Piercing en la lengua: tipos, cuidados y consecuencias

Belleza  / 

En los últimos años, los tatuajes están muy de moda y a la orden del día. Esto ha hecho que nos hayamos olvidado de los piercings. Pero estos siguen muy presentes. Lo que pasa que ya están mucho más normalizados que años atrás, y por lo tanto no sorprenden tanto. Sin embargo, más de uno/a recordará el miedo que tuvo con 15 o 16 años cuando le pidió a sus padres para hacerse uño. Aunque sea uno de los menos se vea, el piercing en la lengua es uno de los que continua levantando muchas pasiones. ¿Será que tiene algo en particular que el resto de pendientes no tienen?

Tipos de piercing en la lengua

El piercing en la lengua, para algunos, es algo más que un pendiente o un adoro ya que lo consideran un elemento para usar como juguete sexual. Debes tener en cuenta que un pendiente en la lengua es cualquier perforación que se haga, ya sea de manera horizontal o vertical.

Para que tengas una idea más clara de lo que estamos hablando, te explicamos los diferentes tipos que existen.

1. Tradicional o central

piercing en la lengua central

El orificio en este tipo de pendientes se realiza de manera vertical en el centro de la lengua. De todos los tipos de piercing en la lengua, es el que menos se ve. También el que más se suele hacer la gente. Quienes lo tienen dicen que sirve para animar los encuentros íntimos. Otro punto a su favor es que está alejado de los dientes.

2. Viper o venom

Este tipo de piercing consiste en una doble perforación vertical en línea media de la lengua creando una simetría. A la hora de hacer el pendiente, es fundamental tener mucho cuidado para no traspasar un nervio o una vena. Es por eso que lo normal es realizarlo con cierta inclinación hacia la parte de afuera o de adentro. De esta forma, se evita correr dicho riesgo.

3. Frenillo, Marly o sublingual

El agujero, en este caso, se realiza en el frenillo de la lengua, de ahí su nombre, de manera horizontal. Cabe destacar que el frenillo es el tejido que une la lengua con el maxilar inferior.

4. Punta de la lengua

Todos aquellos piercings que se hacen dentro del primer centímetro de la lengua se incluyen en esta categoría. Al igual que ocurre con el viper, se deben aumentar las precauciones porque en esta área hay varias terminaciones nerviosas. Debido a este matiz, se recomienda colocar una barra cuando se va a efectuar la perforación, y una vez que ya está cicatrizado, ya se puede colocar un aro.

Si te decantas por este tipo de piercing en la lengua debes ser consiente de que cabe la posibilidad de que te lo enganches con los dientes dado que está muy cerca a ellos. Esto puedo ocurrir, sobre todo, cuando estás ingiriendo algún alimento.

5. Horizontal

La perforación horizontal atraviesa, literalmente, la lengua de un lado al otro de forma horizontal, como su nombre indica.

6. Surface

Muchas personas suelen confundir el piercing horizontal con el surface. En este caso, el surface no atraviesa la lengua de punta a punta como el anterior y los orificios son más superficiales. Puede que te cueste encontrar a personas con este tipo de pendiente y el anterior, ya que muchos profesionales se niegan a realizarlos porque es muy fácil atravesar un nervio o una vena. Si esto ocurriese, se podría ocasionar abundantes sangrados y deterioros definitivos  Es más, en muchas ocasiones, el organismo rechaza el pendiente.

Significado

Cuando alguien decide hacerse un piercing en la lengua, suele ser porque lo ha visto en otra persona y le ha gustado la idea. Pero detrás de esa perforación hay una historia. Para conocerla, hay que remontarse a los antiguos pueblos Mayas y Aztecas. Estos se hacían un agujero en la lengua cuando se hacían hombres como representación de valentía. Además, era el símbolo de no tenerle miedo ni al dolor ni a la muerte. Por lo tanto, para ellos tenía un valor espiritual.

En el pueblo aborigen Aranda de Australia aún en la actualidad se continúa llevando a cabo este ritual cuando se convierten en chamán. Lo que hacen los jóvenes es perforar sus lenguas con unas agujas finas como señal de que pueden soportar el dolor y son poderosos.

