¿Cuáles son los síntomas físicos de la ansiedad?

Bienestar, Salud  / 

La ansiedad se trata de un trastorno psicológico que es común relacionar con sentimientos como el miedo, la preocupación o el nerviosismo. Por ello, se tiene el pensamiento de que el problema se encuentra en el cerebro únicamente. Sin embargo, también es posible notar síntomas físicos de la ansiedad.

Estos aparecen como indicadores de que algo en el cuerpo no está funcionando del todo bien. Estas muestras no sirven más que para avisar que algo marcha de modo distinto al normal, y son percibidas como repercusiones exteriores.

8 síntomas físicos de la ansiedad

Los síntomas de la ansiedad pueden clasificarse en tres grupos. Son los síntomas conductuales (cambios en el modo actuar), los cognitivos (cambios en el modo de pensar) y los fisiológicos (cambios en el cuerpo), siendo los fisiológicos algunos de los más frecuentes y de más dificultad de superar para los afectados.

Que una persona piense que un trastorno psicológico no esté en la capacidad de producir un dolor físico es más común de lo que se cree. Pero la verdad es que los síntomas físicos pueden ser tan reales como los de cualquier otra enfermedad.

Cuando una persona se encuentra frente a una situación que causa ansiedad, se desata automáticamente una respuesta de huida o pelea, que es producto del sistema nervioso junto a otras funciones como respirar.

También es importante destacar que cada quien experimenta la ansiedad de una forma diferente por lo que pueden presentar algunos síntomas o simplemente la combinación de todos de una vez. Sea como sea, hay que estar al tanto de cuáles son los signos de esto, para una correcta acción y tratamiento adecuado.

Estos son algunos de los síntomas físicos de la ansiedad:

Aparición de dolor en el pecho y palpitaciones rápidas

dolor en el pecho y palpitaciones rápidas

Al estar ansioso el corazón late más fuerte de lo normal, ya que se necesita más circulación de sangre en el cuerpo para la preparación de la reacción de combatir o huir de esta sensación. Esto trae como consecuencia la hiperventilación.

Con la hiperventilación se respira demasiado oxígeno, lo que causa una contracción de los vasos sanguíneos que deriva finalmente en un dolor de pecho a través de diferentes áreas del tórax.

Los dolores en el pecho pueden llegar al punto de confundirse con un infarto, por lo que muchas personas ansiosas han malinterpretado este síntoma.

El aire comienza a faltar

Durante un episodio de ansiedad, una de las sensaciones más comunes de experimentar es la de falta del aire. Esto no hace más que incrementar el nivel de ansiedad una vez aparece, se respira más y más rápido cada vez porque se está consciente de que la respiración no puede ser calmada.

La falta de aire puede ser frecuente cuando se sufre de aprensión por igual. La aprensión es una preocupación de gran frecuencia y forma excesiva sobre eventos futuros con un desenlace catastrófico. Se piensa con demasiada frecuencia en cosas malas.

Adormecimiento y hormigueo en la piel

La ansiedad está en la capacidad de provocar adormecimiento y hormigueo en cualquier parte de la piel, aunque en especial durante un ataque las zonas más afectadas correspondan a las de los brazos, cara, manos, pies y piernas.

La razón es muy simple. La sangre se acelera a partes del cuerpo útiles para la reacción de la huida que plantea la ansiedad, dejando así áreas de menos importancia para esta acción adormecidas o sintiéndose débiles.

Otro de los motivos de esto es cuando se hiperventila.

Sudor y temblores

sudor y temblores

Los cambios de temperatura son otros de los síntomas físicos de la ansiedad más comunes de identificar. Al encontrarse el cuerpo en un estado de excitación, la temperatura puede aumentar y por consecuencia el mismo reaccionará sudando para enfriarse.

Si se suda en exceso, se sentirá frio y por lo tanto temblores.

Lee también: Consejos para combatir la ansiedad

Se presentan mareos y palidez

Cuando una persona se enfrenta a una descarga de adrenalina el corazón late con más fuerza, por ende la presión sanguínea aumenta y esta es la que provoca que un individuo se sienta mareado. Es por esto que la sensación de inestabilidad puede incluso sembrar la idea de que se producirá un desmayo en toda regla.

No obstante, esto es poco probable que ocurra porque los desmayos pasan cuando la tensión arterial desciende. En cambio, cuando se está ansioso, la misma lo que hace es subir. En conclusión, es bastante difícil que ocurra un desmayo durante un estado como éste.

Con respecto a la palidez, se produce porque la sangre de los vasos sanguíneos es desviada a los músculos.

Dolores de estómago, afecciones cutáneas y desordenes hormonales

Las molestias del tracto digestivo son otro de los síntomas físicos de la ansiedad. Con ella presente, se puede sufrir de indigestión, diarrea, estreñimiento, acidez estomacal y hasta náuseas como consecuencia de que la sangre sea desviada a los músculos. El tracto digestivo tiene una menor circulación de sangre, que no es suficiente para absorber los nutrientes, lo que conlleva a los malestares gástricos mencionados.

Las afecciones cutáneas se presentan con diferentes erupciones en la piel, además de sequedad y eccemas que desaparecen cuando la ansiedad también lo ha hecho.

Problemas para conciliar el sueño

El descanso es fuertemente influenciado por los ataques de ansiedad, por lo que dormir plácidamente puede resultar en un problema. La preocupación no hace más que evitar que se pueda desconectar de las dificultades y por lo tanto la conciliación del sueño es una tarea bastante complicada.

No dormir provocará que el cansancio físico y emocional sean aún más desvastador, y estar cansado hará que se sea más susceptible a la ansiedad.

Visión nublada

Cuando una persona se encuentra frente a una descarga de adrenalina la visión se puede tornar borrosa porque las pupilas se dilatan para así permitir que la luz entre.

Un exceso de luz causa que la visión se nuble. Otro motivo de que esto ocurra es la hiperventilación típica de la ansiedad como tal.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Afortunadamente, las dietas locas están cada vez menos de moda. Las personas han tomado conciencia...

El gluten consiste en un grupo de proteínas designadas como glutelinas y prolaminas en su mayoría,...

¿Últimamente has pensado en tener un desafío a la hora de hacer ejercicios? Unas de las modalidades...

Sobre el autor

Habla con nosotras en m.me/ellashablan