10 buenas ideas para renovar el salón con poca inversión

Decoración, Hogar  / 

Tras un día de trabajo, todos estamos deseando llegar a casa y sentarnos en el sofá. Cuando recibimos visita, nos reunimos en él. Es el lugar preferido por los niños para jugar y donde se reúne la familia a ver la tele. ¿Necesitas renovar el salón? En este artículo te daremos algunas ideas básicas para redecorar esta estancia sin que gastes mucho dinero. Un toque aquí y otro allá obrarán el cambio que estabas buscando.

¿Quieres renovar el salón sin gastar mucho dinero?

1. Renueva la pintura

Renueva la pintura

Pintar las paredes es una forma rápida de renovar la imagen de una habitación. Puedes aprovechar para deshacerte de ese color pasado de moda que ya estás harta de ver. Una tendencia es pintar la parte de debajo de un color y la de arriba, de otro. ¿Demasiado gasto? Pues quédate con el color de arriba y pinta solo la parte inferior. Así taparás las huellas de los dedos de los niños y las marcas que el sofá y las sillas han dejado en la pared.

¿Muy atrevido para ti? Entonces pinta las paredes de color blanco para que a la hora de colocar accesorios no te limite. Además, suele ser el color de pintura más barato que hay.

2. Reubica los muebles

Nunca te han convencido los muebles de salón. A lo mejor no son los muebles, sino su distribución ¿Estás segura de que los muebles están colocados donde deberían? Recuerda que el sofá tiene que estar bajo la ventana y la mesa de comedor en la zona más oscura.

¿No es eso? Prueba a ir quitando muebles auxiliares para despejar el espacio.

3. Las paredes decorativas siempre funcionan

paredes decorativas

Volvemos a las paredes. Aunque el pintar una pared de un color diferente está muy visto, la verdad es que es un recurso barato y que funciona. Si tienes un presupuesto más holgado, una alternativa más actual para lograr una pared decorativa es empapelarla o forrarla en madera.

No te convence ninguna de las opciones anteriores. ¿Y los vinilos? Los hay para todos los estilos de decoración y puedes quitarlos cuando te canses de ellos.

4. Pinta los muebles

Tu viejo mueble de salón ya no te gusta, la mesa y las sillas de comedor están pasadas de moda, la mesita de café se ha quedado anclada en los 90 y el color del sofá se come toda la luz… ¡Darías algo por cambiarlo todo, pero no te da el presupuesto! Para renovar el salón, prueba a darles un nuevo aire con pintura y acabados baratos. Esto es lo que puedes hacer:

El sofá. Hasta que puedas cambiarlo, ponle una funda de sofá y vístelo con alguna manta bonita.

fundas de sofá

Las sillas de comedor. Puedes ponerles una funda, o mejor aún, pintarlas. Una tendencia actual es pintar cada una de un color. También puedes hacer un degradado en el mismo tono o pintar solo una parte. Si la silla es de madera, puedes pintar la estructura y dejar la parte de abajo de las patas como está.

pintar sillas comedor

La mesita de café. Pinta las patas y coloca azulejos tipo hidráulicos sobre la tapa. ¡Parecerá otra! También hay papeles adhesivos que imitan distintos acabados. Son baratos y fáciles de colocar.

renovar mesita de café

5. Juega con las texturas

Hoy en día ya no se lleva que los muebles y los textiles sean a juego. Incorpora accesorios fabricados en fibras naturales. En verano aportarán frescura y en invierno darán un toque muy hogareño.

6. Potencia la luz natural

Si en tu salón no entra mucha luz, eso no lo puedes cambiar. Pero sí que puedes lograr que parezca más luminoso de lo que es. Los tonos claros, las superficies de cristal, espejos estratégicamente situados (colocados cerca de una ventana abrirán el espacio, si los inclinas, dan más profundidad) y los accesorios con acabados metalizados harán rebotar la luz.

También está de plena tendencia quitar las puertas del salón. Elimina las bisagras y pinta el marco del mismo color que la pared.

7. Invierte en iluminación

Invierte en iluminación

La iluminación es fundamental a la hora de dar calidez a una estancia. Así que para renovar el salón debes destinar una parte del presupuesto a cambiar las lámparas. Puedes elegir modelos baratos, pero asegúrate de que al menos tienes una lámpara de pie con intensidad graduable. Combínala con una de sobremesa para que proyecten luz cálida en diferentes direcciones.

8. Añade plantas

Añade plantas

Si te queda un hueco en el que no sabes qué poner, siempre puedes colocar una bonita planta de interior. Para los rincones más oscuros, nada dará más luz que una planta alta con grandes hojas verdes.

9. Despeja las superficies

No te puedes ni imaginar lo que llegan a comer la luz los libros y el exceso de objetos de decoración. Intenta guardar dentro de los armarios todo lo que puedas tener fuera de la vista, incluidos los libros, las consolas o el router.

10. No abuses de los colores

Es verdad que te hemos dicho que la pintura es un recurso barato y efectivo para renovar el salón. Pero no te pases con el colorido. Los muebles grandes, mejor en tonos neutros. En los accesorios sí puedes jugar con los colores. De esa forma, cuando quieras darle un aire nuevo a tu comedor solo tendrás que cambiar unos cojines (puedes combinar formas, tamaños y tejidos de diferentes texturas) o algún objeto de decoración. Pero asegúrate de que no tengas más de 3 gamas de colores diferentes.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Vas al supermercado, haces la compra y cuando llegas a casa te das cuenta de que has comprado un...

Te encantan las plantas… Pero siempre se te acaban muriendo. A lo mejor el problema no es que tú no...

Lavas la ropa, la tiendes y cuando te pones a recogerla te das cuenta de que huele fatal. Para un...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.