Cómo quitar el pelo graso

Belleza, Pelo  / 

El cabello es una de las partes del cuerpo que las mujeres más cuidamos. Nos gusta llevarlo siempre arreglado. Siempre intentamos buscar nuevos peinados para vernos diferentes y causar buena impresión. Pero, en ocasiones, ya sea por los productos que usamos o por el cabello que tenemos, acabamos por tener el pelo graso. Esta situación, como es evidente, es algo que no nos agrada porque puede llegar a dar una sensación de suciedad. Pero, gracias a los próximos consejos que te vamos a exponer, este ya no será más un problema para ti.

Trucos para acabar con el pelo graso

El hecho de lavarte la cabeza todos los días, no te exime de tener el pelo graso, en ocasiones. Esto es algo que debes tener bien presente. El problema de que tengas el cabello así se puede deber a que las glándulas sebáceas están más estimuladas de lo que deberían de estar, ocasionando que tu melena se quede más apelmazada y tenga ese aspecto de suciedad.

No obstante, todo tiene solución en esta vida. Así que, si sigues los próximos trucos, verás que consigues acabar con el pelo graso y tus mechones vuelven a lucir espléndidos como a ti te gusta.

1. Cepíllate el pelo antes de lavártelo

Puede ser que este consejo te parezca muy extraño. Sin embargo, es realmente útil para decirle adiós al pelo graso. De esta manera, lo que estás haciendo es quitar de tu melena cualquier resquicio que tenga de algún producto que hayas aplicado en él, así como de la contaminación. Cuando te vayas a cepillar el pelo, coloca la cabeza hacia abajo, y después pasa el peine.

Cabe destacar que este consejo se puede utilizar en cualquier tipo de cabello, pero en el graso con aún más razón.

En relación a los peines o cepillos que uses, recuerda limpiarlos con regularidad para evitar que estos ensucien tu pelo.

2. Escoge el champú adecuado

Como habrás visto en las estanterías de los supermercados y tiendas especializadas en productos de peluquería, existen muchos tipos de champú. Es fundamental que adquieras uno que sea específico para el cabello graso. Este beneficiará que no se produzca tanto sebo, además de limpiar tu melena en profundidad.

Uno de los champús más recomendados son los que no contienen sulfato, dado que no son agresivos. Por lo tanto, no estimulan y regulan la producción de sebo.

En el caso de que padezcas escozor y/o irritación, busca un producto que posea activos calmantes para reducir tales síntomas.

3. Lávate el cabello de la manera idónea

En primer lugar, la temperatura ideal para que te laves la cabeza es templada. Cuando está fría, el agua no limpia del todo. En el caso del agua caliente, esta activa la elaboración de más grasa, y es justo lo que no deseas. Además de ello, el agua caliente daña tu pelo y abre la cutícula excesivamente.

Cuando te estés aplicando el champú y enjuagándolo, hazlo con movimientos suaves y circulares, y siempre con la yema de los dedos. También cuando te seques la cabeza. En el momento en que vayas a retirar el producto, asegúrate que lo aclaras bien y que no queda nada de este en tu cabello.

Un consejo muy importante para evitar y/o acabar con el pelo graso es el de lavárselo por la mañana. La explicación se debe a que las glándulas sebáceas producen a lo largo de toda la noche.

Otro punto a tener en cuenta es el de evitar lavarse la melena todos los días. Se aconseja hacerlo cada dos o tres días. Sin embargo, en el caso de que fuese necesario porque se ve muy sucio y no tienes más remedio, lávatelo a diario.

Lee también: Las mejores recomendaciones para lavarse el pelo

4. Hazte una exfoliación una vez por semana del cuero cabelludo

Este es otro punto que puede sorprender mucho. No obstante, si te paras a pensarlo bien, de la misma manera que te haces exfoliaciones en la cara y el resto del cuerpo, ¿qué tiene de particular el cuero cabelludo para que no te realices una en él?

Este tratamiento lo tienes que llevar a cabo antes de lavarte con el champú una vez a la semana. Gracias a este producto, permitirás eliminar de tu cuero cabelludo las células muertas, el sudor, rejuvenecer los folículos capilares y ayudar a que se oxigene.

5. Aplica acondicionadores

Existen muchas leyendas urbanas que dicen que si tienes el pelo graso no debes usar acondicionador. Empero, esto es totalmente falso. Es más, este producto es beneficioso para tu cabello porque ayuda a que esté hidratado y a revitalizarlo.

Los cuidados que debes llevar con el acondicionador son que, el mismo esté indicado para el tipo de pelo en específico que tienes, además de ser ligero y enjuagarlo adecuadamente con mucha agua. De lo contrario, corres el riesgo de que tu cabello se quede apelmazado.

Asimismo, cabe la posibilidad de que uses mascarillas, siempre que sean las idóneas para el pelo graso. Estas son óptimas para reparar el cabello y las impurezas. Al igual que los acondicionadores, acláralas bien con abundante agua para no dejar ningún residuo de estas. Ponte la mascarilla una vez entre siete y 10 días.

Ten presente que tanto la mascarilla como el acondicionador no se debe colocar en la raíz del pelo. Estos productos hay que aplicarlos de la mitad de la melena hasta las puntas, y dejarlos el tiempo que viene estipulado en el embalaje.

6. Intenta no tocarte el pelo

Muchas mujeres tienen el hábito de estar tocándose el pelo todo el día. Pues debes saber que esta costumbre puede perjudicar tu salud capilar, sobre todo si tienes el pelo graso. Si llevas flequillo y este se te va a los ojos, para no estar apartándotelo todo el rato, puedes ponerte una diadema. Así, poco a poco, irás quitándote esta mala costumbre. Evita también el hecho de estar retorciéndote las puntas de tu melena.

Realizarte coletas, trenzas, recogidos o moños son otros trucos que harán que lleves el pelo atado y que las ganas de tocártelo se vayan disipando gradualmente.

7. Evita los productos de fijación

La gomina, la espuma o la laca, entre otros productos de fijación, son ideales para que tu peinado dure por más tiempo. Sin embargo, las consecuencias de su uso es que tu cabello se ensucia más, haciendo que quede más graso.

8. Reduce el uso del secador y la plancha

Estos utensilios, al igual que ocurre con las tenacillas, desprenden calor. Dicho calor, a su vez, activa la producción de sebo en el pelo. Por lo tanto, usa estas herramientas lo menos posible, y en el caso de que lo hagas, échate primero un producto que sea de protección térmica.

9. Lleva una vida saludable

Tu estilo de vida también se refleja en tu salud capilar, aunque no lo creas. Dicho esto, es muy importante que lleves una alimentación saludable y balanceada rica en verduras, frutas, legumbres, vitaminas, proteínas y fibras. A la vez, alejada de comidas procesadas y frituras.

Realizar actividad física de manera habitual es igual de importante, así como evitar hábitos nocivos como el alcohol, el tabaquismo y situaciones de ansiedad y estrés.

Si sigues los consejos que te hemos presentado, verás que tu pelo graso en poco tiempo será cosa del pasado y podrás presumir de melena y volver a ser la mujer coqueta que siempre has sido.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

El cabello fino es un tipo de pelo que requiere cuidado especial, ya que este tiende a romperse con...

Durante muchos años, este tratamiento estuvo limitado a apenas algunos salones de belleza, pero...

Para una mujer coqueta, llevar la manicura hecha es imprescindible. El hecho de tener las uñas...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.