Cómo mantener la motivación en el trabajo: 10 pautas

Dinero y Carrera  / 

“La única forma de hacer bien un trabajo es amando lo que haces. Si todavía no lo has encontrado, sigue buscando. No desesperes. Como en el amor, sabrás cuando lo has encontrado” (Steve Jobs). Mantener la motivación en el trabajo a lo largo de los años es complicado.

La rutina, el cansancio y acomodarse en el mismo puesto pueden provocar que te estanques y realices tu trabajo casi como una autómata. ¿Eso es lo que te está ocurriendo? Quizás solo necesites un pequeño empujón para que vuelvas a tomar impulso y seguir avanzando.

10 consejos para mantener la motivación en el trabajo

Si quieres afrontar cada día con energías renovadas, prueba a cambiar de hábitos. Te proponemos 10 pautas que te ayudarán a recuperar y conservar la motivación en el trabajo.

1. Acepta nuevas responsabilidades

¿Cuántas veces has agachado la cabeza cuando tus jefes han pedido voluntarios para realizar nuevas tareas? Puede que pienses que se trata de un “marrón”, pero afróntalo como una oportunidad para salir de la rutina. Según los expertos, asumir nuevas responsabilidades favorece la motivación de los trabajadores.

2. No te obsesiones con los plazos

Tener unos plazos marcados y ver que se acerca la fecha límite puede llegar a agobiar. El truco está en verlo como una manera de organizar mejor tu trabajo. Al reducir la presión, disminuye la desmotivación.

3. Desconecta

Desconecta

Eres responsable, tanto que al salir de la oficina sigues dándole vueltas a los problemas. Con eso solo conseguirás quemarte. Lo mejor es que te olvides hasta el día siguiente. Céntrate en descansar para poder recargar pilas.

4. Socializa con tus compañeros

¿Sabías que el 90% de las personas antepone el ambiente laboral al sueldo? Un motivo muy común por el que los trabajadores se desmotivan es porque no hay un buen ambiente de trabajo. ¿No sueles confraternizar con tus compañeros de trabajo? Prueba a cambiar de actitud. Verás que en cuanto conozcas mejor a las personas con las que trabajas, pasar 8 horas en la oficina será mucho más llevadero.

¿El problema son las personas tóxicas? Ignóralas y céntrate solo en las que tengan una actitud positiva. El entusiasmo es contagioso.

Lee también: Pros y contras de salir con un compañero de trabajo

5. Márcate metas realistas

Fijarte pequeñas metas te ayudará a estar motivada, pero no peques de ambiciosa ya que, si no cumples con los objetivos marcados, la sensación de fracaso minará tu energía. Pensar en lo que quieres tener pero no consigues solo conseguirá que te frustres.

6. Personaliza tu despacho

¿Te imaginas lo triste que sería tu salón sin objetos personales? A veces pasamos más tiempo en la oficina que en casa, por lo que darle un toque personal puede ayudarte a sentirte a gusto. Una foto, una planta, un dibujo de tus hijos… Prueba a decorar tu despacho o tu escritorio con objetos que te hagan sonreír.

7. Divide el trabajo en tareas simples

Cuando tienes mucha carga de trabajo y piensas en todo lo que te queda por hacer, es agobiante. Por eso, lo mejor es dividir las tareas en pequeños grupos. Comienza con las más sencillas para ir quitándolas del medio rápidamente. Cuando quieras darte cuenta, estarás casi acabando.

8. Practica una terapia alternativa

Practica una terapia alternativa

Existen varias terapias que pueden ayudarte a recuperar la motivación en el trabajo. Estas pueden ir desde escuchar música mientras trabajas hasta la aromaterapia. ¿Aromaterapia? Sí, porque el olfato es el sentido más poderoso y el que más influye en la actividad cerebral.

Los aceites esenciales ayudan a mejorar el desempeño en el trabajo. Cuando estés en la oficina, puedes poner una o dos gotas de un aceite esencial en un algodón e inhalar el aroma si necesitas reactivar tu energía. El limón y la canela facilitan la concentración, la lavanda ayuda a controlar el estrés, el jazmín calma los nervios, el romero combate el cansancio y la fatiga mental, mientras que la menta potencia la energía y estimula el pensamiento.

Por otra parte, hay estudios que defienden que la música aumenta la motivación y la productividad siempre y cuando se elija el tipo de género adecuado para la tarea que se está desempeñando en ese momento. Así, por ejemplo, para los trabajos creativos las mejores opciones son la bossa nova, el jazz, la música ambiental, la música barroca y la clásica. Los trabajos repetitivos, en cambio, piden ritmos como los del jazz o chill out, ya que ayudan a la concentración.

9. Haz deporte y come bien

Muchas veces la desgana viene dada porque no te cuidas como deberías. ¿Has probado a hacer ejercicio? ¿Te alimentas correctamente? Si la respuesta es no, ahí tienes un motivo por el que has podido perder motivación en el trabajo.

Intenta comer 5 veces al día, evita los alimentos procesados, incluye hierro en tu dieta y prioriza el consumo de productos frescos. Las frutas y verduras aportan vitaminas, minerales y fibra. En cuanto a las proteínas, trata de escoger pescado o carne con poca grasa. Y muy importante, no te olvides de hidratarte. Hazte con una botella de cristal y tenla siempre a mano en el escritorio.

10. Incentiva a tus empleados

Pese a que la mayoría de los trabajadores confiesa que no es feliz en su trabajo, la mitad de las empresas no hacen nada por remediarlo. Y las que deciden hacer algo para motivar a sus empleados, realizan acciones puntuales, pero no a largo plazo.

Los incentivos y las recompensas económicas están bien, pero la motivación de los trabajadores requiere llevar a cabo acciones concretas que cubran todas las etapas que los expertos consideran que tiene todo ciclo de motivación: equilibrio, estimulación, conciencia, acción, cobertura y satisfacción.

Traducido al castellano, las empresas que quieran motivar a sus empleados pueden establecer un programa de incentivos continuado al que tengan acceso todos los trabajadores. También surte efecto el dar autonomía a los empleados, flexibilizar sus horarios, facilitar la conciliación laboral y ofrecer planes de carrera.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Hay que ahorrar, hay que ahorrar, hay que ahorrar… Ese mantra resuena en nuestras cabezas desde que...

¿Te estás planteando trabajar desde casa? Ya sea porque has decidido ponerte por tu cuenta o porque...

Estudiar ya es de por sí un trabajo a jornada completa. Entre las clases, los exámenes y las...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.