Los 6 pueblos más bonitos de Portugal

Ocio  / 

Incluso cuando la época de vacaciones se acaba, esto no significa que tengas que quedarte presa en tu ciudad un año más hasta que puedas viajar nuevamente. Hacer pequeñas escapadas de fin de semana puede ser lo que necesitas para relajarte y conocer nuevos lugares, gente y estar lista el lunes para empezar el trabajo con más energía. Aquí al lado puedes conocer algunos de los pueblos más bonitos de Portugal y sentir que viajaste al extranjero estando tan cerca de casa.

Aunque las ciudades principales de este país se merezcan definitivamente una visita, nuestro vecino lusitano tiene mucho más que ofrecer. Con pueblos pequeños, pintorescos y llenos de historia en cada rincón, estos presentan una opción más que atractiva para una escapada rápida que seguramente estimulará tu lado más viajero.

Los 6 pueblos más bonitos de Portugal

Monsanto

Monsanto, Portugal

Monsanto está considerado como uno de los pueblos más bonitos de Portugal incluso por entidades internacionales. Rodeada por el precioso paisaje de Serra da Estrela, la distancia hacia las principales ciudades portuguesas ha permitido mantener alejadas las oleadas de turistas y así mantener su identidad y tipicidad inalterables.

La vista desde las ruinas de su castillo hacia las montañas de la sierra y planicies cercanas se merece sin duda una visita, pero lo que verdaderamente impresiona son sus casas agrupadas muy cerca de los acantilados y talladas en la propia roca granítica.

Monsaraz

Monsaraz, Portugal

Monsaraz es un ejemplo de un pueblo medieval que supo conservar su identidad e historia con el cambio de los tiempos. Considerada como un museo a cielo abierto, son varias las razones para visitar este pueblo. Desde sus calles de adoquines, edificios y casas blancas como la nieve, y sus vistas sobre las planicies alentejanas y el embalse del río Alqueva, Monsaraz parece pedir una foto a cada paso.

Con una historia que remonta a los tiempos prehistóricos, evidenciada por monumentos megalíticos, aquí podrás encontrar también una mezcla de culturas, desde fortificaciones de los templarios hasta detalles con influencia árabe en sus edificios. Además, está localizada en una de las regiones de Portugal más reconocidas por su gastronomía, vinos y aceite de oliva.

Óbidos

Óbidos, Portugal

Este pintoresco pueblo en una colina cerca de la costa occidental portuguesa ha empezado como una aldea romana pero floreció durante la era medieval. Los visitantes entran en la muralla de este pueblo a través de la puerta medieval de la ciudad, decorada con azulejos y pinturas, un ejemplo de las influencias históricas vividas aquí.

Está considerada como una de las ciudades más románticas de Europa, con sus calles estrechas de adoquines y sus casas blancas marcadas por rasgos de color de las floreras que nos guían hasta el castillo moro que corona el pueblo y ofrece una vista sobre toda la población.

Por estar más cerca de la costa y de la capital tiene una afluencia de turistas mayor que otros pueblos en esta lista, pero no dejes que este detalle te impida de disfrutar de su belleza.

Lee también: Las escapadas a Portugal con más encanto

Castelo Rodrigo

Castelo Rodrigo, Portugal

Castelo Rodrigo es un pueblo cerca de la frontera con España y está localizado en una de las áreas más activas en la era medieval en las relaciones entre los dos reinos. De hecho, fue fundada por Alfonso IX de León y ha sido durante siglos motivo de disputa entre los dos países por su posición geográfica estratégica sobre una colina con vistas que se extienden por el territorio español y portugués bien como por el paisaje del río Duero.

Este pueblo conserva en los días de hoy su aura medieval evidenciada en sus calles y casas pintorescas entre las murallas de su fuerte.

Nazaré

Nazaré, Portugal

Los amantes del surf se podrán sorprender con el hecho de que la famosa Nazaré de las olas gigantes no sea más que un pueblo. Lo que pierde en dimensión, lo compensa con sus gloriosas playas, la bravura de su mar y la tradición piscatoria que todavía se mantiene arraigada.

Muchos de los nativos de esta población siguen llevando los trajes típicos portugueses de esta región, o sea, camisas de cuadros de pescador para los hombres y faldas voluminosas para las mujeres. Y es que el volumen no es por la tela, sino por el hecho de que deben llevar siempre siete faldas sobrepuestas.

Si no lo crees, solo tienes que pedirle a una de estas mujeres que lo compruebe, ya que su orgullo en su tradición no conoce pudores. También los barcos de los pescadores se destacan de los usados en la costa occidental de la península, con un estilo extrovertido inspirado en los antiguos fenicios, donde las embarcaciones llevan colores fuertes y ojos pintados.

Almeida

Almeida, Portugal

Almeida es una población cerca de Castelo Rodrigo y, por lo tanto, está localizada en la misma región fronteriza pautada por una fuerte influencia medieval. Sin embargo, lo que la convierte en uno de los pueblos más bonitos de Portugal no es tanto esta influencia, sus calles de adoquines o las casas graníticas, sino su fuerte.

La forma de estrella de doce puntas de este fuerte es uno de los ejemplares europeos más impresionantes, destacándose entre los que existen del siglo XVII. Tenía como objetivo guardar una de las más importantes carreteras fronterizas con España y se mantuvo firme durante numerosos ataques en las guerras entre los dos países, hasta que en 1810 un ataque con cañón afectó las reservas de pólvora del pueblo y causó una espectacular explosión que destruyó gran parte de la ciudad y del ejército portugués.

 

Como puedes ver, tus fines de semana no tienen que ser aburridos en tu ciudad ya que tienes aquí al lado algunos de los pueblos más bonitos de Portugal esperando para regalarte vistas e historias únicas.

Si conoces otros pueblos en este país merecedores de visita, no dejes de compartirlos con nosotras para que podamos empezar a preparar nuestras escapadas.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las amigas que son de verdad valen su peso en oro. Es por ello que se las considera verdaderos...

Las fiestas o verbenas son un buen momento para reunirse con los amigos y familiares y disfrutar de...

Jugar con los colegas y echarse unas carcajadas es maravilloso. Son esos momentos que se disfrutan...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan