen homogéneamente mientras que el emoliente aporta la textura cremosa típica de estos cosméticos. Mientras más espeso el emoliente, más viscosa será la crema.

Lociones y leches

Tanto las lociones como las leches son en realidad cremas a las que se le añade más agua en su fórmula para lograr una textura más fluida.

Esta fluidez permite una absorción más rápida sobre la piel y vuelve su aplicación más cómoda.

Pomadas y ungüentos

Las pomadas son el opuesto de las lociones. Mientras que en el último caso se añade más agua a la fórmula de las cremas para lograr una presentación más fluida, en las pomadas o ungüentos el agua está normalmente ausente y se sustituye por una base grasosa como la vaselina, la lanolina o la parafina.

Lee también: Mejores marcas de cosmética natural

Disoluciones

Las disoluciones son un tipo de cosmético en el que los ingredientes se disuelven completamente en un diluente para crear un producto fluido y homogéneo.

El diluente más común es el agua, pero las disoluciones también pueden tener una base oleosa. Su característica distintiva es la total disolución de los excipientes.

Los perfumes y las colonias son ejemplos de disoluciones.

Suspensiones

Como su nombre indica, las suspensiones son tipos de cosméticos con fórmular en las que parte de sus ingredientes son incompatibles y no permiten crear una mezcla homogénea. Cuando sus envases son transparentes, es posible ver claramente esta separación ya sea por su color o por la diferencia de textura entre la parte suspensa y la base.

Es necesario agitar bien el envase antes de cualquier aplicación.

Entre los ejemplos de suspensiones están las cremas solares, las bases de maquillaje fluidas o los desmaquillantes bifásicos.

Geles

Los geles pueden ser formulados a partir de disoluciones, emulsiones o lociones con una base acuosa u oleosa, a las cuales se añade una sustancia gelificante para aumentar su viscosidad. Las sustancias más utilizadas con esta función son la goma natural, el polímero acrílico y los espesantes celulósicos.

Una de las características de los cosméticos en gel es su propiedad pseudoplástica. Es decir, el cosmético mantiene su textura viscosa hasta que recibe una presión externa. En ese momento, la textura se rompe y se vuelve más fluida para facilitar su difuminación y absorción.

Polvos

Los polvos son cosméticos compuestos por ingredientes sólidos y crudos, molidos de una forma muy fina durante su mezcla. Suelen contener en su fórmula talco, silicatos y/o almidón.

Pueden ser comercializados en polvo suelto o compacto. En este último caso se le añade un agente ligante a la fórmula y el polvo se envasa a presión.

En esta categoría encontramos los polvos de maquillaje o las sombras de ojos, pero también el champú seco o el polvo de talco tradicional.

Aerosoles

El aerosol es un envase a presión de fórmulas cosméticas como los geles, las emulsiones o las disoluciones, para una aplicación más cómoda y fácil.

Hay varios tipos de cosméticos con objetivos distintos que pueden encontrarse en esta forma de envase. Por ejemplo, los desodorantes, la laca para el pelo o las cremas solares.

Barras

Los cosméticos pueden surgir en la forma de barra cuando se desea reducir el riesgo de contaminación de las fórmulas (por el toque de las manos) o cuando tienen una aplicación muy localizada.

Las barras de labios son el ejemplo más obvio, pero esta categoría también incluye los delineadores, correctores e iluminadores, o los desodorantes sólidos, entre muchos otros.

Son formulados con excipientes que se vuelven líquidos al calentarse (lo que permite su introducción en un molde) y se solidifican al enfriarse.

Otras formas de categorizar los cosméticos

Usualmente, los tipos de cosméticos se categorizan según su textura o presentación. Sin embargo, es posible dividirlos según otras características.

Se pueden listar de acuerdo con la parte del cuerpo en la que se aplican (rostro, cuerpo, pelo, boca o labios, ojos, manos, o pies, por ejemplo). También se pueden listar según su función: maquillaje, protección solar, higiene, hidratación, para las arrugas, para el acné, etc.

Otra categorización frecuente utiliza las propiedades de las fórmular para dividir los tipos de cosméticos. En este caso tenemos aquellos a prueba de agua, los naturales, los minerales, los libres de grasa, los hipoalergénicos, sin parabenos, los antiinflamatorios, los depurantes o los astringentes, entre muchos otros.

La cosmética evoluciona a cada día y nuevas categorías surgen a cada paso. Sin embargo, podemos estar seguras de algo: química o natural, sencilla o compleja, la verdad es que es una parte indispensable de nuestras vidas.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Saber cómo hidratar el pelo de manera correcta es fundamental para que este luzca siempre sano. De...

El cabello fino es un tipo de pelo que requiere cuidado especial, ya que este tiende a romperse con...

Durante muchos años, este tratamiento estuvo limitado a apenas algunos salones de belleza, pero...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan