Mindfulness para niños: por qué y cómo practicarlo

Mamá  / 

El Mindfulness para niños representa un sin número de beneficios para los más pequeños. Con este, es posible mejorar su atención desde los inicios de su vida, y también ayuda a ejercitar su cerebro en la gestión emocional, la calma y la empatía. Es una forma por igual de iniciarlos en la meditación para que así se sientan más libres en el entorno diario. A continuación aprenderás más sobre esta práctica.

Beneficios del Mindfulness para niños

Concentración, manejo de emociones y un mejor rendimiento escolar son solo algunas de las razones por las que practicarlo puede ser de gran ayuda.

1. Genera un mayor grado de concentración

Con el Mindfulness para niños, estos logran aumentar su capacidad de atención. Esto se debe a que aprenden a neutralizar los ambientes sobrecargados por los estímulos que les rodean. Se les otorgan filtros para que puedan controlar la abundancia de agentes distractores.

concentración

2. Ayuda a crear interés por el mundo

El Mindfulness despierta la curiosidad en el niño acerca del mundo que le rodea y en el que vive. Con este es posible que estén más conectados con su lado receptivo, relajado y confiado. Un niño curioso nunca estará falto de energías positivas.

3. Manejo completo de las emociones negativas

El negativismo es nocivo para cualquier humano, y más si se trata de uno tan joven. Es por esto que sus técnicas y filosofía propician que controlen, entiendan y canalicen emociones negativas. Con el Mindfulness para niños, estos no serán susceptibles a los estragos de la tristeza o la ira porque con él comprenderán de dónde provienen.

4. Provoca un mejor rendimiento escolar

Gracias al Mindfulness se aumenta la honestidad, amabilidad y confianza en ellos mismos, por lo que desarrollarse en ambientes como el de la escuela es mucho más sencillo. Las situaciones sociales dejan de ser incómodas y los episodios de violencia o agresividad en el aula son eliminados.

Mejores ejercicios de Mindfulness para niños

Para practicarlo no hace falta aburrir al niño, puesto que hay ejercicios muy divertidos para mantenerlos interesados. Estos son algunos para poner en práctica:

La atención de la rana

Este ejercicio es sobre la concentración y la meta es centrar la atención en la respiración, lo que ayudará tanto al niño como a los padres o docentes a tener reacciones más calmadas y menos negativas. El mismo se aplica en un espacio tranquilo, con el niño sentado en comodidad. Se debe explicar cómo es la rana y por qué actúa de una forma tan tranquila.

La explicación puede basarse en que una rana es un animal capaz de dar saltos muy altos, pero al mismo tiempo estar sentada quieta. Asimismo, puede darse cuenta de lo que ocurre a su alrededor, pero no reaccionar impulsivamente, sino hacerlo con mucha tranquilidad después de respirar. La rana está en tranquilad mientras respira, su barriga se abulta despacio y luego se hunde, una y otra vez concentrada en su respiración.

Recordar 5 cosas

Los ejercicios de Mindfulness no tienen que darse en específico en la casa o sin movimiento, porque también pueden aplicarse en tareas tan rutinarias como lo es mientras se va caminando o en coche hacia la escuela o un parque.

Para este ejercicio hace falta decirle al niño que se concentre en cinco cosas de la calle: un animal, un niño como él, un edificio interesante, un adulto, etc. Pegúntales ¿cómo son? Y la respuesta debe ser basada en las cualidad de la cosas sin tener que juzgarles como si fuesen algo bueno o malo, feo o bonito.

La campana

Para desarrollar su nivel de concentración, otro ejercicio es tocar una campana, pedirle al niño que esté atento a su sonido y que levante las manos cuando no la oiga más. Esto ayuda a que se base en su sentido del oído para lograr una concentración poderosa.

La ramita de árbol

Con éste, es necesario tomar una ramita del suelo cerca de un árbol y pedir al niño que la dibuje a detalle. Que dibuje solo lo que esté viendo y no lo que cree ver. Al repetir el dibujo varias veces, podrá observar más detalles de la rama y el dibujo tomará una imagen mucho más realista.

Relacionado: Mejores ejercicios Mindfulness para tu rutina

Consejos para practicar

consejos para practicar Mindfulness

Ten constancia y paciencia: Si no se practica el Mindfulness con constancia, poco efectos será los que cause. Hay que escoger momentos fijos, como dos o tres veces a la semana en un mismo horario. Con unos 5 minutos basta para niños de 4 a 5 años; y de 5 a 15 minutos para los que tengan más edad. La paciencia es otra clave, porque no siempre los cambios se harán notar rápido.

Escoge un lugar tranquilo: Para practicar Mindfulness para niños, la mayoría de los sitios deben ser tranquilos y silenciosos, donde no haya interrupciones. Una vez se vaya progresando, sitios más bullicioso podrán comenzar a ser empleados.

Que haya siempre una buena actitud: No impongas estos ejercicios a los pequeños porque no darán resultado así. Lo mejor es proponerlos como una aventura de la que puede participar si lo desea. Si hay resistencia por su parte, se deja para otro momento y no hay problema.

Los 2 mejores libros de Mindfulness para niños

Si necesitas una guía más específica, puedes recurrir a libros enfocados en el tema y que harán que tu introducción al Mindfulness para niños sea una experiencia reveladora.

Mindfulness para niños – Paloma Sainz

Este libro de Paloma Sainz servirá para enseñar cómo los niños pueden influenciarse por la práctica de la meditación y acceder a la experiencia del Mindfulness. Además, brinda consejos y estrategias para tranquilizar su mente, volverla más serena y provocar efectos positivos en su cuerpo también.

Tranquilos y atentos como una rana – Elein Stein

Otra opción es la del libro Tranquilos y atentos como una rana de Elein Stein, que trata sobre cómo los niños inquietos y dispersos pueden ser calmados y relajados con la meditación. La meditación, según este libro, se enseña con suma sencillez y eficacia. Ofrece historias y ejercicios cortos y sencillos. Está recomendado para niños de 5 a 12 años y a sus padres.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Tienes síntomas similares a los premenstruales pero sin embargo no acaba de bajarte la regla? Cabe...

Como ya sabemos, la navidad es una época maravillosa con mucha magia y mucha ilusión. Es sin duda...

Sin duda alguna, la Navidad es una de las fechas más mágicas y especiales del año. Es una época de...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.