¿Duele hacerse el piercing?

Sí, hacerse un pendiente en la lengua duele, aunque no tanto como la gente se imagina. Sin embargo, no es tanto el dolor en el momento de la perforación, sino más la incomodidad de los días posteriores hasta que se cura, especialmente a la hora de comer. Asimismo, también se siente incomodidad al hablar, si se mantienen relaciones orales y en el caso de que se fume.

Lee también: ¿Duele hacerse un piercing en la nariz?

Cuidados a tener en cuenta

Lo primero que debes tener muy claro a la hora de hacerte un piercing en la lengua es el establecimiento. Este debe ser uno que cumpla que con todas las condiciones de higiene y certificados que garanticen que está autorizado a realizar ese trabajo.

Dicho esto, cuando estés en la tienda, presta atención a que el profesional se lave las manos con jabón que sea antiséptico. Tras eso, debe utilizar guantes que sean descartables y herramientas esterilizadas que sean de un solo uso. Asegúrate de que tu cuadro de vacunas, en relación al tétanos y a la hepatitis B esté en orden.

Con el pendiente ya hecho, es fundamental que te enjuagues el piercing y la lengua justo después de cada comida y antes de irte a la cama. Para esto, puedes emplear enjuague bucal antibacteriano que no contenga alcohol o utilizar una mezcla de sal con agua templada.

Se aconseja que no beses a nadie hasta que tu piercing esté curado, además de que no compartas objetos con otras personas en los que se puedas mezclar tu saliva con la de ellos como cubiertos o tazas.

Para evitar la incomodidad o dolor, no ingieras grandes pedazos de comida. Evita los alimentos y bebidas ácidas, picantes y saladas, así como las que sean calientes.

Después de tres o cuatro semanas, tu pendiente ya debería estar cicatrizado. Ante cualquier duda, acude al centro donde te lo realizaste.

Una vez que ya esté sanado, por las noches, quítate el piercing y cepíllate los dientes sin este.

Si durante el proceso de curación notas que se te hincha la lengua, tienes fiebre, te huele mal la boca, te sale algún sarpullido, sangras o tienes rojeces, acude de inmediato a un centro médico para que te evalúen.

Consecuencias

Estéticamente, un piercing en la lengua puede quedar muy bonito. También lo puedes usar como elemento erótico. Pero, a pesar de ello, debes tener en cuenta los riesgos que este pendiente te puede traer. Si tienes bacterias en tu boca y te haces uno, se puede formar una inflamación, además de una infección.

En lo que respecta a la lengua hinchada, esto puedo hacer que tengas problemas para respirar. Por otro lado, si padeces una enfermedad cardíaca, las bacterias pueden damnificar las válvulas de tu corazón.

Como ya mencionamos antes, al realizar el agujero, se puede ocasiona un sangrado importante si se perfora una vena o un nervio. También se puede dar el caso de que el pendiente se rompa dentro de la boca. ¿Cuál es la consecuencia de esto? Un posible atragantamiento.

Aunque te pueda parecer inverosímil, también cabe la posibilidad de que te muerdas los dientes al comer, dormir o hablar por culpa de la joya.

Por otra parte, personas con diabetes, dolencias autoinmunes o hemofilia, entre otras, pueden tener serios problemas de salud debido a las dificultades de cicatrización.

A todo esto, se suma que el piercing en la lengua puede complicar los trabajos de un dentista a la hora de hacer una radiografía, por ejemplo. Asimismo, puede aumentar las posibilidades de padecer dolencias como hepatitis B y C.

Por lo tanto, antes de realizarte un piercing en la lengua, ¡piénsatelo dos veces!

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

El cabello fino es un tipo de pelo que requiere cuidado especial, ya que este tiende a romperse con...

Durante muchos años, este tratamiento estuvo limitado a apenas algunos salones de belleza, pero...

Para una mujer coqueta, llevar la manicura hecha es imprescindible. El hecho de tener las uñas...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.