Skyr o kéfir, ¿cuál elegir?

Alimentación, Salud  / 

El yogur griego es desde hace mucho el alimento lácteo por excelencia de las dietas sanas. Sin embargo, empieza a tener competencia con alimentos como el skyr o kéfir debido a la globalización, que dio a conocer estas bebidas lácteas al mundo.

Consideradas ambas como alternativas tan o más sanas que el yogur griego, hay una cuestión que se impone: ¿cuál es la mejor? Todas queremos y buscamos una alimentación más nutritiva que mejore nuestro organismo, pero con el aparecimiento a cada paso de nuevos alimentos saludables, no es fácil una elegir qué comer. La verdad es que no existe una respuesta concreta y todo depende de tus objetivos con su consumo.

Qué es el skyr

Qué es el skyr

El skyr es un alimento islandés cuya preparación es similar a la del queso, pero el resultado final se acerca más al yogur en textura, propiedades y consistencia.

Es preparado con leche descremada y cuajo, a los que se remueve el suero de leche para lograr un producto final más dulce y similar a los yogures tradicionales.

Qué es el kéfir

Qué es el kéfir

El kéfir es el resultado de la fermentación de culturas de bacterias (los granos kéfir) en leche durante por lo menos 24h. En este período los microorganismos de estos granos reaccionan con el azúcar de la leche, multiplicándose y fermentándola. Los granos son después colados creando una bebida final similar a la leche, aunque un poco más cremosa y espesa.

Skyr o kéfir: diferencias

Proteína

El contenido en proteína puede ser un factor importante a la hora de optar por el skyr o kéfir. Este macronutriente es esencial para la recuperación y crecimiento musculares de quienes practican ejercicio físico, además de ser una ventaja en las dietas para adelgazar ya que provee una sensación de saciedad prolongada.

Cuando comparamos estos dos tipos de lácteos, el skyr es considerablemente más rico en proteína que el kéfir. En una porción de 100g, el skyr le ofrece al organismo 11g de proteína frente a los 3,49g del kéfir.

Contenido vitamínico

Lo que el kéfir pierde en proteína cuando se compara con el skyr, lo gana en vitaminas y minerales. Aunque ambos aporten micronutrientes importantes para el organismo, la variedad vitamínica y mineral es mayor en el caso del segundo. Además, suele incluso tener un contenido más alto de las vitaminas y minerales compartidas entre los dos, como fósforo y vitaminas del complejo B.

Calorías

El skyr suele contener, en media, aproximadamente 20 calorías más que el kéfir por una misma porción. Por ejemplo, una porción de 100g de skyr suele representar 65 calorías, mientras que la misma porción de kéfir tiene en media 41 calorías.

Sin embargo, ambos pueden ser considerados bajos en calorías por su inexistente o muy bajo valor en grasa, lo que significa que su valor calórico está esencialmente basado en lo que aporta en los nutrientes básicos para el organismo. Este valor tiene aún menos importancia en el caso del skyr por su riqueza en proteína que ayuda a controlar la ingesta de otros alimentos por la sensación de saciedad que aporta.

Lactosa

La lactosa no es un factor importante para elegir entre skyr o kéfir. Aunque sean ambos preparados con leche, debido a su proceso de preparación, gran parte del contenido en lactosa se pierde en el producto final. Por esta razón, y aunque no estén libres de lactosa, los intolerantes a esta enzima presentan menos o ningún síntoma con su consumo. El kéfir en especial es el que menos reacciones genera ya que sus bacterias promueven la salud y eficacia del sistema digestivo y flora intestinal, facilitando la digestión de la poca lactosa en si contenida.

Conclusión: distintos beneficios para el organismo

El skyr provee energía, aumenta la sensación de saciedad, promueve la salud ósea (por su contenido en calcio) y refuerza el sistema inmunitario con sus vitaminas y minerales. Está particularmente indicado para las mujeres que buscan adelgazar.

Ya los beneficios del kéfir son más amplios, aplicándose a varios sistemas del organismo por su contenido en bacterias buenas y vitaminas y minerales. Mejora sobre todo la salud del sistema digestivo e intestinal, promoviendo su funcionamiento eficaz y una mejor absorción de nutrientes por el cuerpo. Por esta razón, es un poderoso aliado en la desintoxicación del organismo bien como en la reducción de la sensación de hinchazón. Refuerza además el sistema inmunitario, la salud de los huesos y actúa como un antiinflamatorio para el intestino.

Como ves, tanto el skyr como el kéfir tienen propiedades nutricionales diferentes, lo que conlleva también distintos beneficios para el organismo. Así, en la hora de elegir entre skyr o kéfir debes tener sobre todo en cuenta cuáles son tus objetivos con su consumo y optar por el que mejor se adecua a tu caso.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

A pesar de que vivimos en el siglo XXI, la violencia de género sigue existiendo. De hecho, en...

La talalgia, el nombre científico del dolor en el talón, es un problema cada vez más frecuente....

No falla. Es empezar a refrescar por las noches y puede que las molestias en la garganta....

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan