Qué es el phubbing y qué consecuencias tiene

Pareja  / 

La tecnología irrumpió con fuerza en las últimas décadas y lo hizo para quedarse. Cada vez es más común ver a niños jugando con una tablet o con un teléfono. Estos prefieren la tecnología a jugar con una pelota o correr con los amigos por la calle. Lamentablemente, ya existen muchas personas que tienen adicción al teléfono y/o demás dispositivos electrónicos, lo que provoca que el phubbing aumente día tras días.

Qué es el phubbing

El phubbing o ningufoneo consiste en ignorar a las demás personas e incluso al entorno donde se está por centrarse en cualquier dispositivo electrónico. Este puede ser un móvil, un portátil o una tablet, entre otros. El término viene del inglés del vocablo phone, teléfono, y snubbling, despreciar a alguien. Cabe destacar que las personas que se sienten rechazadas por su interlocutor por estar pegado a la tecnología, experimentan un desprecio o ignorancia por su parte. De ahí la palabra que define esta práctica.

Desde el punto de vista psicológico, lo que lleva a una persona al phubbing es, obviamente, el enganche a la tecnología.

Consecuencias

Las consecuencias del phubbing son diversas y estas ya se han hecho patentes en la sociedad. Por un lado, el ningufoneo produce que la persona se aísle del mundo. En consecuencia, el resto de familiares y/o amigos optan por quedar cada vez menos con esta, lo que provoca una vida social nula. En consecuencia, las relaciones interpersonales son muy malas.

Por otro lado, el ningufoneo también tiene un efecto negativo sobre la salud mental debido a la adicción que se padece y todo lo que conlleva la dependencia nociva a algo.

Por culpa del phubbing, la relación de pareja también se puede debilitar, así como el bienestar individual de cada miembro. El dejar de tener contacto físico, charlas y vivir momentos juntos por la necesidad de estar pegado a un dispositivo, reduce la calidad de la unión, pudiendo provocar depresión y problemas de pareja a medio-largo plazo. Uno de los motivos de ello es la falta de atención del uno por el otro o la desconfianza de ver que tu pareja está siempre pendiente del móvil, lo que puede hacer que piense que le estás siendo infiel.

Lee también: Los problemas de pareja más habituales y cómo resolverlos

Cómo saber si practicas el ningufoneo

Seguro que te has enfadado o has discutido con algún allegado porque cada vez que estáis juntos le presta más atención a sus dispositivos electrónicos que a ti. Pero, ¿te has parado a pensar que, tal vez, tú también lo haces?

Para saber si tú también te has dejado atrapar por esta tendencia, no te pierdas la próxima lista. En el caso de que hagas más de tres puntos, sin lugar a dudas, tú también practicas el ningufoneo.

  • Te horroriza quedarte sin batería
  • Cada cinco minutos miras el móvil, aunque no haya sonado
  • Chequeas el teléfono con la excusa de ver la hora y tras 10 segundos ya no te acuerdas de qué hora era
  • Aunque vivas cerca de tus familiares y amigos, charlas más con ellos por el móvil que a la cara
  • Si estás en un lugar donde no puedes tener el teléfono, te desesperas
  • Has ido a algún show sólo por subirlo a las redes sociales
  • Cuando te despiertas, lo primero que haces es mirar el móvil
  • Antes de irte a dormir, lo último que haces es comprobar el teléfono
  • Si estás sin red, te pones muy nerviosa
  • Siempre que tienes unos minutos libres, lo primero que haces es verificar el móvil
  • Cuando te quedas sin teléfono, te preocupa que alguien te haya contactado y no hayas podido responder

Cómo evitar el phubbing

Aunque todas tenemos un teléfono y demás dispositivos electrónicos, algunas personas lo usan en exceso. Y claro, esto no es bueno para la salud. Para empezar a combatirla, en primer lugar debes reconocer que tienes un problema y que debes ponerle solución a este.

Una vez que lo reconozcas comienza por ir dejando el teléfono por pequeños periodos de tiempo. Otra técnica muy útil es poner el móvil en silencio o incluso apagarlo cuando estés con tus familiares y amigos. La idea es que empieces a olvidarte de tu smartphone y que no lo tengas presente a todas horas.

Cuando estés desayunando, comiendo o cenando también debes apartar el teléfono lo máximo posible. Así te centrarás en lo que estás haciendo y empezarás a quitarte el enganche que tienes a tu aparatito.

Desactivar las notificaciones de las aplicaciones y silenciar los grupos de Whatsapp ayudará a reducir tu dependencia por el teléfono. Como el móvil no estará sonando ni vibrando todo el rato, solo lo mirarás cuando sea algo realmente importante.

Acudir a terapia con un profesional puede ser otra opción muy buena para evitar el phubbing.

A pesar de que las tecnologías nos dan acceso a mucha información, debemos saber usarlas correctamente y en su justa medida. Todo en exceso es malo. Por tanto, entrégate a una charla entre amigos, disfruta de un atardecer con tu pareja o de un paseo por la playa sin mirar el teléfono. Al fin y al cabo, estos son los placeres de la vida y nunca pueden ser substituidos por un móvil.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Tus amigos y familiares ya saben que te vas a casar, pero el anuncio oficial llega cuando entregas...

Como dice el dicho popular, la música amansa a las fieras. Qué sería de nosotras sin esas canciones...

Para que una pareja mantenga una relación feliz y las dificultades de la vida no tomen...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.