Plantas artificiales, ¿sí o no?

Decoración, Hogar  / 

Hoy en día es casi imposible distinguir las plantas artificiales de las naturales. Atrás quedaron aquellas plantas de plástico horrorosas y nada realistas que acumulaban polvo en los escaparates de los bazares.

El látex y la silicona han llevado a las plantas artificiales a otro nivel. Son tan realistas que hasta tienen un tacto similar al de la planta natural que imitan. Para lograrlo se utilizan moldes de las plantas y flores reales. Como el látex es un producto muy maleable, se consigue incluso plasmar detalles tan identificativos como las venas de las hojas, el color de las flores, sus imperfecciones o las desigualdades de los contornos.

Ventajas de las plantas artificiales

Si te gustan las plantas, pero no tienes tiempo para cuidarlas, las plantas artificiales pueden ser la solución. De hecho, tienen algunas ventajas con respecto a las naturales:

  • En tu casa será siempre primavera, porque lucirán igual de bonitas haga la temperatura que haga.
  • No necesitan sol, por lo que no tienes que preocuparte de colocarlas cerca de la ventana o en una habitación que dé al sur.
  • No les afectan los cambios de tiempo.
  • Son resistentes a las condiciones climatológicas adversas. Aunque las dejes fuera, aguantan bien el viento, la lluvia y el granizo.
  • Te olvidarás de tener que regar.
  • No se marchitan.
  • Decoran lo mismo que las plantas naturales.
  • Las hay de todas las formas, colores y tamaños.
  • No crecen, así que no tendrás que trasplantarlas de maceta ni podarlas.
  • Te olvidarás de los insectos, plagas y hongos.

Desventajas de las plantas artificiales

¿Cuál es la parte mala de las plantas artificiales?

  • Acumulan bastante polvo, por lo que hay que limpiarlas a menudo.
  • La intensidad de los colores no es tan viva como las de las flores y plantas naturales.
  • No huelen. Aunque hay que decir que ya empiezan a vender flores artificiales perfumadas, pero no es lo mismo.
  • En ocasiones son más caras que las naturales. Se nota, sobre todo, en las que llevan flores fabricadas con seda.
  • Dependiendo del material, pueden acabar deshilachándose.
  • Hay que tener mucho cuidado con dónde se compran, pues algunas pueden ser tóxicas e incluso inflamables.
  • No absorben el dióxido de carbono ni producen oxígeno.

¿Plantas artificiales o naturales? Cómo elegir la más adecuada

¿Sigues dudando entre plantas artificiales y naturales? Para elegir la más adecuada, debes tener en cuenta tus necesidades y tus habilidades como jardinera.

¿Dónde vas a colocarlas?

La ubicación de las plantas es fundamental, pues las hay que necesitan mucha luz, pero otras requieren sombra. Así que, por ejemplo, si quieres colocar un cactus en un baño sin ventana o en una habitación que dé al norte, lo mejor es optar por una planta artificial. Lo mismo si te apetece tener un aloe vera y el hueco disponible está delante de un gran ventanal que dé al sur.

Luego están las especies que no se dan bien en espacios interiores, como es el caso de las orquídeas. ¿Te encantan pero siempre se te mueren? Hay réplicas artificiales muy realistas.

¿Cuánto tiempo estás en casa?

Del mismo modo, debes ser consciente del tiempo que pasas en casa. Una planta natural requiere unos cuidados que no vas a poder darle en una vivienda que solo usas los puentes y las vacaciones (riegos, podas, trasplante de macetas, etc.). O si tu trabajo requiere que pases muchos días fuera de casa.

Las flores artificiales hay que limpiarlas, pero tampoco pasa nada si no lo haces durante varios días. En cambio, la mayoría de las naturales se mueren si no las riegas.

¿Quieres crear un rincón acogedor?

Si aparte de decorar, quieres crear un rincón acogedor con colores bonitos y aromas agradables, la única opción son las plantas y flores naturales. Aportan una calidez difícil de conseguir con las artificiales. Además, purifican el ambiente, algo muy importante.

Mezcla plantas artificiales con naturales

Otra opción es mezclar plantas artificiales y naturales. Además de ser tendencia, te ofrece lo mejor de ambos mundos. Puedes optar por plantas naturales fáciles de mantener y hacerte con una réplica artificial de aquellas especies que requieran más cuidados o que no sean aptas para el clima de tu ciudad. ¿Qué te parece?

Compartir
deja tu comentario
Taboola
Artículos Relacionados

Siempre que voy a comprar ropa, los ojos se me van a las prendas de color blanco. Ahí, puestas en...

Tejidos delicados, puntillas de encaje, adornos frágiles… A la hora de lavar la ropa interior hay...

Si hay un electrodoméstico que siempre debe estar limpio y desinfectado es la nevera. Piensa en que...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.