Pintarse las uñas durante el embarazo: ¿sí o no?

Mamá  / 

Durante el período de gestación de un bebé el sistema inmunitario de la mamá está más débil por lo que incluso actividades sencillas pueden influir en su salud y en la de su hijo. Es el caso, por ejemplo, de pintarse las uñas durante el embarazo. Este gesto sencillo levanta mucha polémica y divisiones entre científicos y mamás sobre si los químicos utilizados podrán causar daño al bebé o no.

La absorción de químicos dañinos por las uñas es tan mínima o inexistente que no causa dudas o recelos. Sin embargo, la inhalación de algunos ingredientes de los esmaltes y quitaesmaltes sí puede tener consecuencias y merecen atención. Te contamos todo.

¿Es recomendable pintarse las uñas durante el embarazo?

Sí, desde que sea esporádicamente y no se aconseja más que una vez a la semana.

Algunos químicos utilizados en la producción de los esmaltes liberan vapores que al ser inhalados por la mamá pueden tener consecuencias para el bebé.

El tolueno, por ejemplo, es un componente que ayuda a que el esmalte deslice fácilmente sobre la uña y, por eso, uno de los más comunes entre las diferentes marcas de esmaltes. Este compuesto químico libera vapores que cuando se inhalan en gran cantidad pueden resultar en defectos de nacimiento y problemas de desarrollo para el bebé. La exposición a este químico tiene que ser directa y prolongada para tener consecuencias graves por lo que pintarse las uñas durante el embarazo solo esporádicamente no representa un riesgo. Sin embargo, si trabajas como manicura o en salones de belleza, debes comentar tus preocupaciones con tu superior e intentar aumentar la ventilación de la habitación mientras dure el embarazo.

Entre los químicos a evitar encontramos también el formaldehído y el DBP (Dibutilftalato). En el primer caso, la exposición constante y en grandes cantidades a este compuesto químico puede aumentar el riesgo de cáncer, pero no parece tener efectos directos en el bebé durante el embarazo. Ya el DBP es uno de los compuestos más temidos por los efectos negativos que puede causar a los órganos humanos. Sin embargo, su utilización en productos de belleza, incluyendo esmaltes, está prohibida en la Unión Europea.

5 cuidados que hay que tener

1. Elige esmaltes sin tolueno

La forma más eficaz de evitar la exposición al tolueno es prescindir de productos que lo contengan. Lee con atención los rótulos de los botes de esmalte y opta por aquellos que en los que el tolueno no esté presente en su fórmula.

Lee también: Las 7 marcas de esmaltes hipoalergénicos con mayor colorido y aceptación

2. Aumenta la ventilación de la habitación

Prevenir es mejor que remediar por lo que incluso si has elegido un esmalte sin tolueno, no pierdes nada en aumentar la ventilación de la habitación donde hagas tu manicura, abriendo una ventana, por ejemplo, para reducir las probabilidades de inhalar vapores tóxicos.

3. No te soples las uñas

Llevar las uñas cerca de la boca para soplarlas e intentar acelerar su secado es un gesto casi automático que todas las que quieren pintarse las uñas durante el embarazo deben evitar. Al acercar el esmalte a la nariz y boca estarás aumentando las probabilidades de inhalar vapores dañinos, incluso en más cantidad que aquella a la que estás expuesta durante todo el acto de pintarse las uñas.

4. No te muerdas las uñas

Más que por el lado estético, debes evitar al máximo morderte las uñas o rascarlas con los dientes durante el embarazo, ya que podrás inhalar o tragar pequeños trocitos de esmalte cuyos químicos pueden afectar el embarazo si se consumen a menudo.

5. Esteriliza los materiales

Durante el embarazo la mujer tiene más tendencia a coger inflamaciones y hongos en áreas tan sencillas como las cutículas e interior de la uña. Los materiales que utilizas en casa no suelen aportar problemas ya que tienes control sobre su utilización y limpieza. Sin embargo, si prefieres hacer tu manicura en un salón de belleza, asegúrate que todos los instrumentos han sido debidamente esterilizados para evitar la acumulación de bacterias y posibles infecciones en las uñas.

 

Pintarse las uñas durante el embarazo no representa un problema desde que tengas en atención las fórmulas de los esmaltes y crees condiciones que reduzcan la inhalación de vapores tóxicos. Aprovecha este período para disfrutar de un look más natural y cuidado, dejando los esmaltes solo para ocasiones especiales y así estar segura de que tu belleza no interfiere con el bienestar de tu bebé.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Precio, ubicación, servicios, valoraciones de los huéspedes, estado de las instalaciones, calidad...

TDAH. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Llevabas años sospechando que tu hijo...

¡Ya estás en la semana 8 de embarazo! Felicidades, porque ya casi estás en el tercer mes. Tu bebé...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan