Terapias alternativas, ¿qué son y para qué sirven?

Bienestar, Salud  / 

Lo que se conoce como terapias alternativas o medicina alternativa abarca una serie de técnicas y métodos terapéuticos y curativos. Estos se basan en el uso de medios naturales y se aplican en paralelo a la medicina ortodoxa, ya que no cuentan con el aval de investigaciones médico-científicas, por lo que salen de lo convencional. No obstante, representan una alternativa diferente para aliviar los problemas de salud.

¿Qué son las terapias alternativas?

Las terapias alternativas abarcan una serie de métodos, técnicas y prácticas curativas que forman parte de la medicina alternativa. No se sustentan en investigaciones médico-científicas como la medicina convencional, pero sus efectos se han demostrado de manera poco ortodoxa. Quienes recurren a ellas, afirman encontrar alivio o cura a diferentes enfermedades y condiciones.

¿Qué son las terapias alternativas?

Los médicos en la actualidad no respaldan del todo las terapias alternativas, pero con el pasar del tiempo, se han aceptado sus métodos para tratar en paralelo diversas enfermedades. Hay que tener en cuenta que por regla general, los remedios o técnicas empleadas en este tipo de terapias son completamente naturales, aunque pueden valerse de elementos farmacéuticos. En algunos casos, estos emplean la estimulación indirecta para obtener respuesta del cuerpo.

Sin embargo, es tanta la variedad en técnicas o métodos, que resulta complicado la clasificación de sus orígenes por igual. Incluso, en algunas regiones del mundo, lo que se considera como terapias alternativas, es considerada parte de la medicina convencional. Además, su definición es concreta en algunos casos, pues mientras se recibe una terapia en solitario, esta se considera “alternativa”. Pero cuando se administra en paralelo con la medicina convencional, recibe el nombre de “complementaria”.

Desde los masajes, la acupuntura, la relajación, hasta los suplementos nutritivos, todos forman parte de los diferentes tipos de terapias alternativas. Sea cual sea el caso, siempre es recomendable contar con la opinión de un especialista si se quiere probar alguno de estos métodos y obtener resultados positivos.

Tipos de terapias alternativas

Son tantas las terapias alternativas disponibles actualmente, que ha surgido la necesidad de categorización de todas ellas de acuerdo a su orientación y enfoque paliativo. Es importante tener en mente esto, para saber la función general de la técnica que se emplea y sus posibles efectos en el cuerpo y mente.

Terapias orientadas a mente y cuerpo

Estas terapias alternativas están diseñadas de modo a que la capacidad mental pueda servir para combatir los síntomas y malestares físicos. Está comprobado por estudios científicos que la mente puede influir considerablemente en la aparición de síntomas o en el acondicionamiento del cuerpo humano.

Es por ello que se emplea la fuerza mental para combatir algunos tipo de enfermedades. Las terapias dentro de esta clasificación son: la meditación, la terapia cognitiva, la musicoterapia o hasta el yoga. Según algunas de estas terapias, se puede orientar la mente para ponerla a trabajar en función del cuerpo cuando se quiere y se necesita.

Terapias con enfoque biológico

Incluye métodos basados en el uso de ingredientes naturales, y saca provecho de sus propiedades, olor y hasta de su sabor. Algunos de los productos que se desarrollan a nivel farmacéutico emplean este tipo de complementos para maximizar los efectos del paliativo.

De estas técnicas podemos mencionar: herboristería, la fitoterapia o el uso de suplementos nutritivos o vitamínicos. Los tratamientos biológicos están orientados a mejorar las condiciones físicas y mentales, haciendo uso de las propiedades de los diversos ingredientes naturales.

Terapias con enfoque alternativo

Las terapias con enfoque alternativo están estructuradas de acuerdo a sustentos teórico-prácticos que reafirman sus efectos sobre el cuerpo y la mente. Estas se diferencian de la medicina convencional debido a que sus técnicas se basan en la estimulación del cuerpo o el organismo de manera indirecta.

La homeopatía, la naturopatía, la ayurveda o la acupuntura se encuentran entre este tipo de técnicas. Muchas de ellas han sido desarrolladas siglos atrás por culturas milenarias del viejo Oriente, y han sido adoptadas por las culturas occidentales por sus efectos comprobables para tratar ciertas condiciones.

tipos de terapias alternativas

Terapias de energía

Las terapias alternativas con enfoque en la energía representan una categoría bastante cuestionada por los sectores más conservadores de la medicina y la investigación, pues se afirma que sus efectos solo han sido comprobados por medio de efectos placebo.

