Qué ver en Lisboa

Ocio  / 

Lisboa es la capital de Portugal y, aunque fue destruida por el terremoto de 1775 que también afectó España, sigue siendo la ubicación de lugares preciosos llenos de historia y cultura. Si planeas visitar esta ciudad, te dejamos algunas sugerencias de lugares de interés que no te vas a querer perder.

Lisboa: lugares de interés y qué hacer

Alfama

Alfama es uno de los barrios más típicos y con más historia de Lisboa. Con un pasado que remonta al tiempo de la presencia mora en estas tierras, en este barrio pintoresco podrás disfrutar de callecitas estrechas de adoquines flanqueadas por casas típicas con sus floreras y ropas secando en las ventanas.

Pautada por tiendas pequeñas y llenas de encanto, este es un lugar para olvidar el plan de la ciudad y perderse en la descubierta. Situada en una de las siete colinas de Lisboa, podrá costar un poco recorrer este barrio, pero además de las calorías que gastas podrás disfrutar de las vistas de algunos de los mejores miradores de Lisboa, con vista sobre toda la ciudad y el río.

También en este barrio podrás descubrir las casas de fado más típicas, donde podrás disfrutar de tapas portuguesas y escuchar esta música portuguesa en vivo en una penumbra silenciosa que hace que la música nos envuelva.

Castelo de São Jorge

Castelo de São Jorge, Lisboa

También en el barrio de Alfama está situado uno de los monumentos más emblemáticos de Lisboa. El castillo de San Jorge, o Castelo de São Jorge en portugués, sirvió de fortificación a romanos, visigodos, moros y más tarde al primer rey portugués, D. Afonso Henriques, después de la conquista de la ciudad a los últimos.

En este monumento podrás encontrar cañones originales, visitar las cámaras subterráneas y subir a sus 18 torres, además de disfrutar de un paseo por sus jardines y visitar su museo arqueológico.

Aunque el castillo en si mismo esté prácticamente vacío, se merece una visita por lo menos para disfrutar de la vista impresionante que ofrece sobre esta ciudad, el río y el mar.

Lee también: Los mejores hoteles en Lisboa para que tu visita sea única

Elevador de Santa Justa

Elevador de Santa Justa, Lisboa

Diseñado por Raoul Mesnier du Ponsard, un aprendiz de Gustave Eiffel, el ascensor de Santa Justa es un verdadero ejemplo de la influencia del hierro y particularmente del arquitecto de la torre Eiffel en sus seguidores. Este ascensor centenario en un estilo neogótico solía usar como combustible la fuerza del vapor. Aunque haya perdido su efecto práctico, sigue ofreciendo una bonita vista sobre Lisboa desde lo alto de su torre, donde también podrás disfrutar de un café (o bica, si quieres sonar como una local) o comer en el restaurante aquí ubicado.

Su vista, aunque sea preciosa, pierde en relación a otras como las del barrio de Alfama, pero incluso si no te apuntas a subir este ascensor en una vieja cabina de hierro, vale la pena ver este monumento emblemático de la baixa de Lisboa.

Oceanário de Lisboa

Oceanário de Lisboa

Situado en el Parque das Nações, donde se celebró la expo 98, el Oceanário de Lisboa es el mayor acuario interior de Europa. En él, podrás conocer más de 8000 especies marinas y está dividido en varias zonas que representan diferentes partes del mundo con su flora, fauna y clima específicos.

Si no sabes qué ver en Lisboa, sin duda es un excelente plan tanto para niños como para adultos y te recomendamos que reserves tu entrada para que no te tengas que preocupar una vez estés allí.

Belém

Belém es uno de los barrios más antiguos de Lisboa y la ubicación de algunos de los más importantes monumentos portugueses.

Situado junto al Tajo, aquí podrás disfrutar de un paseo junto al río rodeada de historia, jardines y nativos que disfrutan del paisaje mientras practican ejercicio o pasean con sus familias y amigos. Este barrio es también reconocido por ser la ubicación de algunos de los museos más importantes de Portugal, como el MAAT (Museu de Arte, Arquitetura e Tecnologia) y la Coleção Berardo.

