Cómo reconocer y tratar con personas tóxicas

Bienestar, Salud  / 

A lo largo de nuestra vida, todas buscamos el bienestar físico y mental. Le damos importancia nuestra alimentación, intentamos nuevos trucos para recudir el estrés y disfrutar más de la vida, pero tendemos a olvidarnos de algo muy importante: que no siempre el problema está en nosotras. A veces, la cercanía de personas tóxicas es todo lo necesario para desequilibrar nuestras vidas y nuestra salud mental.

No siempre es fácil reconocer estas personas, quizá porque la mayoría de las veces son personas que creemos que son nuestras amigas y las emociones no nos dejan ver sus verdaderos colores. Pero cuando las reconocemos, ¿qué hacemos? ¿Quitar de nuestra vida a alguien que nos gusta y queremos? En casos más extremos, es posible que esta sea la solución, pero no es la única. Te contamos cómo reconocer a estas personas tóxicas y cómo tratarlas.

Cómo reconocer personas tóxicas

Son narcisistas

Las personas tóxicas solo se preocupan con ellas mismas. Incluso si no tienes ninguna entre tus amigos, seguramente que ya has conocido gente así. Gente que aprovecha cualquier situación para volverse el centro de la atención. ¿Estás triste porque has roto con tu novio? No importa, ellas se lo pasaron peor que tú en una situación idéntica y te lo van a contar para que desvalorizar tus propios sentimientos. ¿Estás enferma? ¡Qué va! Ellas sí lo pasan o lo pasaron mal, lo tuyo no es nada.

Son manipuladoras

manipuladoras

Las personas tóxicas tienen un talento especial, consciente o inconsciente, para hacerte sentir como si les debieras algo. Y siempre lo hacen parecer como si estuvieran pensando en ti y te están intentado ayudar. Tus sentimientos no les importa mientras alcancen su objetivo.

Normalmente, estas personas intentan que soluciones sus problemas y las ayudes a recuperar su equilibrio emocional. Te hacen sentir pena por la situación y como si fueras la única que las puede ayudar, pero en realidad, no mueven un dedo para hacer o mejorar lo que sea. Esa es tu función y si no la logras, la culpa es tuya de su infelicidad.

No asumen sus errores

Nunca es su culpa. ¿Vuestra amiga en común se ha ofendido cuándo la ha llamado gorda? La culpa es suya que no entiende una broma o no le gusta escuchar las verdades. ¿Su novio es un tonto? La culpa es tuya que no la has avisado. ¿Su jefe le ha llamado la atención por algo que ha hecho mal? La culpa es del jefe que no entiende nada, o del colega que no la ha ayudado, o de la limpiadora que la ha distraído mientras hacia su trabajo, o del supervisor que no ha explicado bien la tarea, etc.

Nunca piden disculpas

Esta característica es una consecuencia de la anterior. Si no asumen sus errores, ¿cómo van a pedir disculpas? No, es más probable que las personas tóxicas mientan o cambien la historia de tal forma que nunca sienten necesidad de disculparse por algo.

Juzgan todo y todos

Más que juzgar, el problema de las personas tóxicas es que sus juicios son siempre negativos. Hablan mal de todos y les encantan los cotilleos, desde que la persona en cuestión no esté ahí para defenderse.

Sin embargo, tampoco tienen cualquier problema en criticarte a ti directamente. Lo que haces, lo que vistes, cómo hablas, tus amigos, tu familia… Pero cuando la crítica es directa, siempre lo hacen sutilmente. No tanto para que no lo notes y no te duelan las críticas, sino lo suficiente para que no parezca un ataque y más bien preocupación de amiga.

Te ponen defensiva

Las personas tóxicas tienen el don de hacernos sentir como si nos tuviéramos que justificar delante de ellas. Nos hacen defender nuestras actitudes, relaciones, trabajos, todo, como si tuviéramos miedo de su crítica.

