8 trucos para secar la ropa más rápido

Hogar, Mantenimiento del hogar  / 

Secar la ropa en invierno si no dispones de secadora es todo un reto. Si tiendes fuera, la humedad y las bajas temperaturas acaban dejando la ropa más mojada que cuando la sacaste de la lavadora. Cuando la tiendes dentro de casa, las prendas más gruesas tardan tanto en secarse que acaban cogiendo olor a humedad, por lo que del tendedero vuelven a ir directamente a la lavadora. Otra vez.

Colocar la ropa sobre los radiadores tampoco es aconsejable, puesto que evita que el calor se distribuya adecuadamente por las estancias. Entonces, ¿cómo se arregla la gente para secar la ropa? Te desvelamos algunos trucos para agilizar el secado de la ropa que hemos recopilado. ¡Esperamos que te ayuden!

Cómo secar la ropa más rápido

Utiliza un deshumidificador

Empezamos por uno de los recursos más utilizados. Quienes viven en zonas húmedas conocen bien lo buenos que son los deshumidificadores para eliminar la humedad del aire que hay a su alrededor. Poco a poco, se va reduciendo la humedad relativa total del aire de toda la habitación hasta que no queda ni rastro. De paso, los deshumidificadores ayudan a elevar un poco la temperatura ambiente, lo que favorece el secado de la ropa.

Mete la prenda en el congelador

Aunque te cueste creerlo, una solución de emergencia que puedes utilizar cuando te corra prisa secar alguna prenda es meterla bien doblada en una bolsa de congelación e introducirla en el congelador. ¿Pero no se supone que el agua que todavía tienen tendría que convertir la ropa en un carámbano? Te animamos a que lo compruebes por ti misma. Verás como tras varias horas, la prenda saldrá prácticamente seca (el aire seco y frío del congelador harán que la humedad se elimine más rápido). Con un planchado para quitar el frío estará lista para que te la pongas.

Estruja la humedad con una toalla

Las toallas no solo sirven para secarte el cuerpo y quitarte la humedad del pelo. Son un buen recurso para ayudarte a secar la ropa. Solo tienes que seguir estos pasos:

1. Extiende una toalla grande y gruesa sobre una superficie plana.
2. Coloca en el centro la prenda que quieras secar, completamente estirada, pero sin que sobresalga de la toalla. Si ves que no cabe, debes coger una toalla más grande.
3. Enrolla la toalla lo más apretada posible.
4. Levanta la toalla y retuércela todo lo que puedas para que absorba la mayor cantidad de agua posible.
5. Cuelga la prenda en una percha para que se termine de secar. Si puedes colocarla cerca de una fuente de calor como el radiador o un termo eléctrico, mejor.

Si quieres repetir el proceso con otra prenda, deberás cambiar la toalla por una seca.

Lee también: Cómo limpiar la lavadora

Centrifugador de verduras para la ropa interior

En algunos foros de Internet hemos visto los testimonios de varias personas que aseguran que si metes la ropa interior en un escurridor de verduras y le das vueltas para que suelte todo el agua, perderán tanta humedad que después solo necesitarás aplicarle un poco de aire caliente con el secador.

Secador y plancha para el pelo

Ya que hablamos de secador, a estas alturas no vamos a descubrirte el gran aliado que es este aparato para sacarte de un apuro cuando te mojas la ropa por accidente. Lo que sí podemos recordarte es que debes tener cuidado de no acercar la prenda demasiado a la boquilla para no quemarla.

Algo que no es tan habitual es utilizar la plancha del pelo para rematar la faena. Si no tienes una plancha para ropa a mano y necesitas acabar de secar una prenda que todavía está algo húmeda, puedes hacerlo con la plancha para el pelo. Al mismo tiempo que la secas, le quitas las arrugas.

Enciende el ventilador

¿Ventilador en invierno? Recuerda que estamos hablando de secar la ropa más rápido. No es para que lo hagas todos los días, pero en caso de apuro el aire del ventilador ayudará a propagar el aire caliente de la calefacción por la estancia donde hayas tendido la ropa.

El microondas al rescate

Hay quien incluso mete las prendas pequeñas en el microondas para secarlas, pero esto no es recomendable porque podrías provocar un accidente. Si a pesar de esta advertencia quieres probar, lo mejor es que dobles bien cada prenda y la introduzcas a intervalos de 20 segundos máximo para que puedas ir controlando el proceso.

Da vuelta a la ropa colgada

Al margen de todos estos trucos caseros, no debes olvidar que la ropa necesita que circule aire para que se seque. Por eso es recomendable dejar espacio entre las prendas cuando las cuelgues en el tendedero. Si está lloviendo y tienes que tenderla dentro, debes darle la vuelta para que no se seque por unas partes sí y otras no.

En el siguiente vídeo nos muestran la forma más efectiva para tender la ropa en un tendedero pequeño.

Compartir
deja tu comentario
Taboola
Artículos Relacionados

Las bacterias, los restos de suciedad y la humedad pueden provocar mal olor en una lavadora. Y...

El menaje de cocina tiene que estar hecho para durar. Por eso, no puedes tirarte siempre a por los...

Hoy en día es imprescindible en nuestras casas, hasta el punto de que cuando se estropea no vemos...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.