Los 13 problemas de pareja más comunes y cómo resolverlos

Pareja  / 

En una relación no siempre todo es de color de rosa y bonito. Ya sea por las dificultades de la vida cotidiana o por el cambio de gustos y expectativas en esta, pueden surgir conflictos en el emparejamiento. Reconocer que atraviesas una situación complicada es el primer paso para solucionar el conflicto. Para ello, te contamos 13 problemas de pareja habituales para que te replantees tu relación y determines si quieres seguir o no con tu compañero de vida.

Los 13 problemas de pareja más habituales

1. Convivencia

Cuando una persona tiene unas expectativas determinadas que no se corresponden con la realidad, la relación se puede resentir. El hecho de idealizar mucho a la otra persona y ver que esta no se comporta como lo esperado frustra. Esto hace que broten las desavenencias.

Nunca te olvides que es importante llegar a consensos. Si te gusta que tu amado haga cosas por ti, en ocasiones te tocará ceder.

2. Relaciones sexuales

Por desgaste, cansancio o inapetencia, entre otros, diversas parejas dejan apartada su vida sexual. Esta parte es muy importante para que la relación no se vaya al traste. Si te ves en esta situación, habla con naturalidad del tema y si es necesario, busca ayuda profesional.

3. Comunicación

El dialogo es una las bases para que una relación sea fructífera. En los tiempos malos, la comunicación es aún más importante si cabe para poder solucionar los conflictos.

Una de las características que demuestran que existen problemas de pareja es cuando las charlas son agresivas, negativas, llenas de reproches y sin debate.

Además de hablar con naturalidad, es bueno que os escuchéis para saber la opinión del otro y así poder manejar los conflictos con empatía.

4. Infidelidad

La infidelidad genera un profundo resentimiento y dolor en la pareja muy difícil de superar. Por otro lado, la desconfianza y los celos son sentimientos que desestabilizan la relación entre dos personas.

En los últimos tiempos, por desgracia, la infidelidad está a la orden del día en diversos emparejamientos. Para evitarla, la terapia de pareja puede servir de gran ayuda. Asimismo, también puede servir para superar la deslealtad.

5. Familia

A pesar de que algunos enfrentamientos puede que no afecten directamente a uno de los miembros del dúo, la familia y/o amigos de uno y de otro pueden incidir negativamente en los problemas de pareja.

Un ejemplo puede ser tener una rencilla con la suegra.

6. Aprietos económicos

Despilfarrar dinero o no llegar a final de mes son conflictos que pueden desembocar en una gran crisis de pareja. Hablar y dejar claros cuáles son los objetivos de cada uno permitirá que reméis en la misma dirección.

7. El hogar

La distribución de las tareas del hogar siempre genera conflictos. Con la introducción de la mujer al mercado laboral, se pide que los hombres tomen también responsabilidades en las labores domésticas. No obstante, a algunos hombres no les gusta arrimar el hombro. Dicha situación puede causar quilombos dentro de la pareja.

8. Hijos

Cada vez son más las mujeres que no desean ser madres. Si estas están con un hombre que camina en la misma línea, no hay problema. La disyuntiva surge cuando él sí que desea formar una familia y se siente frustrado al no poder cumplir sus objetivos.

Por otro lado, la responsabilidad que supone un hijo una vez que ya está, así como el estrés que se puede derivar de su crianza pueden dinamitar una relación.

9. Valores diferentes

Cada uno de nosotros venimos de una familia y hemos tenido experiencias que han ido formando nuestra percepción de la vida. Si los nuestros son muy contrarios a los de nuestro cónyuge la unión puede hacerse añicos.

No obstante, si realmente quieres a tu compañero de vida, lucha por lo vuestro. Para ello, deberás empezar por respetar sus opiniones e intentar que él entienda las tuyas hablando con honestidad y sin imponer.

10. Factores externos

El estrés laboral o las inseguridades de uno mismo pueden incidir en la estabilidad de pareja. Cuando uno llega a casa exhausto, de manera involuntaria, paga la frustración con el compañero. Esto hace que las peleas se den con mayor asiduidad.

11. Momentos traumáticos

Algunos eventos traumáticos marcan nuestro camino. Un ejemplo puede ser el fallecimiento de un familiar. Con el fin de que el acontecimiento no afecte a la salud de la pareja, la persona afectada puede acudir a terapia con un especialista. Cabe destacar que habrá ocasiones en las que el psicólogo pida que el cónyuge también asista a las mismas.

12. Rutina

La monotonía puede desgastar la unión y hacer que la llama se vaya apagando poco a poco. Por ello, es bueno hacer actividades y planes juntos para salir de la rutina. Otra opción es probar experiencias nuevas.

13. Dependencia emocional

Cuando uno de los miembros de la pareja tiene la autoestima baja, se crea una relación de dependencia. Este estado emocional le hace dejar de ver las cosas con objetividad. Como consecuencia, el emparejamiento cae en picado.

Lee también: Síntomas de una relación de pareja desgastada

¿Cómo resolver los problemas de pareja?

Todo en la vida tiene solución siempre que se desee resolver el problema. En el caso de los problemas de pareja, existen unos consejos que ayudarán a que la convivencia sea como la antes.

1. Aprender a escuchar es esencial para que la comunicación sea buena y se llegue a un entendimiento.

2. Destinar un tiempo concreto al cónyuge para hacer cosas juntos o para cuidarle también es importante.

3. Usar la empatía en los momentos de crisis hará que te pongas en el lugar de la otra persona y aprendas a respetar sus opiniones y pensamientos.

4. Dejar de lado los gritos por tener un diálogo, igualmente, es fundamental para resolver los problemas de pareja.

5. Hay un dicho que dice que “para ser feliz hay que compartir”. El aprender a compartir mejorará la relación.

6. Expresar los sentimientos, además de liberarte, hará que la otra persona se sienta amada. Por tanto, empieza a decir “te quiero” con más asiduidad.

7. Dividir los gastos es otro consejo que permitirá que la relación sea más sana ya que una persona sola no cargará con la responsabilidad de las cuentas.

8. Hacer las cosas en consenso es una buena táctica para poder resolver los problemas de pareja.

9. Entablar relaciones sexuales es otro consejo que ayuda a limar asperezas.

Cada emparejamiento tiene que encontrar cuál es el método que les permitirá mantener una buena comunicación. Pueden ser reglas comunes o un ‘contrato’ de pareja. Sea cual sea, lo fundamental es que el amor prevalezca por encima de cualquier vicisitud.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Sin duda alguna, el amor es una parte fundamental y súper importante en nuestras vidas. Este...

Tras haber vivido diversas decepciones amorosas, en ocasiones, el pesimismo se apodera de nosotras...

Las palabras pueden tener tanta fuerza como un gesto e incluso más. Es por ello que hacerle...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.