Consisten en la estimulación de los puntos energéticos o los flujos electromagnéticos que fluyen en el cuerpo humano. Se hace por medio de instrumentos focalizados, estímulos eléctricos o elementos que renuevan el “campo” energético. Entre estas técnicas están: la terapia floral, reiki, o la estimulación de los campos magnéticos del ser humano.

Terapias por manipulación corporal

Se basan principalmente en la manipulación o estimulación de ciertas áreas corporales para obtener respuesta de un sistema en específico. Sin la intervención de otros elementos, y solo el uso de las manos, se busca generar alivio en una o varias partes del cuerpo.

Entre las técnicas incluidas en esta categoría, hemos de mencionar los masajes, la fisioterapia, la osteopatía o la quiropráctica. Funcionan como un medio paralelo para encontrar una mejoría tangible en el ser humano.

8 principales terapias alternativas

Algunas terapias alternativas son más conocidas que otras, pero todas están orientadas a lograr la cura o alivio de ciertas enfermedades. A continuación, puedes leer sobre las más conocidas actualmente.

Aromaterapia

La aromaterapia es uno de las terapias alternativas más conocidas. Consiste en el uso de aceites esenciales y fragancias derivadas de hierbas, vegetales, flores o plantas y sus efectos son conseguidos a través de los aromas o propiedades de cada uno de los ingredientes naturales. Estos pueden ser administrados vía oral, tópica, anal o rectal.
Ya desde hace siglos, las distintas sociedades creían que las fragancias podían tener efectos positivos sobre el organismo y evitaban la propagación de enfermedades. Como sea, los aceites esenciales son administrados a través de masajes enfocados para aliviar el dolor o incluso a través de vaporizaciones.

Lo ideal es contar con la opinión de un especialista sobre la aromaterapia, aunque se puede recurrir a ella de manera segura, debido al origen natural de los aceites. Los médicos suelen recomendar sesiones de aromaterapia para acelerar los procesos de recuperación o complementar los tratamientos convencionales para ciertas patologías.

Homeopatía

La consigna principal de la homeopatía como método curativo es que solo lo semejante puede curar lo semejante. De ahí que sea considerada una técnica bastante controversial. Pero hoy día se pueden encontrar centros especializados en la administración de tratamientos basados en esta terapia alternativa.

Se suelen preparar tratamientos homeopáticos con sustancias formuladas que generan efectos específicos en el organismo, con el fin de curar los mismos efectos producidos por una enfermedad.

Antes de ser indicados, se suele hacer una evaluación previa del paciente para determinar la condición e identificar los elementos que le son señalados para encontrar cura. Sin embargo, también los homeópatas cuentan con una predeterminación de los remedios para ciertas condiciones.

Entre los ingredientes que pueden ser empleados en los remedios homeópatas, se pueden mencionar sustancias naturales, sintéticas o de origen animal, mineral o químico. Muchos de ellos son diluidos para atenuar sus efectos y afianzar sus propiedades en la persona medicada.

Masajes

Es una de las terapias alternativas más empleadas, ya que los masajes pueden generar efectos inmediatos en el cuerpo humano. Para ello, se suelen manipular o masajear las capas externas de la piel, para lograr la relajación de los músculos y articulaciones. A través de su proceso se puede incentivar la recuperación de lesiones o alcanzar un estado de bienestar integral.

Se cree que el masaje es una de las terapias alternativas más antiguas, usada con diversos fines. Un buen masaje resulta funcional para la relajación de la musculatura, la regeneración los tejidos, el tratamiento lesiones o hasta para mejorar la circulación sanguínea.

masajes

Siempre hemos de someternos a un masaje con personas que sepan realmente sobre esta disciplina, pues se requiere del conocimiento profundo del cuerpo humano para determinar las zonas a tratar.

Acupuntura

La acupuntura aparece como una de las terapias alternativas disponibles como método paliativo. Consiste en la aplicación de agujas en puntos específicos del cuerpo. La funcionalidad de este método varía de acuerdo al país en el que se aplique pero, por lo general, los pinchazos de la aguja están orientados a mejorar o a hacer desaparecer el dolor concentrado.

Este tipo de técnica solo debe ser administrada por especialistas de la acupuntura. Son ellos quienes están capacitados para conocer los lugares indicados del cuerpo para tratar la condición o dolor específico. Hay que tener en cuenta que las agujas son de uso único y si la terapia se hace de la manera adecuada, los efectos secundarios son casi imperceptibles.

