Semana 7 de embarazo

Mamá  / 

¡Ya estás en la semana 7 de embarazo! Felicidades, porque esa semillita que hace unos días era minúscula, está creciendo tanto que en apenas una semana doblará su tamaño. La longitud cráneocaudal (desde la cabeza al coxis) será de unos 1,2 centímetros.

¿Qué ocurre en la semana 7 de embarazo?

Síntomas y cambios en la madre

Los cambios externos en la madre apenas son perceptibles todavía, aunque puede que notes que estás algo más irascible de lo normal. La culpa es de las hormonas, que están revolucionadas. También puedes sufrir dolor de cabeza, estreñimiento y empezar a notar ardor en el estómago.

El tránsito intestinal lento se produce por el aumento de las hormonas relaxina y progesterona, además de porque el útero está comenzando a oprimir el intestino.

Por el contrario, otros síntomas que tenías durante las semanas anteriores pueden empezar a mejorar. Para evitarlo, debes comer alimentos ricos en fibra y beber abundantes líquidos.

Desarrollo del bebé

En la semana 7 de embarazo todavía no notarás los movimientos del bebé, pero pronto lo harás. También enseguida podrás empezar a hablar de feto, en lugar de embrión. ¿Quieres saber cómo se está desarrollando tu bebé? Esto es lo que ocurre:

  • Ya se empiezan a distinguir las manos y los pies, aunque todavía tiene una membrana entre los dedos.
  • Los rasgos del rostro ya se aprecian: tiene párpados, se va viendo una ligera pigmentación en el iris de los ojos y la nariz está asomando (puede verse los dos orificios de las fosas nasales).
  • La piel es muy fina. Tanto, que pueden verse las venas a través de ella.
  • El último hueso de la columna vertebral todavía sobresale un poco, formando una minúscula cola. Pero enseguida desaparecerá.
  • Se están desarrollando los dos hemisferios del cerebro, que también va aumentando de tamaño. Algunos nervios craneales son visibles en esta etapa.
  • El hígado ya empieza a producir glóbulos rojos. Cuando la médula ósea se forme, tomará el relevo.
  • El apéndice y el páncreas, que comienza a segregar insulina, ya están formados.
  • Como en la semana 6 de embarazo, seguimos hablando del periodo organogenético, lo que quiere decir que todavía siguen desarrollándose lo que serán los futuros órganos. El corazón se ha dividido en dos cámaras y en los pulmones puede apreciarse un bronquio primario.
  • Se forma el tracto digestivo, con un hueco en donde después estará la boca y la presencia de la parte inferior del intestino.
  • La placenta sigue el proceso de estabilización.

Control del embarazo

Lo normal es que en la semana 7 de embarazo ya hayas acudido al médico para empezar con las pruebas y los chequeos. Si aún no lo has hecho, debes ir antes de la semana 9 para asegurarte de que todo va bien y para someterte a los controles necesarios.

Hasta la semana 12 no te harán la primera ecografía en el Seguridad Social, pero puedes acudir a tu ginecólogo a que te practique una por vía vaginal. También tienes que programar la consulta con la matrona.

El primer paso del control del embarazo es, sobre todo, conocer el historial médico de la futura mamá, sus hábitos alimenticios, posibles alergias, saber si ha tenido más hijos, preguntar por los antecedentes familiares y verificar el grupo sanguíneo. También se hará un pesaje y se tomará la tensión para ir controlando la evolución a lo largo de todo el embarazo.

Aunque aún es un poco pronto, puede que tu médico también pida análisis de orina y de sangre. En estos últimos se mira el hemograma (hemoglobina, hematocrito, número de eritrocitos, leucocitos y plaquetas, y los distintos tipos de leucocitos) bioquímica, glucosa, pruebas de coagulación, grupo sanguíneo y Rh Coombs y anticuerpos irregulares y TSH.

También se realizará la serología para determinar si tienes anticuerpos del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), sífilis, hepatitis B, hepatitis C, toxoplasmosis o rubeola. Y cada vez más, la de citomegalovirus. Si no estás inmunizada contra la toxoplasmosis, deberás seguir una serie de precauciones. Sobre todo, cocinar la carne a alta temperatura, no comer embutidos o evitar el contacto con heces de gato.

La alimentación durante el embarazo

Antes de terminar con lo que ocurre durante la semana 7 de embarazo, queremos incidir en lo importantísimo que es adquirir unos hábitos saludables. Nada de tabaco, alcohol o prácticas que puedan poner en peligro al futuro bebé. En cuanto a la cafeína, es mejor limitar su consumo para que no te altere el sueño ni el ritmo cardíaco.

Muy importante también es que te mantengas hidratada, que reduzcas el consumo de sal y que comas de forma saludable. Prioriza las frutas, verduras, frutos secos, carnes, pescados, lácteos, legumbres, cereales y pastas integrales.

Además de cuidar tu alimentación, tendrás que tomar suplementos:

  • El ácido fólico es fundamental para reducir los defectos en el tubo neural, malformaciones cerebrales y de la médula espinal (la espina bífida, por ejemplo).
  • La vitamina B es buena para reducir el riesgo de aborto espontáneo.
  • El yodo ayuda al desarrollo cerebral del bebé.
  • La vitamina B12 ayuda a la formación de los glóbulos rojos.
  • El hierro reduce las posibilidades de padecer anemia y favorece el aporte de oxígeno para el bebé.
  • La vitamina D se toma para el correcto desarrollo óseo del bebé.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Cuando llega un recién nacido a casa hay que tener preparadas un montón de cosas. Y uno de esos...

El olor de los bebés es siempre tan especial… Ellos de por sí ya huelen bien, pero las colonias...

Ya ha pasado el primer trimestre. Estás en la semana 13 de embarazo y tienes ganas de gritar en...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.