Torre de Belém

Torre de Belém, Lisboa

Esta torre es quizá el símbolo de Lisboa más reconocido en todo el mundo. Construida en el siglo 16, era originalmente un fuerte destinado a proteger el puerto de Lisboa y fue el punto de partida para los exploradores portugueses que navegaban por los océanos durante el período de los Descubrimientos. Su estilo arquitectónico, el estilo manuelino, es un homenaje a este período, utilizando temas marítimos y la esfera armilar como detalles decorativos.

El mejor momento para fotografar y visitar esta torre lisboeta es durante la marea alta, ya que se queda rodeada de agua aparentando estar flotando en el río Tajo.

Padrão dos Descobrimentos

Padrão dos Descobrimentos, Lisboa

Cerquita de la Torre de Belém encontrarás el Padrão dos Decobrimentos, un monumento al período de los Descubrimientos portugueses. Está construido en la forma de carabela y dentro de ella están las estatuas de algunos de los portugueses más ilustres en la historia de este país, liderados por la de D. Henrique, el navegador, el infante y figura que más promovió los descubrimientos e invirtió en el desarrollo de métodos e instrumentos de navegación.

En el edificio puedes ver una presentación multimedia de la historia de Portugal o subir las escaleras hasta la cima para una vista preciosa sobre el tío Tajo.

Mosteiro dos Jerónimos

Mosteiro dos Jerónimos, Lisboa

Casi al lado de la Torre de Belém encuentras uno de los principales y más bellos monasterios de Lisboa y Portugal, patrimonio mundial de la UNESCO. Es uno de los exlibris de la arquitectura manuelina, con sus claustros, pilares y techos ampliamente detallados con temas marítimos.

Construido en el período de los Descubrimientos, es el local donde el explorador Vasco da Gama y su tripulación pasaron la última noche antes de embarcar en su famoso viaje hacia India. El explorador yace ahora en su tumba en la capilla de este monasterio.

Lee también: Los mejores museos de Portugal

Elétrico 28

Elétrico 28

Los tranvías, o elétrico en portugués, son para Lisboa lo que los autobuses rojos de dos pisos son para Londres. Además de un símbolo de la ciudad, son también una forma diferente de visitar algunos de los puntos turísticos más importantes de una forma interesante y divertida.

El tranvía 28 en particular es uno de los más apreciados por los visitantes de Lisboa, pasando por los barrios más importantes y típicos así como algunos de los monumentos más emblemáticos de esta ciudad. Además de la vista pintoresca que ofrece, es una experiencia única ya que este tranvía es igual al utilizado en Lisboa durante la Segunda Guerra Mundial. Sin las comodidades de los tranvías actuales, puedes esperar un viaje lleno de trepidación y saltitos, pero es todo parte de la combinación que hace de esta experiencia especial.

Rio Tejo

Rio Tejo, Lisboa

Como has podido ver, el Río Tajo es un punto común en muchos de los lugares a visitar en Lisboa. Una forma original de ver todos estos monumentos mientras disfrutas del buen tiempo que esta ciudad ofrece es desde un crucero por el río.

Este es sin duda un plan que merece la pena reservar y donde pasarás dos horas paseando en un velero mientras tomas champán y disfrutas del atardecer más espectacular.

Tip: Lisboa card

Si quieres visitar Lisboa y te han gustado todas nuestras sugerencias, un consejo que te vendrá bien y te ayudará a ahorrar es la tarjeta Lisboa Card. Con esta tendrás acceso de forma ilimitada al transporte público, ya sea al metro, autobuses o a los eléctricos, y tendrás entrada libre a 23 museos. Es una excelente solución para quien quiere ahorrar tiempo y dinero, y está disponible para 1, 2 o 3 días.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las amigas que son de verdad valen su peso en oro. Es por ello que se las considera verdaderos...

Las fiestas o verbenas son un buen momento para reunirse con los amigos y familiares y disfrutar de...

Jugar con los colegas y echarse unas carcajadas es maravilloso. Son esos momentos que se disfrutan...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan