Materiales Montessori caseros: 5 ideas

Mamá  / 

Los materiales Montessori están diseñados para estimular el desarrollo congnitivo, la creatividad, la coordinación, la concentración, la independencia y la autodisciplina de los más pequeños. Hoy en día pueden encontrarse fácilmente, al igual que los juguetes Montessori. Pero no son baratos. Por eso, en este artículo te diremos cómo crear materiales Montessori caseros.

Al igual que los diseñados por María Montessori, pueden ser manipulados por los niños para que aprendan a diferenciar las texturas, los colores, las formas, los sonidos, los olores o los sabores, entre otros.

Materiales Montessori caseros que merece la pena fabricar

Antes de comenzar a construir tus propios materiales, es importante que tengas en cuenta que están agrupados por sentidos:

  • Gusto y olfato: las plantas, los perfumes, los botes con sustancias olorosas y los productos culinarios se incluyen en este grupo.
  • Tacto: hay materiales orientados a diferenciar las texturas, a aprender las formas o a experimentar las diferentes temperaturas de los líquidos. Una simple botella de plástico rellenada con agua a diferentes temperaturas serviría como material Montessori para desarrollar el sentido del tacto.
  • Vista: un buen ejemplo es la típica cajita de madera con agujeros de diferentes formas geométricas en los que hay que tratar de encajar las piezas correspondientes. Otros materiales son prismas o listones con diferentes espesores, longitudes, tamaños, colores y alturas.
  • Oído: se trata de que los bebés descubran los sonidos. Esto puede hacerse a través de cajas metálicas en los que se introducen diferentes sustancias, mediante los conocidos como silbatos de Pizzoli o utilizando campanillas que aparentemente tienen la misma forma y tamaño.

Dicho esto, vamos a hablarte de 5 materiales Montessori caseros que puedes fabricar tú misma.

1. Letras y números con lija

Letras y números con lija Montessori

Uno de los materiales Montessori más populares, y uno de los más fáciles de elaborar en casa, son las letras y números fabricados con lija o, en su defecto, con fieltro adhesivo. Solo tienes que comprar un tablero de DM y pedir que te lo corten en cuadradaditos. Después, los pintas en diferentes colores según la cantidad de grupos que quieras crear. Por ejemplo, puedes crear una para las vocales, otra para las consonantes y otra para los números. Ahora solo tienes que crear una plantillas con las letras y números, dibujarlas sobre la lija y recortar. Pegas y listo.

2. Botellas de sabores

Para que los niños aprendan a distinguir los 4 sabores básicos (salado, ácido, dulce y amargo), puedes hacer algo tan simple como comprar botellitas con cuentagotas y llenarlas con café, azúcar, vinagre y una mezcla de sal con agua.

3. Recipientes de olor/sonidos

recipientes de olor Montessori

Otro de los materiales Montessori caseros que puedes hacer con poca inversión es este. Coge varios saleros, en número par, y rellénalos de dos en dos con algodones impregnados con diferentes olores. El niño solo tiene que intentar emparejarlos.

Puedes utilizar el mismo método para jugar con los sonidos. En este caso, basta con rellenar los recipientes con diferentes cantidades de legumbres y semillas.

4. La escalera marrón

escalera marrón Montessori

Unos de los materiales Montessori más conocidos es la escalera marrón. Hacer una imitación es algo más complicado, pero si te atreves, adelante. Para que sean lo mas fiel posible a las originales, debes construir 10 prismas de madera (el DM va bien) pintados de marrón y con unas dimensiones que oscilen entre los 10 x 10 x 20 cm y 1 x 1 x 20 cm, con una diferencia de 1 cm entre cada una. El niño tiene que intentar colocarlos en orden, del más pequeño al más grande (o viceversa), de modo que queden como si fuera una escalera.

5. Las Tablas de Seguin

Son una buena ayuda para aprender los números de dos dígitos (del 11 al 99). Se llaman tablas, pero siempre puedes utilizar otros materiales, como cartulina. Corta dos tablas alargadas. En la primera, escribe el número 10 nueve veces. En la otra, los números del 20 al 90, pero solo las decenas. Aparte, diseña tarjetas con números del 1 al 9 que irás colocando sobre los ceros.

Otra forma muy práctica para que los más pequeños aprendan los números mientras practican la motricidad es coger unas pinzas de madera y dibujar un número (puedes empezar del 1 al 10). Después, recortas unas cartulinas verdes con forma de copa de árbol y pegas unos puntitos rojos (1, 2, 3 y así sucesivamente). El niño tendrá que colocar cada copa con su tronco correspondiente, es decir, con la pinza que tenga escrito el número que se corresponda con la cantidad de puntos. Este es el resultado.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

¿Sabías que los niños que van al cole sin desayunar son los que tienen más papeletas para engrosar...

Lo ideal sería que los niños comiesen de forma sana y equilibrada, pero a veces es difícil...

Y así, sin darte cuenta, ya has llegado a la semana 10 de embarazo. Uno de los grandes cambios es...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.