Estarán a tu lado para lo malo, pero no para lo bueno

Las personas tóxicas se alimentan de la negatividad. Estarán ahí a tu lado para escuchar tus problemas, haciendo comentarios malignos que acentúen tu dolores y preocupaciones, aprovechando la situación para hablar mal de otras personas para que parezcan que solo ellas son buenas amigas y están ahí a nuestro lado. Sin embargo, en el momento en el que estamos felices y contentas… ni verlas. O si las ves, será para decirte que la felicidad no dura o para encontrar algo menos positivo en lo que concentrarse y volver un problema.

Lee también: Consejos para lograr ser mejor persona día a día

Cómo tratar con personas tóxicas

Descubre por qué eres la víctima

Descubre por qué eres la víctima

¡Ojo! Tener personas tóxicas a tu alrededor o que te traten mal no es culpa tuya. Sin embargo, conociendo sus características, puedes evaluar tu propia situación y estado mental e intentar entender por qué eres una de sus “víctimas”.

¿Por qué tienes miedo de hacer algo que no les guste? ¿Por qué sigues pasiva delante de sus críticas? ¿Por qué sigues pidiendo su opinión, aunque sepas que la suya es una vía negativa? Cuando te auto-analizas y descubres la razón, el hechizo de las personas tóxicas se deshace.

Define los límites

Puedes seguir siendo amiga de una persona tóxica y apoyarla en sus momentos más difíciles, desde que sepas imponer tus límites. Estas personas prefieren disfrutar de su estatuto de víctima y de la atención extra que encontrar soluciones para sus problemas y si no les pones freno, te inundarán la vida con su negatividad.

Imagina la siguiente situación: tu amiga tóxica te está contando sus problemas mientras fuma y te echa el humo directamente en la cara. El primer cigarrillo lo aguantas porque quizá la pobre no se esté enterando entre sus lágrimas. Al segundo es probable que ya le digas algo, que pare con el humo y con la tristeza y que debe ver las cosas por de otra perspectiva. Al tercer cigarrillo, ¡ya basta!, que tu salud está por delante de sus llantos.

Expresa tus sentimientos

Esto es particularmente importante frente a sus juegos de manipulación. ¿Te están pidiendo un préstamo porque está mal, pero tú tampoco estás bien financieramente? Díselo. No intentes solucionar sus problemas y ponerte a ti en situaciones incómodas. Tus sentimientos y tu bienestar están por encima de los suyos. Si te siguen presionando, no cedas y no demuestres dudas. Si notas que están entrando en el papel de víctimas y cambiando la historia a su favor para que te sientas culpada, cambia de tema o cierra la conversación.

Confía en ti misma y en tu intuición

Si tienes confianza en ti misma, las críticas directas o indirectas de las personas tóxicas pierden su valor. Dejas de dudar de tus opciones y pensamientos y empiezas a encarar los comentarios negativos como una simple opinión más.

Asimismo, confía en tu intuición y no intentes crear excusas lógicas para el comportamiento de la otra persona. Nada de “quizá no quería decir eso” o “a lo mejor no se ha enterado de lo que ha dicho o de la forma como lo ha hecho” o “no quería decir eso, fue el calor del momento”. Perdona, pero no olvides. Así tus defensas estarán preparadas para el impacto y no serás sorprendida o herida por las críticas.

Nunca aceptes o normalices un comportamiento abusivo

Este es probablemente el consejo más importante a la hora de tratar con personas tóxicas, sean ellas familia, pareja, amigos o colegas de trabajo.

El comportamiento abusivo nunca debe ser permitido. Que “esa persona es siempre así, es su personalidad” no es excusa para que tengas que sufrir bajo su influencia. El abuso emocional o verbal nunca debe ser permitido. Tu bienestar y tu felicidad deben estar por encima de todo. Si notas que no consigues evitar estar bajo la influencia de estas personas tóxicas, corta los lazos que os unen. ¿Es fácil? No. ¿Te costará mucho y te hará daño? Es muy probable, pero a largo plazo verás qué bien te sientes cuando las malas energías se alejan.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Con la llegada del frío, los catarros y gripes están a la orden del día. Una de las maneras de...

La temporada de frío es una realidad. Para que puedas pasar un invierno saludable y más llevadero,...

En la actualidad, existen diversas campañas para concienciar a la sociedad de la violencia de...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan