¿Hacerse un piercing en el ombligo duele?: ¿Sí o no?

Belleza  / 

Hacerse un piercing en el ombligo ya es algo normal y son muchas las mujeres y chicas que lo llevan. Sin embargo, como con cualquier pendiente, hacértelo implica punzar la piel y además en la zona del ombligo que parece desde luego demasiado sensible. Pero, si tantas mujeres lo llevan, es normal que te preguntes si hacerse un piercing en el ombligo duele o, por lo menos, si duele mucho. Nosotras te traemos la respuesta.

¿Hacerse un piercing en el ombligo duele?

A pesar de su posición en el cuerpo, hacerse un piercing en el ombligo duele más o menos lo mismo que hacerte un pendiente en el lóbulo de la oreja.

En realidad, el piercing no se hace en el ombligo en sí mismo, sino en la piel a su alrededor. En esta zona específica no hay muchos nervios, por lo que tiene muy poca sensibilidad.

Tal como en el caso de un pendiente en el lóbulo, sientes un punzar rápido, se pone el piercing, y luego la zona queda un poco dolorida e inflamada. Este dolor desaparecerá poco a poco y, si no hay problemas y todo va bien, solo lo sientes cuando rozas o aprietas esa zona durante el período de cicatrización cuando todavía está sensible.

Lee también: Cómo reconocer un piercing en el ombligo infectado

¿Qué piercings duelen más?

Piercing en el hélix interno de la oreja (Daith)

Piercing en el hélix interno de la oreja (Daith)

Este es uno de los piercings más dolorosos debido a su posición y al espesor del cartílago.

Está situado en una zona de difícil acceso para el profesional y tarda más en hacerse porque este tiene que tener mucho cuidado para hacer la perforación correctamente. El hecho de que el cartílago sea más grueso y duro en el hélix interno también dificulta su aplicación.

Piercing microdermal o intradérmico

Piercing microdermal o intradérmico

Este tipo de piercing es diferente de los demás porque es en realidad un implante. Mientras que en los demás hay un punto de entrada y uno de salida, en este el piercing queda plano sobre la piel.

Hay varias técnicas para hacerlo, pero en todas se implanta una base bajo la piel y solo una pequeña parte queda en la superficie para permitir atornillar la joya.

Se puede hacer en cualquier parte del cuerpo, aunque no esté recomendado en las manos, pies y muñecas por la cercanía de las articulaciones y venas.

Piercing en el pezón

Los pezones son extremamente sensibles, lo que explica que sea una de las áreas más dolorosas de perforar.

Además, hay que tener en cuenta que, durante el período de cicatrización cuando todavía están muy sensibles, los pezones siguen reaccionando a la temperatura o a la excitación sexual y este cambio entre tejidos suaves y tiesos también resulta doloroso.

Piercing industrial

Piercing industrial

El piercing industrial está considerado como uno de los más dolorosos porque supone dos perforaciones en simultáneo en el cartílago que luego quedan unidas por una sola joya.  Cada perforación individualmente no es dolorosa, pero dos al mismo tiempo en un espacio tan reducido como la oreja resulta en el doble del dolor. Asimismo, el piercing que une las dos queda atravesado en la oreja y más susceptible a roces o toques.

Piercing genital

Los piercings genitales son sin duda los más dolorosos por la extrema sensibilidad de la zona. Esto vale tanto para hombres como para mujeres, independientemente de dónde se sitúe el piercing en el área.

La buena noticia es que el dolor, aunque sea intenso, es muy rápido por la facilidad en penetrar los tejidos genitales.

Y ¿qué piercings duelen menos?

Piercing en el lóbulo de la oreja

Piercing en el lóbulo de la oreja

Este es el tipo de piercing más común en el mundo ya que la gran mayoría de las mujeres de todas las edades suelen hacerlo para llevar pendientes.

El lóbulo no tiene cartílago ni nervios por lo tiene poca sensibilidad y es muy fácil de punzar. Es también uno de los piercings más rápidos en cicatrizar. Si no hay problemas y lo cuidas adecuadamente, puede completar su cicatrización en tan solo 6 semanas.

Piercing en el ombligo

piercings que menos duelen: ombligo

El piercing en el ombligo duele aproximadamente lo mismo que uno en el lóbulo por lo que está prácticamente lado a lado con este en lo que toca al dolor.

Tal como en el caso del lóbulo, la zona donde se aplica tampoco tiene cartílago ni nervios por lo que el punzar podrá ser incómodo o inesperado, pero no necesariamente doloroso.

Piercings en los labios

piercings en los labios

Esto podrá sorprenderte, pero los piercings en los labios están en el top 3 de los menos dolorosos, aunque no lo parezcan. La verdad es que esta zona es bastante carnosa y tierna, tal como en los lóbulos y la perforación es muy rápida.

Nostril piercing

Nostril piercing

Aunque sea conocido por su nombre en inglés, este no es más que el piercing en la aleta de la nariz.

Es más doloroso que los piercings anteriores una vez que es necesario punzar el cartílago. Sin embargo, el dolor es bastante fácil de tolerar, aunque puedas quedarte con lágrimas en los ojos y ganas de estornudar.

 

Hacerse un piercing en el ombligo duele porque cualquier piercing implica una perforación y hay siempre hay dolor incluido. Sin embargo, no duele tanto como lo que podrías esperar. La intensidad del dolor varía mucho dependiendo de la sensibilidad de la zona donde te haces el piercing y de cuáles son los tejidos perforados.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Llevar las uñas acrílicas decoradas es casi una obligación. Es verdad que quedan preciosas...

Es importante llevar protector solar todos los días para proteger la piel y prevenir los signos de...

Los ojos marrones son calientes y profundos, pero no siempre fáciles de destacar en un maquillaje....

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan