6 consejos para montar tu oficina en casa

Hogar  / 

Ser freelancer o trabajar desde casa para otra empresa no solo te permite conciliar la vida familiar y profesional. Diversos estudios han concluido que el teletrabajo aumenta la productividad, reduce las bajas laborales y ahorra dinero tanto para el empresario como para el trabajador.

Si trabajas la mayor parte del tiempo en tu vivienda es fundamental que montes una oficina en casa en la que puedas concentrarte y que te inspire para obtener un mejor rendimiento. Si no tienes espacio para dedicar una habitación exclusivamente para despacho, tienes que buscar un rincón que puedas adaptar a tus necesidades profesionales.

Los muebles, el color de las paredes, la luz… Todo eso debes tenerlo en cuenta para montar una oficina en casa que te motive. ¿No sabes por dónde empezar? Sigue leyendo, que vamos a darte unas claves muy sencillas.

Cómo montar tu oficina en casa

1. Escoge un espacio con luz natural

Escoge un espacio con luz natural

Ya sea una habitación entera o un espacio dentro de otra estancia, tu escritorio siempre debería estar cerca de la ventana para que puedas trabajar con luz natural. Como complemento tienes que colocar varias lámparas que iluminen la habitación en distintas direcciones. Contar con un flexo, una lámpara de pie y una de techo sería lo ideal.

2. Invierte en una buena silla

Piensa que vas a pasarte tantas horas sentada frente al ordenador como en la cama. Así que si para el colchón has realizado una inversión considerable de dinero, deberías hacer lo mismo con tu silla de trabajo. Si estás cómoda trabajarás más a gusto y serás más productiva.

Deberías empezar a buscar sillas que tengan un respaldo alto y ergonómico, que te recojan la espalda y tengan un asiento mullido. Suena caro, pero a largo plazo tu cuerpo te lo agradecerá y te recomendamos que inviertas en modelos con buenas opiniones de los consumidores y con garantía de calidad.

Aunque tu presupuesto no sea muy elevado, puedes encontrar mobiliario de oficina online con una excelente relación calidad precio, con garantía de devolución de 30 días y garantía de 2 años. Al buscar la silla perfecta para ti, asegúrate de elegir una que sea adecuada para el número de horas que sueles pasar sentada por día y para tu altura. Además, no olvides echarle un vistazo a la valoración que otros clientes le han dado a ese modelo.

3. Delimita el espacio de tu oficina en casa

Cuando una vivienda no es lo suficientemente grande como para tener un despacho, lo que hay que hacer es buscar un rincón en el salón o en una habitación y tratar de separarlo visualmente del resto de la estancia para que puedas concentrarte mejor.

Una estantería sin trasera siempre es un buen recurso, pues divide ambientes pero deja pasar la luz.

Lee también: Los mejores trabajos para madres desde casa

4. Evita los colores chillones

Evita los colores chillones en la oficina

A muchas personas los colores chillones las alteran. ¿Eres de esas? Utiliza colores neutros tanto en muebles como el color de las paredes. Puedes dar alguna pincelada de color (mejor en tonos pastel) en los accesorios para personalizar el espacio.

Evita también los colores muy oscuros, sobre todo para espacios pequeños porque restarán sensación de amplitud.

5. Encuentra el equilibrio entre minimalismo y personalidad

Por último, una oficina en casa tiene que estar libre de cacharros que puedan distraerte. Pero tampoco hagas que parezca la celda de un convento. Puedes poner algún cuadro bonito, una planta o algunas cajas decorativas que reflejen tu personalidad. Sustituye los típicos corchos por una pizarra moderna en la que puedas ir apuntando tus ideas.

Del mismo modo, los muebles tienen que ser funcionales. Por eso debes decantarte por mesas amplias con almacenaje. Si tienes espacio, coloca una estantería donde puedas mantener tus cosas ordenadas.

6. Fíjate un horario

Antes de terminar queremos recordarte que trabajar en casa es cómodo, pero las distracciones pueden hacer que pierdas el tiempo con cosas que no son de trabajo. Olvídate de que tienes que poner la lavadora y de que a cierta hora van a echar una peli que te encanta.

Haz pequeñas pausas, pero realiza una actividad que no te haga desconectar de lo que estás haciendo. De lo contrario, te costará volver a concentrarte. Puedes tomar un café o dar un pequeño paseo, pero no te vayas de compras a mitad de tu jornada laboral.

Mi recomendación: fíjate un horario para trabajar y cúmplelo. Si necesitas ayuda, prueba una extensión para tu navegador que te ayude a controlar tu tiempo y a evitar distracciones y no olvides decirle a tu familia y amigos que el hecho de que trabajes en casa no quiere decir que puedan pasar a visitarte a cualquier hora.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Tu casa está hecha un desastre y no sabes cómo puedes organizarla? El método Marie Kondo puede...

Preparar una tarta tres chocolates en Thermomix puede tardar más o menos tiempo según la receta,...

Contar con un espacio exterior en una vivienda es todo un lujo. Ya sean grandes o pequeñas, estos...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.