Semana 13 de embarazo: empieza el segundo trimestre

Mamá  / 

Ya ha pasado el primer trimestre. Estás en la semana 13 de embarazo y tienes ganas de gritar en alto que estás embarazada. ¿Qué ocurrirá en tu interior a partir de ahora?

Desarrollo del bebé en la semana 13

Llegados a este punto, tu bebé pesa unos 23 gramos y mide de 6 a 8 centímetros. El desarrollo del feto sigue su curso y estos son los cambios más importantes que se están produciendo en el pequeño:

  • Sus articulaciones ya están formadas, por lo que puede realizar muchos movimientos. Uno de los más reconocidos es el de llevarse el dedo pulgar a la boca.
  • La cantidad de líquido amniótico está aumentando, así que el bebé tiene más sitio para moverse. Enseguida notarás sus movimientos.
  • La piel continúa acumulando grasa, por lo que ya no es tan transparente.
  • Los brazos y las piernas siguen estirándose.
  • Las articulaciones de la cadera están más desarrolladas.
  • Los dedos de los pies ya están separados.
  • Se pueden intuir los huesos bajo su piel.
  • La frente está abultada y elevada. Incluso pueden empezar a verse las uniones de las placas de hueso del cráneo.
  • Los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo empiezan a conectarse. El desarrollo del cerebro todavía durará 10 semanas, pero ya ha comenzado.
  • Su carita ya se parece a la de un bebé. Sus ojitos ya están más centrados y sus orejas casi tienen la forma definitiva.
  • Los glóbulos rojos se fabrican en el hígado.
  • El feto ya tiene sistema inmunológico, aunque todavía inmaduro.
  • El tamaño de la cabeza cada vez se va equilibrando más con respecto al del cuerpo.
  • Los intestinos ya están en la parte interna del cuerpo, dentro del abdomen (antes estaban dentro del cordón umbilical).

Síntomas y cambios en la madre

Ahora que ya sabes cómo está desarrollándose tu bebé, seguro que te interesa conocer qué cambios te esperan a ti. Para empezar, puede que ya hayas notado los primeros pinchazos en la pelvis. Eso es porque el útero está creciendo y puede provocar una especie de punzada en la zona del bajo vientre o en la ingle. Es más, en ocasiones también podrás sentir dolor en las caderas.

Ese es el primer síntoma que te indica que tienes que empezar a buscar las posturas en las que te encuentres más cómoda, sobre todo a la hora de estar tumbada o sentada.

También puede ocurrir que notes que coges más catarros. Es normal, puesto que durante el embarazo el sistema inmunitario de las futuras mamás se debilita. A esto hay que sumar el hecho de que las hormonas pueden provocar una sensación de taponamiento de la nariz.

En cuanto al peso, seguro que ya notas que los pantalones te aprietan y que estás perdiendo la cintura. Si todo va bien, en la semana 13 de embarazo ya deberías haber engordado en torno a 2 kilos. Parte de ese peso probablemente sea por la retención de líquidos. Y un síntoma notable son los pies y los tobillos hinchados.

Para eliminar líquidos, lo que debes hacer es reducir la ingesta de sal, evitar llevar tacones altos, no usar pantalones demasiado ajustados y tratar de levantarte y moverte cada dos horas.

Pero el aumento de volumen no solo afectará a tu tripa. Tus pechos también estarán más hinchados y puede que ya empieces a notar cómo los pezones y las areolas mamarias se vuelven más oscuras. No te preocupes, esto es porque el flujo sanguíneo aumenta.

Más cosas importantes en la semana 13 de embarazo: el útero ya sobrepasa el hueso del pubis, puede que notes que las digestiones son más pesadas, aumentan los gases, es normal estar estreñida (por eso se recomienda aumentar la ingesta de fibra), la piel está más suave pero a la vez pueden aparecer granos y las secreciones son más abundantes (saliva, sudor, flujo vaginal…).

Cuidados de la embarazada y del feto

Ya hemos adelantado algunos cuidados que debes tener. Pero lo más importante es que sigas una alimentación sana y equilibrada. Durante este segundo trimestre del embarazo, deberás ingerir entre 2.100 y 2.500 calorías al día.

Puedes seguir practicando deporte, pero siempre de forma segura. Llegados a este punto sobra decir que debes evitar las actividades que puedan suponer que te caigas o te des un golpe. El buceo, el esquí, la equitación, el patinaje, montar en bicicleta… Estos son algunos de los deportes no se aconsejan durante el embarazo. En cambio, el yoga para embarazadas puede ser una buena opción.

En lo referente a los controles prenatales, en la semana 13 de embarazo ya deberías haber tenido las primeras pruebas. Si todavía no has hecho la primera ecografía, todavía estás a tiempo. Pero de momento tendrás que esperar algunas semanas para seguir con el control rutinario.

Mientras tanto, descansa y no te estreses.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

El trabajo, los niños, la casa… Durante todo el año nos pasamos los días corriendo de un sitio para...

Ha llegado el momento de volver a romperse la cabeza para escribir la carta a Papá Noel y a los...

Hace unos días recibía en el buzón de casa el primer catálogo de juguetes de este año, y mi hijo se...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.