8 meriendas saludables para niños

Mamá  / 

Los niños necesitan comer algo a media mañana y a media tarde. Pero no cualquier cosa, sino alimentos que les aporten calcio y vitaminas. Si ya no sabes qué vas a darles que sea sano y a la vez nutritivo, te damos algunas ideas para preparar meriendas saludables para niños.

Ideas de meriendas saludables para niños

1. Tortitas con yogur y fruta

Tortitas con yogur y fruta

¿Tortitas sanas? ¿Con la cantidad de azúcar que llevan? Pues sí. Lo único que tienes que hacer es sustituir la harina blanca por una integral y no echar azúcar porque ya llevan fruta para endulzarlas. Necesitarás:

  • Una taza de harina de trigo integral
  • Un huevo
  • Una taza de leche desnatada o vegetal
  • Una pizca de sal
  • Aceite de oliva
  • Un yogur natural desnatado
  • Fruta de temporada o mermelada casera
  • ¿Ya lo tienes todo? Pues coge un bol y mezcla la harina con la pizca de sal. Deja un hueco en el centro y añade el huevo. Cuando hayas mezclado bien, agrega la leche remueve hasta que quede una masa homogénea, sin grumos.

Ahora que ya tienes la masa, lo único que debes hacer es echarla en una sartén caliente con una gota de aceite. Dora por ambos lados y añade yogur natural y trocitos de fruta o mermelada casera.

2. Kebab casero

Algún día también puedes sustituir el típico bocadillo por una especie de kebab casero. Compra pan de pita y quítale la parte de arriba. Rellena con tomate en cuadraditos y un revuelto de huevo con jamón. Si tu hijo come lechuga, puedes añadirle una hoja picadita o poco de rúcula.

3. Barritas de cereales caseras

Barritas de cereales caseras

Las barritas energéticas del supermercado pueden tener más calorías de lo que te crees. Pero como son una buena idea a la hora de preparar meriendas saludables para niños, puedes probar a prepararlas tú misma en casa.

Lo único que tienes que hacer es coger una selección de frutos secos y trocearlos. Los colocas en una bandeja de horno junto con unos copos de avena, unos chips de chocolate, una cucharada de miel y sirope de arce. Mézclalo todo bien y hornea a 180ºC durante 20 minutos. Cuando saques la bandeja del horno, deja enfriar antes de cortar en cuadrados.

4. Rollitos de salmón ahumado

A mi hijo le encanta el salmón ahumado, y como es de los pocos pescados que consigo que se coma sin protestar, intento dárselo a menudo. Le encanta sobre una rebanada de pan tostado (yo suelo tenerlo integral o de centento) untada con queso.

Pero también puedes simplificar y simplemente colocar una rebanada de queso bajo en grasa sobre la loncha de salmón y enrollarlo.

5. Bruschetta

Seguimos con el queso, que siempre es un recurso muy fácil y que pega con casi todo. En este caso solo necesitarás unas galletas tipo crakers. Colocas encima un poco de mozzarella fresca y unos tomates secos. Puedes rematar con una hojita de albahaca si tu hijo la come.

Relacionado: Recetas de cenas saludables para niños

6. Bombones de calabaza

Esta idea la vi un día en el blog One little project y me encantó. En teoría pone que es para el desayuno, pero yo la veo perfecta también para merendar.

Estos bocaditos llevan calabaza asada, semillas de calabaza, clavo, canela, jengibre, nuez moscada, miel y arándanos desecados.

7. “Patatas” estilo burguer

No, no me he vuelto loca al recomendar patatas fritas para las meriendas saludables para niños. Si te fijas, la palabra “patatas” está entrecomillada. Eso es porque vas a utilizar manzanas. Empieza quitándole el corazón, pelándola y cortándola en gajos rápidamente para que no le dé tiempo a oxidarse.

En una sartén, derrite un poco de mantequilla y cocina a fuego lento durante unos 5 minutos (dándoles la vuelta para que se doren por todos los laos). Cuando veas que las manzanas comienzan a coger color, sube un poco el fuego hasta que queden doradas. Por último, escurre sobre papel de cocina.

Igual así consigues que tus hijos coman más fruta.

8. Palmeritas de jamón y queso

Jamón y queso. No hay combinación que la supere cuando hablamos de niños. ¿Cómo se preparan estas palmeritas?

1. Coges una lámina rectangular de hojaldre fresca (las venden ya listas), la sacas del envoltorio, la desenrollas y la colocas sobre una fuente.
2. Cubres con lonchas de queso y añades una capa de lonchas de jamón cocido.
3. Enrolla el hojaldre comenzando por un lado. Cuando llegues al centro, enrolla empezando desde el otro lado.
4. Aprieta bien y corta en rodajas.
5. Colócalas sobre una fuente para horno forrada con papel de hornear (puede ser el mismo que traía la lámina de hojaldre) sin que se toquen.
6. Bate un huevo y unta las palmeritas.
7. Hornea durante 20 minutos a 180 ºC.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Separarse nunca es fácil, pero menos aún cuando hay hijos de por medio. Ponerse de acuerdo con la...

Las temperaturas comienzan a bajar. Entonces, sacas la ropa de invierno, se la pruebas y a tus...

Antes, cuando un matrimonio se divorciaba, lo más habitual era que uno de los progenitores se...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.