Piercing en el ombligo: todo lo que debes saber

Belleza  / 

A principio de los años 2000, hacerte un piercing en el ombligo era casi obligatorio. Todas las grandes celebridades los llevaban y era simultáneamente una forma de mostrar tu rebeldía pero que también eras moderna. Ahora que están normalizados se pueden apreciar como lo que son, una forma bonita de destacar el abdomen y una oportunidad más para jugar con tu estilo.

Aunque sean muy comunes hoy en día, si te estás planteando hacerte un piercing en el ombligo es normal que te surjan algunas dudas. ¿Valdrá la pena el dolor? ¿Hay riesgos? ¿Qué pasa si se infecta? Respondemos a tus preguntas para que estés segura de tu decisión.

Riesgos de hacerte un piercing en el ombligo

Infección

El mayor riesgo al que vas a enfrentarte es el de que tu piercing en el ombligo se infecte. Para evitarlo es importante que lo cuides muy bien hasta que cicatrice pero también que el profesional que te lo haga tenga una buena política de higiene.

El profesional deberá lavarse las manos muy bien y ponerse unos guantes. Si se lo tienes que recordar, quizá sea mejor buscar otro local. Antes de empezar, tu piel debe ser desinfectada con un antiséptico para garantizar que no hay gérmenes que se adentren en tu piel con la aguja.

Diabetes y sistema inmunitario débil

Si sufres de alguno de estos problemas, debes consultar con tu médico antes de hacerte el piercing y, si tienes su aval, comunicárselo también al profesional que te lo hará.

Tanto en un caso como en el otro, existe una mayor probabilidad de infección y el profesional tendrá que tener eso en cuenta.

Queloides

Los queloides son crecimientos exagerados del tejido cicatrizado que pueden tomar la forma de bultos. Cualquier persona los puede tener, pero si es común en tu familia tienes más probabilidades de que se forme uno cuando te hagas el piercing en el ombligo.

No dejes que esto te asuste, pero tenlo en cuenta.

Otros riesgos comunes

Estos riesgos son iguales para cualquier piercing que te hagas e incluso para los pendientes en las orejas.

Hablamos del peligro de desgarre si el pendiente se queda atrapado y de posibles alergias a los materiales con los que están hechos.

¿Duele mucho hacerlo?

piercing en el ombligo duele

Aunque normalmente le llamemos así, hay que aclarar que el piercing no se hace exactamente en el ombligo, sino en la piel que lo rodea.

En esa zona específica, no hay muchos nervios o sensibilidad, por eso la experiencia es muy similar a la de cuando te haces un pendiente en el lóbulo de la oreja. Sientes un punzar rápido, se pone el piercing y luego esa área queda un poco sensible e inflamada.

El dolor en sí mismo no tardará mucho en desaparecer, pero, tal como en el caso de los pendientes, podrá volver en los días siguientes si rozas o aprietas la zona todavía sensibilizada.

Hacerte un piercing en el ombligo duele menos que hacerte uno en la nariz, por ejemplo.

Lee también: ¿Los piercings en la oreja tienen significados?

Cómo cuidar un nuevo piercing de ombligo

Durante la primera semana es normal que notes alguna segregación de fluidos en el agujero, tal como pasa en las orejas. Si sigue por más tiempo será mejor que consultes un médico.

Mientras esté cicatrizando debes evitar usar ropa muy ajustada que frote o apriete el piercing. Viste ropa suelta y apuesta en pantalones con cintura elástica o baja.

Todos los días debes mirar como progresa la cicatrización para confirmar si el ombligo no está irritado, hinchado o la piel enrojecida. Intenta no tocarlo con tus manos, a menos que sea para lavarlo con agua y jabón antiséptico. Sécalo siempre con toques suaves y usa una toalla de papel que luego puedas tirar. Las esponjas de baño y las toallas pueden contener bacterias e infectarlo.

Por lo demás, solo hay que esperar. Lo único que debes tener en cuenta es el material del piercing cuando lo cambies. Evita los de níquel que provocan alergias a menudo.

Piercing del ombligo infectado. ¿Qué hago?

Como el piercing del ombligo implica dos agujeros en la capa superior de la piel, es más fácil que las bacterias se alojen ahí y que se infecte.

Si notas que está segregando pus, que se ha hinchado, está muy rojo y sensible, la piel a su alrededor está un poco descolorada o sientes picazón, es probable que esté infectado.

En este caso, debes siempre consultar con un médico, ya que si la infección es bacteriana puedes necesitar un antibiótico para curarla. Incluso si no son necesarios antibióticos, un médico te sabrá indicar cuáles son las mejores cremas para aplicar según tu caso.

No intentes quitarte el piercing antes de consultar con él. Que esté infectado no siempre significa que tengas que prescindir del piercing y, de hecho, en algunos casos es benéfico mantenerlo ya que permite la liberación del pus.

¿Puedo llevar un piercing en el ombligo durante el embarazo?

Totalmente, desde que ya esté cicatrizado.

La única diferencia es que tendrás que comprar piercings adecuados a tu estado. Es decir, piercings en los que puedes controlar y ajustar su largo para adaptarlos al crecimiento de tu barriga.

A medida que esta se expande, aumenta la distancia entre los agujeros del piercing. Al principio podrás llevar los normales, pero luego tendrás que remplazarlos ya que quedarán demasiado apretados.

Y, por supuesto, más que nunca debes elegir los que están hechos con materiales antialérgicos y sin contraindicaciones.

Piercings en el ombligo: ideas y modelos

Sabemos que la elección del piercing dice mucho sobre la personalidad de una persona. Si te gustaría hacerte un piercing en el ombligo y no sabes exactamente cuál elegir, te traemos algunas ideas para que te inspires.

¿Qué te parece este piercing doble y simétrico?

¿O prefieres uno más tradicional?

Para las que buscan algo original, un pendiente como este es una buena idea

O si quieres algo imponente, apuesta por un piercing con mucho brillo

Fuente: varatu_shop

Este es perfecto para las más discretas, que aún así tienen un toque rebelde

¿Qué te parece esta idea con las rosas? Es super femenina

Recuerda que tu piercing es una forma de enseñar tu personalidad

Fuente: bodyj4you

¿Qué tal este para las más supersticiosas?

Fuente: ila_tattoo

Para las amantes de la naturaleza y los animales este pendiente es muy original

Fuente: bodycandy

¿Y qué tal tener un piercing de cada color e ir cambiando según el día?

Si un piercing no es suficiente, ¿por qué no hacerte dos?

Si lo tuyo son las joyas y el brillo, este resaltará tu personalidad

Fuente: varatu_shop

¿Qué te parece la mezcla de dorado y plateado?

Para las más románticas, este piercing de corazones es perfecto

¿No te animas a hacerte uno sola? ¡Convence a tu mejor amiga!

Fuente: fabioclak

¿Te sientes más segura ahora para hacerte un piercing en el ombligo? El miedo por las infecciones es normal, pero este riesgo está presente para todos los tipos de piercing, incluso para aquellos en las orejas.

Desde que tengas cuidado durante el período de cicatrización, todo saldrá bien.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las uñas acrílicas son la manicura del momento. Desde Rihanna hasta Kylie Jenner, son varias las...

Muchas veces por falta de tiempo, experiencia o por no saber de la existencia de muchos peinados...

Hacerse un piercing en la oreja es algo cada vez más común y a nadie le choca que se lleve esta...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan