Peeling: qué es, tipos, resultados y riesgos

Belleza, Piel  / 

El peeling es un tratamiento facial cuyo nombre en español significa literalmente “pelar” y es esta su función: pelar la piel para devolverle su suavidad y uniformidad. Su designación puede parecer agresiva, pero en realidad se trata de un tipo de exfoliación más avanzada. De hecho, muchas cremas exfoliantes y para el tratamiento de problemas en la piel contienen muchos de los ingredientes usados en un peeling. Pero por ser una forma más avanzada de exfoliar la piel también requiere más cuidados. Te contamos todo.

Qué es el peeling

El peeling es un tratamiento facial más avanzado para exfoliar la piel. Remueve más profundamente las células muertas y dañadas al romper sus conexiones, y en el proceso estimula la renovación celular para que surjan nuevas capas más sanas, firmes y radiantes.

Aunque sea utilizado para devolver la luminosidad al rostro, normalmente se usa como un tratamiento para remover y reducir arrugas, manchas de pigmentación en la piel, cicatrices y uniformizar la textura del rostro.

Su efecto no es permanente, pero dependiendo del tipo puede ser más o menos duradero y necesitar menos sesiones de mantenimiento.

Tipos de peeling

tipos de peeling

Cuando se usado, el término peeling suele referirse a los tratamientos químicos (peeling químico) que utilizan ácidos para exfoliar la piel.

Sin embargo, esta designación también puede incluir otros tratamientos como la microdermoabrasión o la radiofrecuencia facial, ya que el principio de remover las capas de la piel y estimular la regeneración celular es el mismo. En este caso se denominan de peelings mecánicos o físicos ya que utilizan un aparato, ya sea un láser o microcristales para exfoliar físicamente la piel.

Tipos de peelings químicos

Suave o superficial

El peeling suave se hace con recurso a cremas o serums basados en alfa hidroxiácidos, como el ácido láctico, el ácido glicólico y el ácido salicílico. Estos ácidos rompen las conexiones entre las células de la piel para promover su exfoliación y acelerar la regeneración celular.

Se considera que son suaves porque solo penetran en la capa más superior de la piel y el tratamiento no requiere tiempo de recuperación. También los puedes conocer por las cremas despigmentantes, ya que son frecuentemente incluidos en sus fórmulas para exfoliar la piel y remover las manchas de pigmentación.

Actualmente también son muy populares los peelings suaves con ácidos enzimáticos, aquellos presentes naturalmente en las frutas, por su actuación menos agresiva y porque incluyen en sus fórmulas antioxidantes que ayudan a que las nuevas células crezcan más sanas.

Este tratamiento está indicado especialmente para pieles grasas y con tendencia a acné.

Medio

El peeling medio recibe su nombre por su actuación, ya que alcanza las capas intermedias de la piel y no solo la superior, como en el caso del superficial. Es también conocido como el peeling de ácido tricloracético, ya que este es el ácido utilizado en este tratamiento.

Como alcanza capas más profundas, está indicado para tratar arrugas, manchas de pigmentación más marcadas, daños causados por la exposición solar y para uniformizar la textura de la piel.

Se puede sentir un poco incómodo durante la aplicación de este ácido por su actuación más profunda. También son comunes efectos secundarios como rojez e hinchazón. Requiere normalmente un período de recuperación de 7 a 10 días hasta que la piel se estabilice totalmente.

Peeling profundo

Este peeling solo puede ser aplicado por dermatólogos o en clínicas especializadas ya que es el más fuerte de los tres tipos y requiere hospitalización. El ingrediente clave utilizado es el fenol para destruir por completo la capa superior y media de la piel.

Por la toxicidad del fenol y por el dolor que conlleva el tratamiento, es necesaria anestesia y un recobro total de una semana, pero la cicatrización puede tardar hasta dos meses.

Se usa para tratar arrugas y líneas de expresión más profundas, daños solares severos y para remover cicatrices superficiales. Sus resultados son también los más duraderos de los tres tipos de peelings y normalmente no hay necesidad de mantenimiento hasta 2 años después del tratamiento.

Beneficios y resultados de los peelings químicos

Reduce las arrugas y líneas de expresión

Si estas señales de la edad son recientes y todavía no profundas, incluso un peeling superficial puede ayudar a reducir eficazmente su visibilidad.

Ya para aquellas más marcadas, los peelings medios y profundos se presentan como uno de los mejores y más eficientes tratamientos para eliminarlas. Además de remover las capas de la piel donde están ubicadas, también estimulan la producción de elastina y fibroblastos durante la regeneración celular y cuya producción disminuye con la edad.

Elimina manchas de hiperpigmentación

Al remover las capas hiperpigmentadas o descoloradas de la piel y promover la creación de nuevas células, el peeling es uno de los tratamientos más eficaces para tratar cualquier tipo de manchas.

Funciona para corregir y remover todo tipo de manchas, como aquellas provocadas por la edad, por daños solares, por el acné o los melasmas.

Reduce y previene el acné

Los peelings son versiones más avanzadas de los tradicionales exfoliantes, por lo que alcanzan a remover más células muertas, impurezas y bacterias que puedan originar el acné.

Según una revisión académica de 2018, todos los tipos de este tratamiento están considerados como efectivos y no hay diferencias significativas entre los resultados según el ácido utilizado.

