Semana 11 de embarazo

Mamá  / 

Estás en la semana 11 de embarazo. Ya no queda nada para dejar atrás el primer trimestre de embarazo y esa personita que crece dentro de ti ha pasado de embrión a feto. ¿Qué más cambios se están produciendo?

Desarrollo del bebé en la semana 11 de embarazo

Visualiza el tamaño de una lima. Pues eso es lo que mide tu bebé en esta semana 11 de embarazo. Y pesa aproximadamente 8 gramos. A punto de finalizar la primera fase de su desarrollo, estos son los cambios que está experimentando:

  • Ya tiene forma humana.
  • Sus riñones se están desarrollando muy rápidamente. De hecho, está a punto de producir orina.
  • El bebé ha comenzado a generar sus propios glóbulos rojos.
  • Puede que tú no lo notes, pero está muy activo. Se mueve, se remueve y da patadas.
  • La cabeza está unida al tronco y el cuello está bastante estirado.
  • El paladar duro se ha formado.
  • Ya se podría saber si es un niño o niña. Los testículos y ovarios están formándose en este momento. Si es niño, la testosterona está haciendo acto de presencia.
  • El recto y la vejiga están separadas.
  • El diafragma también está completo, así que el feto puede realizar movimientos respiratorios.

Síntomas y cambios en la madre

En tu cuerpo también se están produciendo cambios, pero no van tan rápido. De hecho, tus síntomas y apariencia física son similares a los de una semana antes.

  • El útero va creciendo, por lo que a algunas mujeres comienza a notárseles un poco de barriguita. Sobre todo si son delgadas y bajitas.
  • ¿Sigues teniendo náuseas? Enseguida se van a ir. Hasta entonces, lo más normal es que vayan disminuyendo gradualmente.
  • Lo que seguirá ahí serán el sueño y el cansancio.
  • Algunas mujeres en esta etapa del embarazo tienen dolor en el abdomen debido a las contracciones de los ligamentos redondos.
  • Los cambios en el pelo y las uñas también serán notables. Puede que notes que el pelo se te cae más y que las uñas están más débiles. O todo lo contrario, que los notes más fuertes que nunca.
  • Puede que comiences a sentir calambres en las pantorrillas y a notar pesadez en las piernas. Esto es debido a que el útero está comprimiendo las venas.
  • Tu olfato está más desarrollado que nunca.
  • La producción de saliva aumenta y puede que incluso notes una especie de sabor metálico.

Cuidados de la embarazada y del feto

Seguro que te estás cuidando y siguiendo todas las indicaciones del médico y la matrona a rajatabla. Pero no está de más recordar la importancia de tomar una serie de precauciones:

  • No te realices ningún tratamiento agresivo en el pelo para evitar que se te debilite. No te olvides de que podría estar más débil de lo normal.
  • Ten mucho cuidado con el sol. Durante el embarazo, las mujeres somos más propensas a que nos salgan manchas, sobre todo entre las cejas, la zona del bigote y el contorno de los ojos. No salgas sin protección total.
  • Durante el embarazo, la hormona progesterona puede debilitar el tejido de las encías, que tienden a sangrar. La higiene bucodental y la visita al dentista son más necesarias que nunca.
  • Debes seguir ingiriendo todas las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios para el correcto desarrollo del bebé. Lo ideal es que los consigas de los alimentos, pero si crees que puedes tener algún déficit debes preguntarle a tu médico si puedes recurrir a los complejos vitamínicos prenatales.
  • Tu bebé también necesita proteínas porque crece muy rápido. Durante tu embarazo, la ingesta media diaria debería estar entre los 60 y los 100 gramos.

Control prenatal

En lo referente al control prenatal, a partir de la semana 11 de embarazo ya se pueden realizar pruebas de exploración para analizar posibles problemas de desarrollo en el feto. También se pueden realizar pruebas diagnósticas para descartar alguna anomalía genética.

El test de detección de AND fetal en sangre materna detecta las tres principales trisomías: trisomía 13 o síndrome de Patau, trisomía 18 o síndrome de Edwards y trisomía 21 o síndrome de Down.

Desde este momento pueden llamarte incluso para realizar una ecografía en la que se tomarán 3 medidas al feto: diámetro biparental (el de la cabeza), la longitud del fémur y la circunferencia abdominal.

El tamaño del feto permite incluso determinar si sufre alguna malformación cerebral, cardiaca o abdominal. Si le faltase alguna extremidad, también sería posible detectarlo.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Separarse nunca es fácil, pero menos aún cuando hay hijos de por medio. Ponerse de acuerdo con la...

Las temperaturas comienzan a bajar. Entonces, sacas la ropa de invierno, se la pruebas y a tus...

Antes, cuando un matrimonio se divorciaba, lo más habitual era que uno de los progenitores se...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.