Radiofrecuencia facial: qué es, cómo funciona y resultados

Belleza, Piel  / 

La radiofrecuencia facial es un tratamiento reafirmante de la piel que utiliza ondas electromagnéticas para estimular la producción de colágeno. Está sobre todo pensado para combatir la flacidez y, consecuentemente, las señales de la edad como las arrugas y líneas de expresión.

Qué es la radiofrecuencia facial y cuáles son sus beneficios

La radiofrecuencia facial es un tratamiento para retrasar las señales de la edad y reforzar la firmeza de la piel. Es ideal para aquellas personas cuya piel empieza a estar flácida y las primeras líneas de expresión empiezan a aparecer.

Al contrario de otros tratamientos como la microdermoabrasión, que actúan sobre la capa superior de la piel y proveen resultados inmediatos, en la radiofrecuencia facial son los tejidos más profundos de la piel los que se estimulan para ayudar a reducir las pequeñas arrugas y, sobre todo, prevenir la flacidez a largo plazo.

Como estas ondas penetran más profundamente en la piel, no provocan manchas ni descoloraciones. Este tratamiento no está recomendado, sin embargo, a personas con rosácea u eczemas ya que el calor puede empeorar estas condiciones.

Tampoco son necesarios cuidados post-tratamiento, excepto la aplicación de cremas hidratantes para mantener la salud de la piel.

Cómo funciona

radiofrecuencia facial: como funciona

En los tratamientos de radiofrecuencia facial se usa un pequeño aparato sobre la piel que emite ondas de radiofrecuencia que calientan las capas inferiores de esta. Este aumento de la temperatura estimula la producción de colágeno y elastina, dos componentes esenciales para la firmeza y elasticidad de la piel, y cuya producción disminuye con la edad.

Cada sesión dura en media 30 minutos y el calor provocado no resulta incómodo.

Por lo general, es muy similar a los tratamientos con láser. Sin embargo, mientras que estos últimos solo actúan sobre la capa superior de la piel para reducir las arrugas, la radiofrecuencia logra penetrar más adentro en los tejidos para tener un efecto inmediato y a largo plazo.

Resultados

El resultado más notable de la radiofrecuencia facial es el aumento de la firmeza y elasticidad de la piel. Por esta razón se le llama muchas veces tratamiento reafirmante y se le compara a un contouring natural por la forma como estira la piel y destaca los rasgos.

Además, el uso del calor estimula la renovación celular por lo que el rostro queda más luminoso y con una apariencia más joven y sana. Este efecto combinado con el aumento de los niveles de colágeno también ayuda a reducir las líneas de expresión y arrugas menos profundas.

Lee también: Los mejores tratamientos faciales para una piel perfecta

¿Cuántas sesiones de radiofrecuencia facial son necesarias?

El número de sesiones depende mucho de cada persona por varios factores como el nivel de flacidez de la piel, la profundidad de las arrugas y la edad de la persona (que influye en la producción y niveles naturales de colágeno presentes en los tejidos). En general, suelen ser necesarias como mínimo 4 a 6 sesiones.

En la primera sesión, el experto analiza la piel y su condición, y te indica cuántas sesiones vas a necesitar. En algunos casos es posible que también te hagan un pequeño test para probar cómo reaccionan los tejidos bajo el efecto de las ondas.

¡Ojo! Desconfía si en el local que has elegido no te examinan la piel antes de empezar el tratamiento. Esta es una señal negativa de que están más preocupados con sus ganancias que con la salud de tu rostro y puede indicar que la persona no es un experto o no utiliza sistemas de radiofrecuencia de calidad.

Contraindicaciones y efectos secundarios

Seguridad

Todavía no hay estudios o indicaciones claras de sobre la seguridad de la aplicación de radiofrecuencia a largo plazo sobre los tejidos de la piel.

Por esta razón, los dermatólogos y especialistas recomiendan que este tratamiento solo sea aplicado por profesionales que utilicen sistemas de radiofrecuencia de alta calidad y ampliamente estudiados (por ejemplo, Accent, Pelleve, Thermage, Tripollar, Thermi, Exilis o Profound RF).

Efectos temporales

Los efectos secundarios de la radiofrecuencia facial son poco frecuentes y temporales. Algunas personas pueden sentir una rojez por el calentamiento de los tejidos, pero este efecto suele desaparecer rápidamente a medida que estos se enfrían. En algunos casos puede aplicarse una crema o gel calmante para ayudar a que desaparezca.

Hinchazón, picazón y ampollas también pueden surgir, pero desaparecen tras algunos días con la aplicación de cremas adecuadas.

Hundimiento

Si el tratamiento de radiofrecuencia facial no se aplicado por un experto y los sistemas usados no son de calidad, existe la posibilidad de un efecto de “hundimiento” parcial.

Esto ocurre cuando los tejidos más profundos de la piel son sometidos a temperaturas demasiado altas o son sometidos a las ondas de radiofrecuencia por demasiado tiempo. Este exceso lleva a la atrofia de los tejidos que se contraen y paralizan, creando hundimientos en el rostro.

Precios

En media, una sesión suele costar entre 80 a 150€, dependiendo de la clínica. Como es necesaria más que una sesión para ver los resultados, algunas también ofrecen packs de sesiones por valores más atractivos que si las compras individualmente.

En estos casos, el valor suele rondar los 150€ a 300€ por 6 sesiones y es normal que incluyan descuentos para sesiones individuales en el caso de que necesites más que las contratadas.

 

Como la radiofrecuencia facial actúa en los tejidos más profundos de la piel su efecto inmediato no es tan visible como en el caso de otros tratamientos de belleza. Además, los resultados dependen mucho del estado de la piel. Pero desde que ajustes las expectativas, esta es sin duda una buena opción para retrasar las señales de la edad y la flacidez que acompaña el paso de los años.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Preparada para Nochebuena? Aunque aún no sea el día, ya puedes entrar en el espíritu de estas...

Una alimentación poco nutritiva, químicos abrasivos, el contacto constante con el agua y manicuras...

Pintarnos las uñas es algo que, con mayor o menor frecuencia, siempre tendemos a hacer. Para ello...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan