Sexting: qué es, riesgos y consejos para practicarlo

Pareja  / 

La tecnología nos da la oportunidad de tener al alcance de un solo clic mucha información. También la posibilidad de conectarnos con la gente aunque no estén cerca de nosotros, ya sea por temas de negocio, por tema familiares o para cuestiones de diversión. Entre las cuestiones del entretenimiento, una de las que se ha puesto de moda en los últimos tiempos es el sexting. Conoce en qué consiste, a continuación.

Qué es el sexting

El sexting es la práctica de mandarse imágenes, vídeos y/o mensajes de texto con contenido erótico sexual por teléfono. Para ello, las personas se sirven de redes sociales, de apps de mensajería instantánea o de emails.

La peculiaridad de esta forma de mandar contenido sexual es que la persona que los envía es la misma que los graba de forma consciente.

Por otro lado, la finalidad del sexting es enviar contenido en el que la persona está totalmente sin ropa. También puede ser prácticamente sin prendas, o mostrando una parte del cuerpo de una manera muy sensual.

Cabe destacar que, por lo general las imágenes o vídeos se mandan a través del móvil, ordenador o webcam. En el caso de que sea mediante una videollamada se le llama sexcasting.

Es importante puntualizar que puede ocurrir que el mensaje se mande de forma involuntaria por parte del dueño. Esto ocurre cuando a alguien le roban el teléfono, lo pierde o se lo cogen sin permiso y difunden el contenido que había almacenado en el dispositivo.

Lee también: Consejos para enviar mensajes a un chico que te gusta

Riesgos

Se debe tener mucha precaución con el envío de este tipo de información. Una cosa muy preocupante es que cada vez hay más menores de 18 años que practican esta actividad.

En lo que respecta a los riesgos que implica el sexting, uno de los más preocupantes es la posible exposición a los pederastas. También puede ocurrir que haya personas que te chantajeen con enseñar el contenido si no accedes a realizar ciertas cosas. Dicho con otras palabras, te puedes ver sometida a un acoso.

Si son menores, el contenido podría usarse para la pornografía infantil. En las peores situaciones puede desembocar en grooming. Este anglicismo hace referencia a cuando un adulto se gana la confianza de un menor de edad a través de internet para abusar de este sexualmente. Se han dado casos en los que se les incita y/u obliga a que se prostituyan.

El hecho de que salgan las fotografías y vídeos íntimos de una persona puede llegar a causarle serios problemas psicológicos. De hecho, la persona puede sufrir depresión por sentirse humillada. Es más, ya se han dado casos, por desgracia, en los que algunas personas se han suicidado por no aguantar la presión social.

Consejos para practicarlo con seguridad

La primera pregunta que te debes plantear es si hay alguna manera de hacer sexting seguro. Y la verdad es que al 100% nunca se puede estar porque no se sabe cómo puede llegar a reaccionar la otra persona si se enfada un día contigo.

Dicho esto, si decides enviar contenido de alto voltaje a alguien, tiene que ser de tu plena confianza. Nunca con un extraño ni con una persona que hayas conocido por internet. También es bueno que vayáis manteniendo una conversación previa antes de enviar el contenido. No es bueno que le pille por sorpresa, por ejemplo, y abra el mensaje en el trabajo al lado de sus compañeros de trabajo.

Lee también: Ideas románticas para sorprender a tu pareja

Otra manera de protegerte es evitar mostrar tu rosto, así como alguna mancha que tengas de nacimiento o un tatuaje. Así, luego no podrán darse cuenta de que eres tú. Intenta no hacerte las instantáneas o vídeos en algún punto de tu casa donde hayan fotografías tuyas detrás que se puedan ver.

También es fundamental que para hacer sexting emplees aplicaciones que sean seguras. Twitter y Facebook Messenger no son una buena opción porque no están encriptadas. A esto se suma que se suelen hackear de una manera muy sencilla. Signal puede ser una alternativa porque puedes establecer un tiempo de autodestrucción de los mensajes. Asimismo, te da la opción de activar una contraseña para que solo tú tengas acceso a ver las conversaciones. Y, lo mejor de todo, es que no permite hacer pantallazos.

Tener las fotos en el iCloud es una maravilla por si se nos pierde el teléfono. Pero en el caso del sexting, puede ser peligroso. Si practicas este tipo de mensajería, desactiva la localización y el respaldo automático. Ten en cuenta que aunque los dos borréis las imágenes, si están en la nube y te hackean el teléfono, cualquiera puede chantajearte con ellas.

El uso de redes wifi públicas no es lo más seguro para los mensajes eróticos festivos. El porqué reside en que le darás más facilidades a los hackers para que entren en tu teléfono.

Ante todo, debes tener en cuenta que la imagen de alguien es una cosa muy personal. Si recibes contenido de un tercero, no sigas divulgándolo. Lo que tienes que hacer es denunciarlo. Como hemos dicho anteriormente, el daño moral que se le puede hacer a una persona es inmenso. Además, podrías incurrir en un delito al seguir difundiendo imágenes o vídeos tan comprometidos e íntimos de otras personas sin su consentimiento.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las calles de las ciudades poco a poco ya van oliendo a navidad gracias a los decorados que las...

Hablar sobre el sexo en una pareja es fundamental para que la relación fluya. De hecho, muchas...

Tanto para facilitar las relaciones sexuales como para darles un poco más de placer, son muchas las...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.