10 mitos sobre los protectores solares que debes conocer

Belleza, Piel  / 

Ya todas conocemos su importancia para la salud de la piel, pero en los días de hoy todavía existen mitos sobre los protectores solares que crean algunos recelos en muchas personas. Está más que comprobada la eficiencia de estos productos en la protección de la piel contra los daños causados por los rayos ultravioleta, pero por si te quedan dudas, deshacemos los 10 mitos más comunes sobre los protectores solares.

Mitos sobre los protectores solares: verdades y mentiras

Mito 1 – Las pieles oscuras no necesitan protector solar

Las pieles oscuras no necesitan protector solar

Esto es completamente falso.

Es verdad que las pieles más pigmentadas tienen un menor riesgo de lesiones cuando están expuestas al sol, pero no son inmunes. Lo que es peor, es más difícil de detectar señales de problemas en la piel oscura. Esta es una de las razones por las cuales el cáncer de piel, lamentablemente, se detecta más tarde en personas con piel oscura y muchas veces ya en una fase demasiado avanzada.

Mito 2 – El bronceado protege

Es verdad que las pieles más oscuras están mejor protegidas contra los rayos UV pero este no es el caso de los bronceados.

El bronceado es el resultado de un aumento de melanina en la piel, un pigmento producido por esta cuando está expuesta al sol para protegerse. Sin embargo, el bronceado es una señal de daños.

Los científicos admiten que el bronceado provee algún tipo de protección, pero solo el equivalente a un SPF 4, un valor demasiado reducido para ser eficaz.

Lee también: Las mejores cremas solares para proteger tu piel

Mito 3 – El protector solar no permite la producción de vitamina D

El protector solar no permite la producción de vitamina D

Este es uno de los mitos sobre los protectores solares sin cualquier fundamento por tres razones. La primera es que la piel no necesita mucho tiempo hasta alcanzar su producción máxima de esta vitamina. En media, 15 minutos bajo el sol son suficientes para que la piel rellene sus reservas de vitamina D y cese su producción.

La segunda es que muy difícilmente te aplicas protector suficiente como para bloquear totalmente los rayos UV e impedir la producción de vitamina D.

Y la tercera, es que la exposición solar no es la única forma de obtener vitamina D. Con una alimentación variada y exposición accidental y esporádica al sol se pueden obtener los niveles ideales de esta vitamina sin necesidad de arriesgar la salud de la piel al no aplicar protector solar.

Mito 4 – Una aplicación al día es suficiente

No, no lo es. La capa protectora ofrecida por las cremas solares se rompe progresivamente con la exposición solar, perdiendo su eficacia en algunas horas.

Para garantizar una protección total durante el día, se recomienda reaplicar el protector a cada dos o cuatro horas, dependiendo del tiempo de exposición.

Mito 5 – El SPF es el factor más importante en la hora de elegir un protector solar

El SPF es el factor más importante en la hora de elegir un protector solar

El SPF indica la efectividad del protector solar contra los rayos UVB, pero no aporta información sobre los rayos UVA. A la hora de elegir el protector solar, busca en el rótulo la información “amplio espectro” o en inglés “Broad Spectrum”. Esto significa que el protector protege contra los rayos UVA y UVB.

Mito 6 – No siempre es necesario protector solar

Los rayos ultravioletas son dañinos para la piel independientemente del tiempo que estés expuesta a ellos. Incluso en los días nublados o de lluvia en los que no vemos el sol, estos rayos pueden hacer daño.

Es muy importante que te apliques siempre protector solar todos los días, no importa el tiempo que hace. Esto incluye el rostro, pero también las manos y la zona de las muñecas, zonas más expuestas del cuerpo incluso cuando vamos totalmente vestidas.

Mito 7 – No es necesario protector solar cuando estás en la sombra

No es necesario protector solar cuando estás en la sombra

Es necesario llevar protector solar siempre, no importa si estás en la sombra. Es verdad que no estás directamente expuesta a los rayos, pero estos de reflejan en el suelo y en objetos a tu alrededor, provocando daños igualmente.

Por ejemplo, la arena de playa refleja 17% de los rayos ultravioleta. Un estudio de 2017 comprobó que 80% de las personas que se sentaron durante 3,5 horas bajo una sombrilla sin ponerse protector solar, presentaban quemaduras en la piel igual que si hubieran estado expuestas directamente al sol.

Lee también: Los mejores protectores solares faciales y cómo aplicarlos

Mito 8 – Los protectores solares contienen ingredientes tóxicos y dañinos para la piel.

Este es uno de los mitos sobre los protectores solares más difundidos y el que está aparentemente mejor argumentado. Decimos “aparentemente”, porque está basado en estudios científicos que buscan relacionar algunos ingredientes clave de los protectores solares con posibles efectos carcinogénicos y de aumento de los niveles de estrógeno en el cuerpo, pero olvidan los resultados. Hasta hoy, ninguno de estos estudios logró encontrar esta relación claramente.

Los científicos admiten que algunos ingredientes de los protectores solares pueden tener efectos dañinos para la piel, pero serían necesarias dosis mucho más altas que las contenidas en estas cremas para generar contraindicaciones. Lo que sí está comprobado, y los científicos alertan para este gran detalle, son los daños causados por la exposición solar sin protección.

Mito 9 – Los protectores solares no caducan

Los protectores solares no caducan

No solo caducan, como pueden generar problemas en la piel si los usas una vez caducados.

Los protectores solares tienen fecha de caducidad porque sus ingredientes empiezan a deteriorarse con el tiempo. Consecuentemente, pierden su eficacia en la protección contra los rayos UV, pero no solo eso. Algunos de sus ingredientes caducados pueden provocar reacciones alérgicas en la piel, irritaciones e inflamaciones.

Mito 10 – Cualquier protección superior a SPF 15 es innecesaria

Entre los mitos sobre los protectores solares, este es el que más debate genera.

Los científicos aún no están de acuerdo en cuanto a la eficacia de protectores con SPF muy elevado cuando se comparan con uno de SPF 15.  Sin embargo, ponemos este punto como un mito por una simple razón: aunque su eficacia no esté suficientemente comprobada, los dermatólogos y médicos siguen recomendando protecciones más altas.

Según ellos, más importante que la eficacia del protector en su envase, es su efecto protector sobre la piel. Y estos expertos alertan que el hecho de que la mayoría de las personas no usa el protector solar de forma correcta. Por ejemplo, una protección SPF 50 puede así convertirse en una de SPF 30 cuando se aplica mal.

Los médicos aconsejan, por lo tanto, llevar protección SPF 30 en el día a día y SPF 50 para largas exposiciones al sol, para tener ya en cuenta las malas aplicaciones y la pérdida de protección.

Compartir
deja tu comentario
Taboola
Artículos Relacionados

Llega el verano y la depilación de ingles es un must imprescindible si quieres lucir bikini o...

La papada se ha convertido en la zona facial que más preocupa a las pacientes de entre 30 y 45...

Si hay algo que todas las mujeres cuidamos e intentamos que esté siempre ideal es nuestra melena....

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan