Las preguntas trampa en una entrevista de trabajo más frecuentes

Dinero y Carrera  / 

Quien ha pasado por una entrevista de trabajo sabe cómo se las gastan los de recursos humanos de las empresas. Aunque parezca que muchas de las cuestiones que plantea el entrevistador tienen como finalidad tumbar al candidato, lo que realmente quiere ver es cómo reacciona ante determinadas situaciones. Por eso es importante saber cuáles son las preguntas trampa en una entrevista de trabajo, esas que tienen doble intención y para las que muchas veces no estás preparada.

10 preguntas trampa en una entrevista de trabajo y cómo responderlas

1. ¿Por qué quiere cambiar de empresa/de trabajo?

Es la reina de las preguntas trampa en las entrevistas de trabajo. No hay proceso de selección en el que no tengas que contestarla. Con esta pregunta, lo que realmente quiere saber el entrevistador es lo que busca el candidato en una empresa y cuál es su grado de compromiso.

Así que para superarla con éxito, siempre debes dar una respuesta positiva, del tipo:

  • “Estoy buscando nuevos retos”.
  • “Quiero aprender cosas nuevas”.
  • “Quiero crecer como profesional”.
  • “Necesito asumir nuevas responsabilidades”.
  • “Siempre he querido trabajar en esta empresa”.

Sé sincera, pero nunca dejes entrever que solamente estás interesada en esta oportunidad laboral porque quieres ganar más dinero (puede que sea cierto, pero no por eso tienes que decirlo).

2. ¿Qué motivos hicieron que dejara su puesto de trabajo anterior?

Probablemente, el entrevistador quiera saber si te despidieron y los motivos. Escoge una respuesta que no te haga quedar mal. La contestación puede ser similar a las anteriores. Lo que no debes hacer nunca es hablar mal de la empresa en cuestión o de tus anteriores jefes, porque eso dará a entender que podrías hacer lo mismo con la compañía a la que estás optando.

3. ¿Cómo era la relación con su jefe?

Ya hemos dicho que nunca debes hablar mal de él para que el entrevistador no crea que harás lo mismo cuando te vayas de este trabajo (si finalmente lo consigues).

4. Lleva algún tiempo sin trabajar. ¿A qué se debe?

Si este es tu caso, no digas la verdad, que probablemente sea que has echado decenas de curriculums pero nunca te han llamado. Dale la vuelta a tu favor y suelta algo así como: “Quiero conseguir mi plan de desarrollo profesional y llevo tiempo buscando el empleo que me permita conseguirlo”.

Lee también: Las principales preguntas en una entrevista de trabajo

5. ¿Qué aficiones tiene?

Parece una pregunta inofensiva, pero no lo es. De hecho, es una de las preguntas trampa en una entrevista de trabajo. De los hobbies de una persona se puede sacar mucho de su personalidad. Si le gusta trabajar en equipo, si es competitivo, si le va el riesgo o si soporta bien la presión, por ejemplo.

6. ¿Cómo se definiría?

La percepción que tengas de ti misma es muy importante y por eso esta es una de las preguntas trampa en una entrevista de trabajo. Llévala preparada, pues si no respondes el entrevistador podría pensar que tienes un problema de personalidad. Además, en la medida de lo posible, debes evitar las respuestas demasiado generales.

7. ¿Qué sabe de nuestra empresa?

Ya hemos dicho en más de una ocasión que a las entrevistas de trabajo hay que ir preparados, y eso incluye documentarse sobre la compañía.

8. ¿Por qué quiere trabajar para nosotros?

Hazle saber que es ahí donde quieres crecer como profesional. Para no pillarte los dedos, puedes decir: “su compañía ofrece muchas posibilidades”, “este trabajo cumple todas mis expectativas” o “el puesto encaja perfectamente con mi experiencia”.

9. ¿Qué puede aportar a nuestra empresa?

¿Estabas esperando para poder listar todas tus habilidades y aptitudes? Este es el momento idóneo. Prepara un breve discurso en el que expliques qué puedes hacer tú por la empresa.

Aprovecha para exponer casos de éxito que hayas liderado o en los que hayas tenido un papel importante. Una frase comodín podría ser: “Este puesto se adapta perfectamente a mis habilidades, lo que me convierte en un empleado muy valioso para esta empresa”.

Al final, lo que se trata es de hacer ver al entrevistador que su empresa te necesita más a ti que tú a ella.

10. ¿Le gusta trabajar en equipo?

La mayoría de las empresas esperan un sí por respuesta. Se supone que una persona que sabe trabajar en equipo es más productiva.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Hay que ahorrar, hay que ahorrar, hay que ahorrar… Ese mantra resuena en nuestras cabezas desde que...

¿Te estás planteando trabajar desde casa? Ya sea porque has decidido ponerte por tu cuenta o porque...

Estudiar ya es de por sí un trabajo a jornada completa. Entre las clases, los exámenes y las...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.