Esto significa que hasta uno superficial puede ser beneficioso en la reducción y prevención de este problema de piel.

Reduce y elimina cicatrices

Las cicatrices se adentran en las diferentes capas de la piel, por lo que su remoción total o parcial es difícil con solo recurrir a cremas y tratamientos superficiales.

Sin embargo, como el peeling profundo elimina totalmente las capas superiores e intermedias de la piel, también remueve las cicatrices en el proceso o, dependiendo de su profundidad, por lo menos ayudan a reducir su visibilidad.

Uniformiza y tonifica la piel

Además de ayudar a tratar problemas de la piel, los peelings promueven la regeneración celular y dejan descubierta una nueva capa de células sanas. Ayudan así a uniformizar su textura pero también le devuelven un brillo joven y una apariencia más firme y tonificada.

Mejora la absorción de productos

Al remover las células muertas y las impurezas de los poros, los peelings abren camino a una mejor y más profunda absorción de los productos para el cuidado de la piel. Así, logran también aumentar la eficiencia de las cremas o serums que te sueles aplicar.

Lee también: Los mejores tratamientos faciales para una piel perfecta

Para quién está indicado el peeling

El peeling está indicado para todas las personas que deseen remover manchas, arrugas, líneas de expresión, acné, cicatrices o simplemente devolverle una apariencia joven a su piel. Sin embargo, es siempre necesario consultar con un dermatólogo antes de iniciar el tratamiento para confirmar la seguridad del tratamiento y cuál es el más indicado.

Los peelings no están indicados en varias situaciones como, por ejemplo:

  • Embarazo
  • Historial familiar de desarrollo de queloides
  • Predisposición para hiperpigmentación postinflamatoria
  • Si te has hecho tratamientos con láser (incluso la depilación) recientemente
  • Virus del Herpes Simplex activo
  • Si te haces o has hecho tratamientos con isotretinoína en los últimos 6 meses

Riesgos y efectos secundarios

Es muy raro que el peeling produzca efectos secundarios cuando es aplicado por un dermatólogo o técnico especializado, ya que estos evalúan tu piel y salud en general antes de empezar el tratamiento.

Sin embargo, hay la posibilidad de:

Hiperpigmentación o descoloración: más frecuente en pieles oscuras. Aparecen como una respuesta del cuerpo a la inflamación. También pueden ocurrir por una protección solar inadecuada durante la fase de recuperación, cuando la piel está más sensible.

Infección: el virus del Herpes Simplex puede ser reactivado con el tratamiento.

Cicatrices: el riesgo de cicatrices es mínimo, pero estas pueden surgir particularmente con el peeling profundo si no se hace de forma adecuada.

Rojez: este es el efecto secundario más común de los peelings medios y profundos, mientras la piel se recupera. La rojez y sensibilidad de la piel pueden tardar varios meses en desaparecer completamente.

Daños en los riñones, corazón e hígado: el fenol utilizado en los peelings profundos puede dañar los riñones, el hígado y los músculos cardíacos. Este tratamiento solo se aplica por dermatólogos en un contexto clínico, e incluye intervalos de 10 o 20 minutos para limitar la exposición de estos órganos al fenol.

Precio

El precio de un peeling químico depende de varios factores como el tipo, la clínica donde haces el tratamiento e incluso tu ciudad.

El superficial lo puedes hacer en una clínica o puedes comprar los productos para hacerlo en casa. Normalmente el precio de las cremas y serums para este efecto varían entre los 35€ y los 150€ dependiendo de la marca y de la fórmula. Sin embargo, por su actuación suave es necesario aplicarlos a largo plazo para que se vean resultados, por lo que te puede salir más caro.

Los peelings medios en España cuestan en media entre 100€ y 200€ por sesión, pero muchas clínicas ofrecen paquetes especiales, normalmente de 500€ a 800€ donde ya incluyen varias sesiones y el valor de las consultas con el dermatólogo.

El peeling profundo es sin duda el más caro y aquel cuyo precio más puede variar según el hospital o clínica privada donde lo hagas. Sin embargo, debes esperar un valor sobre los 6000€, ya que además del tratamiento también tienes que pagar la anestesia, el uso del quirófano y el internamiento.

 

En su esencia, los peelings no son más que exfoliaciones avanzadas, pero también por esta razón requieren más cuidados. Aunque puedas hacer tú misma un tratamiento superficial con productos que se venden en cualquier tienda de cosmética o farmacia, es siempre recomendable que consultes con un dermatólogo antes de iniciarlo.

Este profesional te ayudará a equilibrar las expectativas, asegurará que tu piel está suficientemente fuerte para aguantar con el tratamiento y es imprescindible que sigas sus recomendaciones post-peeling. Estos tratamientos son muy eficientes pero también aportan más riesgos y, si no tienes los cuidados necesarios, puedes incluso empeorar permanentemente los problemas que buscas tratar con ellos.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las ojeras son un problema estético que no le gusta a ninguna mujer por la apariencia cansada y...

Las máscaras de pestañas son fundamentales en cualquier maquillaje. Incluso si llevas un estilo más...

Las uñas nude están muy de moda y es innegable su efecto sofisticado en la manicura. Aunque se...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan