Portugal en invierno: razones para visitarlo y destinos

Ocio  / 

Que las vacaciones se reserven principalmente para verano no es una coincidencia. Las temperaturas más altas permiten disfrutar tranquilamente de los destinos elegidos sin la carga de abrigos y paraguas, además que las fotos en días soleados siempre salen más bonitas. La excepción puede estar aquí al lado. Visitar Portugal en invierno presenta una oportunidad única de conocer este país.

Si excluimos la posibilidad de broncearnos en las arenas lusas, visitar Portugal en invierno puede tener más ventajas que hacerlo en los meses más calientes y te contamos por qué.

Por qué visitar Portugal en invierno

Temperaturas

Con un clima mediterráneo, las temperaturas de Portugal en invierno son similares a las de primavera en muchos destinos europeos.

Lisboa difícilmente presenta una temperatura mínima inferior a 8ºC y durante el día la media de máxima es de 14oC. Los días en los meses más fríos suelen seguir bastante soleados y la posibilidad de lluvia es baja.

temperatura en invierno en Lisboa, Portugal

Más a sur, en Algarve, las temperaturas suelen oscilar entre los 9oC de mínima y 14oC de máxima, pero no es raro encontrar días con 20oC incluso en invierno en esta región.

El norte es la zona más fría y con más lluvia de Portugal en invierno. Oporto, por ejemplo, presenta una media de 14oC durante el día pero este valor puede caer hasta los 0oC por las noches, presentando así una amplitud térmica más pronunciada.

¿Y nieve?

En Portugal solo podrás encontrar nieve en las regiones montañosas más interiores del centro y norte del país. Exceptuando las montañas, los pueblos con más nieve son justamente aquellos más cerca de la frontera con España.

Más barato

Invierno es sinónimo de época baja, por lo que lo que todo se vuelve más barato, turísticamente hablando. No solo los hoteles tienen precios más atractivos, como muchos restaurantes dejan de ofrecer los menús turísticos más dispendiosos y de menor calidad y podrás disfrutar de los mismos sabores y precios de los nativos. Muchos museos y atracciones siguen también esta tendencia, presentando reducciones durante los meses de invierno.

Y si quieres ir de compras, finales de diciembre es el momento de hacerlo ya que las tiendas empiezan con las rebajas.

Menos gente y colas

Como hay menos turistas en Portugal en invierno, difícilmente encontrarás colas para entrar en los museos y atracciones principales en el país. Es también la oportunidad para sacar fotos a los bellos monumentos que aquí encontrarás sin estar rodeada de gente.

Sentir cómo viven los nativos

Si quieres entender cómo viven los portugueses y disfrutar de la cultura de este país, nada como visitar Portugal en invierno. Desaparecen los camareros intentando coger la atención de los visitantes en las calles, los distribuidores de panfletos con anuncios a atracciones y viajes de transportes y los vendedores de recuerdos a cada rincón. Solo queda la vida y paisajes cotidianos de los portugueses.

La gastronomía

Los días de frío invitan a comidas y tapas más tradicionales en Portugal, como sus chorizos, quesos de la sierra y buenos vinos. Los amantes de la gastronomía encuentran así en invierno la mejor ocasión para visitar este país.

Qué visitar

Trás-os-Montes

Trás-os-Montes, Portugal

Es durante los meses más fríos que el nordeste portugués se vuelve más atractivo. Además de varios pueblos cubiertos de nieve, sus bajas temperaturas invitan a una estancia en una de las muchas casas rurales para alquilar. Aquí podrás disfrutar de la tranquilidad y tradición de las pequeñas aldeas entre las montañas y del placer de una chimenea y manta calentita en las casas típicas de la región.

Además, entre Navidad y Carnaval empiezan varias fiestas y celebraciones en la región para conmemorar el nuevo ciclo de la naturaleza, con tradiciones centenarias. Por ejemplo, si estás por el nordeste portugués en febrero, no puedes perderte los famosos caretos de Podence, una celebración del carnaval ancestral con sus trajes misteriosos y típicos.

Lee también: Lugares que ver en Portugal imprescindibles

Algarve

inverno no Algarve, Portugal

Puede que la temperatura y olas del mar en invierno no sean muy atractivas, pero eso no significa que no puedas disfrutar de Algarve en invierno. Los días soleados y con temperaturas amenas invitan a tranquilos paseos por las playas y a disfrutar de las vistas de las escarpas en la región.

Además, es el momento perfecto para disfrutar de actividades al aire libre siempre petadas en los meses de verano, como hacer kayaking o explorar de barco la costa y sus cuevas.

Lisboa

Inverno en Lisboa, Portugal

Con poca lluvia, temperaturas amenas y mucho sol y luz, invierno es la estación perfecta para disfrutar de la capital portuguesa sin agobiarse por multitudes de turísticas.

Además, difícilmente encontrarás colas para entrar en los monumentos y museos principales de la ciudad. Lo que es mejor, la luz más cálida que en verano que inunda la ciudad en los meses más fríos ofrece oportunidades únicas para fotos bellísimas.

Relacionado: Los mejores hoteles en Lisboa para que tu visita sea única

Serra da Estrela

Serra da Estrela, Portugal

Y si además de disfrutar del sol y buen tiempo también quieres ver nieve, podrás hacerlo en la región de Serra da Estrela. En esta zona tendrás la oportunidad de practicar deportes de invierno y de probar comidas típicas como el queijo da serra.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las amigas que son de verdad valen su peso en oro. Es por ello que se las considera verdaderos...

Las fiestas o verbenas son un buen momento para reunirse con los amigos y familiares y disfrutar de...

Jugar con los colegas y echarse unas carcajadas es maravilloso. Son esos momentos que se disfrutan...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan