Semana 5 de embarazo

Mamá  / 

Has llegado a la semana 5 de embarazo. A estas alturas seguro que ya sabes que estás embarazada. ¡Enhorabuena! Si aún no te has hecho un test de embarazo deberías hacerlo, porque el tiempo pasa y necesitas empezar con los controles médicos. Una nueva vida crece dentro de ti.

Desarrollo y tamaño del bebé

Ya te hemos contado que durante la semana 4 de embarazo había comenzado la división celular, la creación del sistema nervioso, el esqueleto, los músculos y los órganos vitales. Durante la semana 5 de embarazo tu bebé sigue creciendo y desarrollándose. Y lo está haciendo muy rápido.

  • Ya se están formando los dos hemisferios cerebrales, es decir, los dos lados de lo que será su cerebro.
  • Los órganos sensoriales también empiezan a perfilarse. Comienzan a esbozarse el contorno de los ojos, de las orejas, de la boca y de lo que será su nariz.
  • Su carita empieza a formarse, al igual que los sistemas pulmonar y digestivo.
  • El corazón ya se ha desarrollado lo suficiente y se ha vuelto más prominente. En este momento ya late a un ritmo de 150 pulsaciones por minuto. ¡El doble que el de un adulto!
  • El tubo neural, que más adelante se transformará en el cerebro y la médula espinal, continúa desarrollándose. Ya es posible apreciar en la espalda una especie de cresta. A los dos lados del tubo neuronal aparecen bloques de tejido llamados “somitas”.

La placenta sigue creciendo

Además, continúa la formación que había comenzado durante la semana 4 de embarazo. La placenta y el saco amniótico siguen creciendo y ya se diferencian las tres capas germinales o embrionales (hojas blastodérmicas).

  • El endodermo (la capa interna) se transformará en el sistema digestivo, el hígado, los pulmones, el páncreas, la vejiga y la uretra.
  • El mesodermo (la capa intermedia) se transformará en el corazón, órganos sexuales, huesos, riñones y músculos. Durante esta semana, algunas células mesodérmicas darán origen a vasos sanguíneos en el interior de las vellosidades (vellosidades coriónicas terciarias). Muy pronto, esto vasos sanguíneos se conectarán con la circulación del embrión por medio de los vasos umbilicales.
  • El ectodermo (la capa externa) formará el sistema nervioso, el pelo, la piel y los ojos.

Si durante esta semana te haces una ecografía, verás que la forma se parece más a la de un renacuajo (con su pequeña cola y todo) que a un bebé. En la semana 5 de embarazo el tamaño es como el de un guisante que pesa menos de un gramo.

Síntomas y cambios en la madre

Eso es lo que está ocurriendo dentro de ti, pero apenas te estás dando cuenta. Lo que seguro que ya has empezado a notar son los síntomas de la semana 5 de embarazo. Los más frecuentes son: incremento de la frecuencia de micción, cansancio, fatiga, sensibilidad y aumento de tamaño de los pechos, mareos, náuseas, vómitos, un sentido del olfato más desarrollado, alteraciones en el sentido del gusto, salivación abundante, hinchazón en la parte baja del abdomen y/o cambios de humor.

Cuidados de la embarazada y del feto

Tras verificar que estás embarazada, debes pedir cita con el médico para comenzar con las revisiones prenatales. Eso incluye desde ecografías hasta análisis de sangre y de orina, revisiones ginecológicas o visitas a la matrona.

La semana 5 de embarazo es muy pronto para hacer una ecografía al uso, pero sí que puedes hacerte una ecografía transvaginal. En ella ya se verá el “saco gestacional” y el ginecólogo podrá calcular de cuántas semanas estás.

Si notas que sangras tienes que acudir al médico, pero debes saber que suele ocurrir que la implantación del óvulo en el útero produzca un pequeño sangrado.

Alimentación y suplementos

Aparte de los controles rutinarios, el embarazo ya es un hecho. Así que si todavía no lo has hecho, es importante que desde ya adquieras unos hábito saludables. Nada de tabaco, alcohol o prácticas que puedan poner en peligro al futuro bebé. En cuanto a la cafeína, es mejor limitar su consumo para que no te altere el sueño ni el ritmo cardíaco.

Muy importante también es que te mantengas hidratada, que reduzcas el consumo de sal y que comas de forma saludable. Prioriza las frutas, verduras, frutos secos, carnes, pescados, lácteos, legumbres, cereales y pastas integrales.

Además de cuidar tu alimentación, tendrás que tomar suplementos:

  • El ácido fólico es fundamental para reducir los defectos en el tubo neural, malformaciones cerebrales y de la médula espinal (la espina bífida, por ejemplo).
  • La vitamina B es buena para reducir el riesgo de aborto espontáneo.
  • El yodo ayuda al desarrollo cerebral del bebé.
  • La vitamina B12 ayuda a la formación de los glóbulos rojos.
  • El hierro reduce las posibilidades de padecer anemia y favorece el aporte de oxígeno para el bebé.
  • La vitamina D se toma para el correcto desarrollo óseo del bebé.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Se acercan las Navidades y, como todos los años, empiezas a darle vueltas a los regalos de Papá...

Separarse nunca es fácil, pero menos aún cuando hay hijos de por medio. Ponerse de acuerdo con la...

Las temperaturas comienzan a bajar. Entonces, sacas la ropa de invierno, se la pruebas y a tus...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.