Los peores países para ser mujer

Dinero y Carrera  / 
Seguir leyendo

Ser mujer es un motivo de orgullo pero no todas las sociedades saben apreciarlo de la forma que nos merecemos. La expansión de la globalización ha permitido que nos sea cada vez más fácil cambiar de país, ya sea en la búsqueda de una vida mejor o simplemente de una aventura, pero esta debe ser una decisión muy ponderada por varios factores. El primero es quizá conocer cuáles son los peores países para ser mujer y eliminarlos de tus opciones.

Son varias las razones que pueden valer la entrada de un país entre la lista de peores países para ser mujer. Los principales factores a tener en consideración son la amplitud y aplicación de los derechos humanos, el nivel de igualdad entre hombres y mujeres según la cultura, el nivel de educación femenina, su representación política, la comparación entre el sueldo de hombres y mujeres para una misma función y el porcentaje de presencias femeninas en los altos cargos de las empresas.

Los 3 peores países para ser mujer en el mundo

Yemen

mujeres Yemen

Yemen figura a cada año entre el top 3 de peores países para ser mujer en las listas elaboradas por el Observatorio de Derechos Humanos y World Economic Forum. Además de ser uno de los países con menor participación femenina en la economía y menos oportunidad para estas, las mujeres son todavía encaradas en esta cultura con el único objetivo de ser madres y esposas.

No existe cualquier presencia femenina en la política de este país y solo 35% de la población femenina sabe leer y escribir, por oposición a 83% de los hombres. El matrimonio infantil es otro de los grandes problemas de este país y, en media, más de 50% de las chicas se casan antes de alcanzar los 18 años.

Incluso si tienes la suerte de encontrar un trabajo en Yemen puedes esperar una diferencia asombrosa entre tu sueldo y el de un compañero masculino, ya que las mujeres ganan en media solo 30% del sueldo de un hombre para la misma función.

Paquistán

Paquistán es otro de esos países que a cada año marcan presencia en todas las listas de peores países para ser mujer. Con una tasa de alfabetización entre la población femenina inferior al 50% y con aproximadamente solo 26% de mujeres activas en el mercado de empleo, este país se presenta como uno de los peores en el campo económico y financiero para nosotras.

Sin embargo, su destaque entre los peores países para ser mujer lo adquiere por la cultura violenta en este país contra el género femenino. En áreas todavía sobre el poder de tribus, las mujeres son frecuentemente violadas y punidas físicamente por crímenes masculinos, como lo comprueban las noticias que nos llegan a cada día de violencia en este país.

Si te quedan dudas sobre la verdadera dimensión de este problema, solo tienes que acordarte de la historia de Malala Yousafzai que a los 15 años sufrió un tiro en la cabeza a manos de los Talibanes por su activismo en favor de las mujeres y educación.

Malala Yousafzai

Egipto

En Egipto encontramos una dicotomía en leyes y costumbres, con algunas que se acercan más al modelo occidental y otras todavía arraigadas en una tradición que ve a la mujer solo como madre y esposa. La ley es discriminatoria en cuanto a cuestiones de matrimonio, divorcio, cuidado de los hijos y herencias y no existe cualquier criminalización de la violencia doméstica o violencia de género.

Aunque mujeres y hombres estén considerados como iguales en lo que toca al acceso a la educación y cuidados de salud, económicamente este país sigue presentándose como uno de los peores países para ser mujer por las pocas oportunidades existentes en el mundo laboral. En 2015 fue incluso considerado como uno de los peores en relación a diferencias de sueldo entre géneros.

Además, aunque haya sido oficialmente prohibida en 2008, la mutilación femenina sigue siendo recurrente, principalmente en áreas rurales, donde se estima que casi 80% de las mujeres han sufrido este procedimiento solo en 2015. Esta costumbre y tradición sigue muy presente, a pesar de la ley, con el apoyo de casi 60% de las mujeres de este país.

Lee también: Los 7 principios para el empoderamiento de las mujeres

¿Y entre los países desarrollados?

Incluso si no sigues activamente las noticias internacionales seguramente que no te has sorprendido al descubrir que Yemen, Egipto y Paquistán son los tres peores países para ser mujer en el mundo. Es de conocimiento general que la gran mayoría de los países de Medio Oriente, Asia occidental y África central todavía tienen un largo camino a recorrer en lo que toca a igualdad de género y a apreciación de las mujeres en cuanto ser humano.

Sin embargo, incluso entre los países considerados desarrollados encontramos diferencias significativas entre hombres y mujeres, principalmente en el campo económico. La publicación The Economist ha analizado cada país con base en la educación, participación laboral, sueldos, costos con cuidados infantiles, derechos maternales, aplicaciones a la universidad y representación en los cargos más altos de las empresas para medir cuáles son los mejores y peores países para ser mujer. Entre los países con peor nota encontramos sorprendentemente Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.

En estos países, la representación femenina en cargos políticos y en el parlamento es solo de aproximadamente el 15%.

Corea del Sur

En Corea del Sur solo 2% de los CEOs de empresas son mujeres y el número de mujeres en el mercado laboral y con educación superior es mucho más bajo que el de hombres. Además, la diferencia salarial entre géneros es aún muy significativa, ya que las mujeres reciben 25,9% menos que los hombres.

En un campo más positivo, Corea del Sur ofrece 30 semanas de licencia maternal pagadas, una de las más largas del mundo.

Estados Unidos

Estados Unidos no aparece en el fondo de la lista de peores países para ser mujer, pero su vigésima posición sigue siendo merecedora de atención. Su baja valoración está sobre todo relacionada con la diferencia salarial entre género, ya que las mujeres suelen ganar aproximadamente 19% menos que los hombres, y con el hecho de que no exista licencia maternal obligatoria por ley.

Sin embargo, se presenta como uno de los países con más mujeres en posiciones de liderazgo en las empresas, con un 43,4%.

Japón

En el caso de Japón, su baja posición se debe principalmente a su cultura de trabajo, donde las horas extraordinarias son usuales y esperadas, prácticamente imposibilitando la existencia de madres trabajadores con éxito. Aquí es normal que las mujeres dejen su trabajo después del nacimiento de sus hijos por incompatibilidad de horarios que no dejan espacio al cuidado necesario de los peques.

Compartir
Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general.

Artículos Relacionados

Si quieres trasladarte a otro país son muchos los factores que pueden influir en la elección de tu...

Que el dinero nos llegue justo o acabar el mes en números rojos es un problema al que hay que...

En vacaciones, en días libres, en festivos o en puentes la mayoría de nosotras pensamos en lo...