Meditación

Aunque no lo parezca, la meditación está catalogada como una de las terapias alternativas más indicadas para alcanzar el bienestar general. Se basa en el entrenamiento mental a modo de alcanzar un estado de consciencia plena, en el cual podamos identificar eso que nos afecta o encontrar relajación y tranquilidad interna.

La meditación puede ser practicada a través de diversas técnicas, todas ellas orientadas a buscar una sensación de bienestar, paz y relajación mental y corporal. Además, los adeptos a este método señalan que puede desarrollarse el amor, la generosidad o el perdón a través de ella.

Relacionado: ¿Cuáles son los beneficios de la meditación?

Risoterapia

¿No sabías de las propiedades curativas de la risa? Pues bien, mediante ella se pueden generar efectos positivos sobre el estado anímico, emocional o mental. Es bien sabido que no está indicada para tratar enfermedades en concreto, pero un cambio del estado mental conlleva una serie de beneficios que se manifiestan en el organismo.

Por lo general, las sesiones de risoterapia se practican en grupo, pues no tiene el mismo efecto si se practica solo. Entre sus efectos se cuentan la dispersión de la depresión, la disminución de los estados de ansiedad y la mejora de los estados del sueño.

Flores de Bach

Como terapia, lo que se conoce como las flores de Bach consiste en la administración de concentrados o diluidos de flores y esencias maceradas en sustancias como el agua o el alcohol para potenciar sus efectos. Sus preparaciones son siempre naturales y nunca se hace de elementos sintéticos ni farmacológicos.

Los remedios de flores de Bach buscan tratar diversas enfermedades por medio de las propiedades de las flores o ingredientes naturales, con muy pocos efectos adversos. Solo personas calificadas pueden encargarse de la preparación de estos remedios, pues tienen conocimiento en hierbas y plantas en general.

Cromoterapia

Se trata de una terapia que hace uso del color, pues se cree que ciertos colores o luces pueden tener efectos positivos para la mejora de ciertos síntomas o enfermedades. Es parte de las tendencias más actuales para tratar los malestares del cuerpo y la mente.

La técnica consiste en exponer a la persona sobre baños de color, o colocar una luz de tonalidad fuerte sobre la zona afectada para lograr su mejoría. Las sesiones de cromoterapia también pueden administrase en habitaciones especiales dotadas de colores específicos. Su objetico es el equilibrio emocional y mental, para sanar distintas condiciones físicas.

Otros ejemplos de terapias alternativas:

  • Cristaloterapia
  • Danzaterapia
  • Eutonía
  • Fangoterapia
  • Feng shui
  • Fototerapia o Helioterapia
  • Hidroterapia
  • Magnetoterapia
  • Musicoterapia
  • Orinoterapia
  • Osteopatía
  • Ozonoterapia
  • Quinesiología
  • Quiropráctica
  • Reflexología
  • Reiki
  • Shiatsu (masaje)
  • Sonoterapia
  • Talasoterapia y balneoterapia
  • Yoga

¿Funcionan las terapias alternativas?

Si bien es cierto que muchas de las terapias alternativas vigentes no cuentan con el respaldo de estudios científicos o médicos, sí que han demostrado tener efectos consistentes sobre el cuerpo humano, la mente y el espíritu. Se han comprobado efectos asociados a ciertas técnicas o métodos, pero no existe una aprobación concluyente de parte del sector médico más conservador.

Para quienes se han sometido a algunas de estas terapias alternativas, resultan ser la prueba más contundente de la efectividad de las terapias alternativas. Bien sea como tratamiento de enfermedades o para tratar ciertas condiciones emocionales o físicas, han provocado la mejoría de muchos. Basta con someterse a un masaje, percibir los olores de ciertas esencias o incluso someterse al pinchazo de una aguja y pueden obtenerse resultados tangibles casi de inmediato.

También es cierto que lo recomendable es siempre contar con la opinión de un médico de confianza o especialista que pueda supervisar en paralelo la administración de cualquiera de estas terapias. En conjunto con la medicina convencional, estas actúan para acelerar los procesos de recuperación, generar cambios en el organismo o tranquilizar la mente.

En conclusión, podemos decir que las terapias alternativas sí funcionan y, con el apoyo de los expertos indicados, se puede obtener una mejoría visible en el cuerpo y mente de cualquier persona.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

El aceite de onagra es un producto muy popular gracias a sus beneficios para la salud, en gran...

La familia no se elige, pero los amigos sí. La relación que se establece con ellos es tan estrecha...

La cola de caballo es uno de los productos que llena las estanterías de cualquier herbolario. Una...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.