Cómo tener motivación para ir al gimnasio

Fitness, Salud  / 

Hacer deporte es una parte fundamental para que la persona se mantenga saludable. Evidentemente, la alimentación debe ir de la mano. Por mucho que sepamos que la actividad física es buena para nosotros, a veces la pereza nos gana. Por ello, seguir unos trucos para tener motivación para ir al gimnasio hará que no decaigas en tu objetivo. Así te verás y te sentirás mejor.

10 consejos para conseguir motivación para ir al gimnasio

Muchas son las personas que al inicio del año se ponen como propósito hacer ejercicio. Aunque se apuntan y empiezan a pagar, tras unas semanas la desgana se apodera de ellos y dejan de acudir al centro deportivo. Las excusas que suelen aflorar en estos casos son: “hoy hace frío”, “mañana voy”, “por un día que falte no pasa nada”. Si te das cuenta que estás en ese punto y que hace días que no entrenas, con estos consejos para tener motivación para ir al gimnasio volverás a recuperar el ritmo del deporte y no lo abandonarás.

1. Ponte metas objetivas

Traza objetivos o metas reales a corto plazo. Si quieres adelgazar 20 kilos y tras un mes ves que solo perdiste uno, te sentirás deprimida. En cambio, si te pones el reto de ir poco a poco, al ir viendo las mejoras te animarás.

2. Elige una actividad en concreto

actividade gimnasio

¿En vez de martirizarte con una actividad que no te gusta, por qué no haces una que te agrade? En la mayoría de gimnasios existen diversas clases y actividades a las que puedes acceder. Por tanto, si eres más de bailar, ve a zumba en vez de a Pilates. Así, tendrás motivación para ir al gimnasio al hacer un estilo de deporte que te agrada.

3. Tener un plan

Ya sea en la agenda del teléfono o en la que escribes a mano, un buen consejo para tener motivación para ir al gimnasio es tener un plan. Establece los días y a qué hora vas a ir a tu centro deportivo. De esta manera, al saltarte la alarma o verlo en la agenda te organizarás mejor el resto de actividades y no tendrás excusa para no ir por falta de tiempo.

La rutina del deporte debe ser como la de lavarse los dientes, es decir, algo necesario en tu día a día.

Lee también: Rutina de gimnasio para mujeres de 8 semanas

4. Ponte música que te estimule

Ponte música que te estimule

Llevarte los auriculares, si vas a la sala del centro deportivo, hará que estés con más ganas, fuerza y vigor para hacer los ejercicios. Lo mismo ocurre si decides salir a caminar o a correr. La música movida hará que, inconscientemente, vayas más rápido y estés mucho más animada.

Una sugerencia es que te hagas una playlist exclusiva para la actividad física solo con temas que inciten a moverse con agilidad.

5. Ten un plan B

Puede ocurrir que un día tengas que salir más tarde del trabajo y que cuando llegues al gimnasio esté cerrado. También que sea un día festivo y no abran o que por cuestiones meteorológicas no puedas salir de casa. En estos casos, es siempre bueno tener un plan B. Caminar por el parque o hacer ejercicio en casa pueden ser unas grandes opciones. En Youtube, por ejemplo, existen muchos vídeos en los que muestran cómo hacer deporte en el hogar. De esta manera, no perderás el ritmo del ejercicio ni la motivación para ir al gimnasio mientras tu rutina te lo permita.

6. Comprar ropa bonita

Comprar ropa bonita

Antiguamente, las personas se ponían las ropas más desgastadas que tenían para hacer deporte. En la actualidad, esta tendencia ha cambiado y las marcas deportivas sacan al mercado, cada vez más, vestimentas bonitas y atractivas que estilizan la figura de la mujer.

Por tanto, vete de compras y hazte con prendas deportivas que te hagan sentirte guapa y atractiva. Si tienes la fuerza de ir seguido, verás que cada vez te van quedando mejor y eso te impulsará a levantar el trasero del sofá y a hacer ejercicio.

7. Queda con un amigo o familiar

Quedar con un amigo o un familiar para ir al gimnasio hará que tengas que acudir aunque no te apetezca para no quedar mal delante de la otra persona. Puede que al principio lo veas como una obligación, pero cuando acabes te sentirás orgullosa de ti misma por no haberte quedado en casa.

8. Inspírate con cosas positivas

Escribirte algún post-it en la nevera, comprarte cuadros con frases inspiradoras o ponerte de salvapantallas del móvil un mensaje positivo hará que estés animada. Esto te dará fuerzas para no decaer en el intento y seguir con tu rutina de ejercicio.

Relacionado: Frases motivadoras de superación personal

9. Busca un entrenador personal

Tener a una persona que te ayude y oriente en cómo debes hacer ejercicio puede que sea lo que necesitas. Un entrenador personal te hará un plan adaptado a ti, en función de tus necesidades, y estará contigo en todo momento cuando las fuerzas flaqueen.

10. Ve el deporte como un regalo no como una obligación

Cuando nos imponen una cosa, acabamos por rechazarla y abandonarlo a la primera de cambio. Por tanto, no veas el gimnasio como una obligación, sino como un regalo que la vida te da para que puedas tener una salud de hierro y sentirte bien. Piensa que a muchas personas les encantaría poder hacer deporte pero por alguna enfermedad, por falta de tiempo o dinero no lo pueden hacer.

Cuando estés sin fuerza, recuerda estos 10 consejos para tener motivación para ir al gimnasio. Vístete, ponte las zapatillas y vete a hacer deporte. Eres una afortunada y poder practicar una actividad física es un obsequio que debes valorar.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

El deporte o la actividad física te aportan muchos más beneficios de los que te puedes imaginar....

Para ser una mujer feliz tienes que poner de tu parte y luchar por ello. Las acciones que te tocará...

La cena es una de las comidas que más nos solemos saltar. También se puede dar el caso de que la...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.