Reglas para mantener el orden en casa

Hogar, Mantenimiento del hogar  / 

Mantener el orden en casa. Ese es el sueño de quienes hemos visto cómo las distintas habitaciones han sido tomadas por nuestra familia y que, por mucho esfuerzo que ponemos, nunca conseguimos que todo esté en su sitio.

En un reciente artículo te hablábamos del método Marie Kondo, toda una inspiración para muchas mujeres. También te hemos dados las claves para organizar el armario e incluso para ordenar la despensa. Hoy vamos a pensar en conjunto y a darte algunos truquillos para mantener ordenada toda la casa.

¿Cómo mantener el orden en casa?

Antes de empezar a aplicar métodos para mantener el orden en casa es necesario deshacerse de todo lo que no sea importante. Si no sabes cómo hacerlo, puedes probar a unirte al reto minimalista de los 30 días de la bloguera Jenny Mustard. ¿No te convence? Pues aplícate la regla del uno por uno. Es decir, cuando compres un artículo, deshazte de otro similar.

¿Ya has dejado algo de espacio libre en los armarios? Podemos comenzar.

Pon un mueble en el recibidor

Es normal que, al llegar a casa, los niños dejen sus mochilas en la entrada y lancen los zapatos. Aunque lo veas como algo normal, lo cierto es que os costará el mismo trabajo colocar esas cosas en un lugar adecuado. Por eso es importante tener un armario en el recibidor. Si no tienes espacio suficiente, busca una solución que ocupe poco y que os permita colgar el abrigo y dejar los zapatos de ese día.

Algo así es suficiente. Asigna una percha y coloca una caja con el nombre de cada miembro de la familia, para que todo el mundo sepa dónde tiene que dejar sus cosas.

Reparte las tareas del hogar

No cargues tú con toda la responsabilidad, salvo que vivas sola. Reparte las tareas entre todos los miembros de la familia, adaptándolas a su edad. Los más pequeños pueden ocuparse de meter sus juguetes en una caja o de llevar la ropa que se han quitado al cesto de la ropa sucia.

Para que a los niños les cueste menos volver a guardar sus cosas de donde las cogieron, debes facilitarles la labor. Coloca estanterías y armarios bajos, además de cajas grandes para que guarden los juguetes.

Sigue una rutina diaria

Es prácticamente imposible sacar tiempo todos los días para limpiar y recoger todas las habitaciones. Así que distribuya las tareas a lo largo de la semana, pero deja un ratito para ordenar.

Puedes empezar por aquellas tareas que llevan menos de dos minutos, como meter en el lavavajillas ese vaso que lleva días en el salón o guardar en el armario las toallas y las sábanas que esperan dobladas encima del sofá desde ayer por la noche. Son tareas sencillas pero que si las dejas, van acumulándose.

Lee también: Trucos útiles para el hogar que no os podéis perder

No dejes para mañana…

Seguro que en tu casa, como en todas, hay una superficie que se lleva la palma del desorden. La mesa del comedor, la encimera de la cocina, la mesita de café del salón y el lavabo del baño suelen ser las zonas problemáticas. Pues bien, por mucha pereza que te dé, para mantener el orden en casa te aconsejamos que antes de sentarte a ver la tele dediques 10 o 15 minutos a recogerlas. Si lo haces todos los días, puede que cuando te des cuenta no haya nada que ordenar.

Si lo tocas, lo guardas

¿Qué haces con las cartas cuando las sacas del buzón? Apuesto a que las dejas sobre el montón que ya tenías sin abrir. Con lo fácil que es abrirlas según van llegando y tirar lo que no sea importante. Lo mismo con la ropa que te quitas por la noche. Ya que la tienes en la mano, te cuesta el mismo trabajo abrir el armario que caminar hasta la silla de la habitación para dejarla tirarla. Además de contribuir con el desorden, cuando quieras volver a ponértela tendrás que plancharla.

Si no lo has usado en un año, es prescindible

¿Por mucho empeño que pones las cosas siguen acumulándose? Pues dedica un día cada cierto tiempo a revisar armarios y cajones. Coge una caja y vete metiendo en ella todo lo que no hayas usado durante el último año. Lo que esté en buen estado, dónalo. El resto, a la basura o al contenedor de reciclaje.

Otra opción es que metas en cajas los artículos que menos usas y las lleves al trastero. Una vez transcurrido un año, puedes tirar lo que nos has sacado. Probablemente no te acuerdes ni de lo que hay dentro.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las albóndigas no son simplemente uno de los platos más atractivos para los niños, por su formato...

Al igual que haces con las fundas, las sábanas, el edredón y el colchón, también es necesario lavar...

Las chimeneas no solo sirven para dar calor. Son el punto focal de las estancias en las que están...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.