Cómo organizar los productos de limpieza de forma eficaz

Mantenimiento del hogar  / 

Sabemos que los productos de limpieza tienen que estar debidamente etiquetados y fuera del alcance de los niños para evitar accidentes. Pero no damos especial importancia a la forma en la que los guardamos y al final acaban desperdigados por toda la casa. En este artículo veremos cómo organizar los productos de limpieza para tenerlos siempre a mano y ordenados.

Pautas para organizar los productos de limpieza

Colócalos todos juntos

Lo primero es vaciar un armario, un cajón o un estante de la despensa y destinarlo única y exclusivamente a los productos de limpieza. Así siempre sabrás dónde están y no perderás tiempo buscándolos. Lo ideal sería tenerlos en la parte de abajo por si se derraman, pero si en casa hay niños pequeños, no quedará más remedio que colocarlos en el estante más alto para que no puedan alcanzarlos.

Por otra parte, debes tener en cuenta que si quieres guardar la escoba, la fregona y la mopa dentro de un armario, necesitarás un espacio que cuente con una altura mínima de 1,40 metros.

Desecha y clasifica

Cuando vayas a colocar los artículos y accesorios para la limpieza del hogar, deshazte de los que ya tienen mucho tiempo, de los que no usas nunca o de los que son inútiles. Cuanto menos trastos, más sencillo será mantenerlos ordenados.

Después, vete clasificándolos por categorías. En un lado los del baño, en otros los de la cocina, en otro los de la lavadora, etc.

Cada artículo, su espacio

Además de separar los productos por categorías, cada artículo debería estar en su sitio. Compra contenedores individuales para colocar el estropajo, la bayeta, el trapo del polvo, etc. Las pastillas de jabón para el lavavajillas y del detergente para la lavadora puedes meterlas en tarros transparentes y así las ubicarás enseguida.

Hazte con soluciones de ordenación

Lo mejor para organizar los productos de limpieza es comprar soluciones de ordenación. Las tienes de todo tipo:

  • Colgadores para las escobas, mopas y fregonas. Son fáciles de instalar, ocupan poco espacio y se adaptan a palos y mangos de todo tipo. Incluso puedes colocar la pala de jardinería, la raqueta, el plumero o una linterna.
  • Cestas con ventosas para el interior de las puertas, con lo que ganas almacenamiento aprovechando un espacio muerto.
  • Cajones extraíbles para colocar debajo del fregadero. Son ideales para los artículos más pequeños y la mejor forma de aprovechar este espacio al máximo.
  • Dispensadores para las bolsas de plástico. La mayoría pueden anclarse al interior de las puertas.
  • Soportes para el tubo de la aspiradora.
  • Cestas con compartimentos. Además de que los botes no se te caerán como piezas de dominó, solo tienes que cogerla para desplazarte por casa y sacar los productos que vayas necesitando en cada habitación. Esta, por ejemplo, lleva tres compartimentos y un asa para facilitar su agarre.
  • Estanterías modulares para colocar en el interior de los muebles. Las hay especiales para el armario de debajo del fregadero de la cocina, con hueco para salvar la tubería. En Amazon hemos encontrado esta que consta de dos niveles y es ajustable, por lo que puedes adaptarla al hueco disponible y aprovecharás ese espacio que siempre tenemos hecho un desastre al máximo.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Cambias la alfombra? La vieja al trastero. ¿Dónde metes las maletas? En el trastero. ¿A dónde van...

Son tan minúsculos que no los vemos, pero tienen la culpa de la mayoría de las alergias actuales....

Meter comida en el frigorífico y olvidarnos de ella porque acaba enterrada es algo muy normal....

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.