Semana 4 de embarazo

Mamá  / 

Si hasta ahora no sabías que estabas embarazada, pronto lo descubrirás. Durante la semana 4 de embarazo es cuando muchas mujeres se dan cuenta de que no les ha venido el periodo y deciden hacerse una prueba de embarazo.

Las pruebas de orina lo que buscan es detectar la presencia de la hormona hCG, indicativa de que una mujer está embarazada. Esta hormona es detectable cuando pasan 15 días desde la concepción y llega a su nivel máximo en la semana 7 de embarazo. Por tanto, a estas alturas el test debería dar positivo.

Síntomas y cambios en la madre

Aparte de servir como indicador del embarazo, la hormona hCG también es la culpable de que aparezcan las náuseas matutinas. Y precisamente este debería ser uno de los principales síntomas de la semana 4 de embarazo. Amén, claro está, de la transformación física de tu cuerpo, que ya está preparado para albergar a tu bebé durante 8 meses más.

Otros síntomas característicos del primer mes de embarazo son el cansancio, sensibilidad y aumento de tamaño de los pechos, mareos, un sentido del olfato más desarrollado, alteraciones en el sentido del gusto, salivación abundante, hinchazón en la parte baja del abdomen y/o cambios de humor.

Desarrollo del bebé

Eso es lo que te está ocurriendo a ti. ¿Pero qué pasa con tu bebé? Ya te hemos contado que durante la semana 3 de embarazo ya se habían empezado a formar algunos órganos. Entre ellos, el corazón. En este momento ya tendría que estar latiendo. ¿Qué más ocurre durante la semana 4 de embarazo?

  • Ha comenzado la división celular. El óvulo fertilizado se ha convertido en embrión y se encuentra protegido en el útero.
  • Han empezado a crearse el sistema nervioso, el esqueleto, los músculos y los órganos vitales. Estos últimos seguirán desarrollándose hasta la semana 10.
  • Poco a poco se irán formando las partes del cuerpo. El endodermo (la capa interna) se transformará en el sistema digestivo, el hígado, los pulmones, etc. Mientras, el mesodermo (la capa intermedia) se transformará en el corazón, órganos sexuales, huesos, riñones y músculos. Por su parte, el ectodermo (la capa externa) formará el sistema nervioso, el pelo, la piel y los ojos.
  • La placenta también se está formando. Una vez adherida a la pared del útero, de ella saldrá el cordón umbilical que será por donde el bebé reciba el alimento y el oxígeno (mientras tanto, el saco gestacional se está encargando de esa tarea).
  • El saco amniótico está creciendo. En su interior está el líquido amniótico, donde el bebé estará flotando durante todo el embarazo. Esta bolsa protegerá al bebé y amortiguará los movimientos hasta que nazca.

Cuando termine el primer mes, alrededor de la semana 4 de embarazo, el embrión medirá aproximadamente 9 mm y pesará 0,5 gramos.

Control del embarazo

Te has hecho el test de embarazo y ha salido positivo. ¿Qué tienes que hacer ahora? Lo primero es pedir cita con tu médico para confirmar la feliz noticia y para que te oriente sobre las revisiones prenatales. Eso incluye desde ecografías hasta análisis de sangre, revisiones ginecológicas o visitas a la matrona.

Si notas que sangras tienes que acudir al médico, pero debes saber que suele ocurrir que la implantación del óvulo en el útero produzca un pequeño sangrado.

Aparte de los controles rutinarios, el embarazo ya es un hecho. Así que si todavía no lo has hecho, es importante que desde ya adquieras unos hábitos saludables. Nada de tabaco, alcohol o prácticas que puedan poner en peligro al futuro bebé. En el caso de la cafeína, su consumo no está prohibido pero es mejor limitar su consumo para que no te altere el sueño ni el ritmo cardíaco.

Además de las cosas que tienes que evitar, también es muy importante que te mantengas hidratada, que reduzcas el consumo de sal y que comas de forma saludable. Prioriza las frutas, verduras, frutos secos, carnes, pescados, lácteos, legumbres, cereales y pastas integrales.

Aparte de los controles rutinarios y de cuidar tu alimentación tendrás que tomar suplementos como el ácido fólico, el yodo, la vitamina B, la vitamina B12, la vitamina D o el hierro.Todos estos son fundamentales para ayudar al desarrollo del bebé, reducir el riesgo de aborto espontáneo y evitar que sufras anemia. Para más información sobre estos suplementos y vitaminas, no te pierdas los artículos de lo que ocurre en las primeras semanas de embarazo y, como siempre, consulta la opinión de tu médico.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Lo ideal sería que los niños comiesen de forma sana y equilibrada, pero a veces es difícil...

Y así, sin darte cuenta, ya has llegado a la semana 10 de embarazo. Uno de los grandes cambios es...

“Un niño que lee, será un adulto que piensa”. Esta frase de autor desconocido resume la importancia...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.