Ventajas y desventajas de ser una mamá trabajadora

Dinero y Carrera  / 

Ser mamá trabajadora es hoy más común que nunca, pero son muchas las mujeres que todavía tienen dificultad en conjugar estos dos papeles. Es usual que una se sienta dividida entre la ambición de ser proactiva y tener una carrera y el lazo único que nos s une a nuestros hijos y que hace que que queramos compartir el máximo de tiempo posible con ellos.

Es importante que no te dejes llevar por la norma de la sociedad o la crítica de otros padres. Cada caso es un caso y debes recordar que, a veces, más que el tiempo que pasas con tus hijos lo que importa es la calidad e intensidad con la que vives esos momentos. La verdad es que ser mamá trabajadora tiene sus ventajas y desventajas. Lo ideal es conocerlas bien y tomar una decisión ponderada sobre tu futuro.

6 ventajas de ser mamá trabajadora

1. Mamás trabajadoras saben aprovechar mejor los momentos con sus hijos

Uno de los problemas de quedarse en casa cuidando a los niños es la pérdida de la noción del valor de esos momentos. La preocupación empieza a ser qué hacer para pasar el tiempo y mantener a los niños entretenidos y tranquilos en vez de qué hacer para pasar un buen rato con ellos y disfrutar de su crecimiento.

Las mamás trabajadoras tienden a dedicar más tiempo con calidad a sus hijos ya que sienten que deben centrarse totalmente en ellos para compensar las horas que estuvieron apartados.

Relacionado: Los 15 mejores trabajos para mujeres

2. Las mamás trabajadoras tienden a tener relaciones más felices con su pareja

Esta ventaja está obviamente dependiente del marido o compañero de la mamá y si este apoya su trabajo y ayuda con las tareas domésticas. Sin embargo, en general, una mamá trabajadora tiende a tener relaciones más felices.

El hecho de que se arregle, salga de casa, hable con otros adultos y se concentre en sus proyectos permite que la mujer mantenga su lado independiente y femenino activo. Al sentirse mejor con ellas mismas como mujeres y el sentirse realizadas desde un punto de vista profesional mejora su autoestima y felicidad, quitándole tensión a las relaciones de pareja.

3. Una mamá trabajadora es un modelo para sus hijos

En un momento en el que cada vez más se discute el feminismo y la igualdad de género, el hecho de que una sea mamá trabajadora puede servir como un modelo para los hijos. Es una forma de que estos crezcan pensando en la mujer como algo más que una empleada doméstica y más como una profesional con su propia vida, talento y ambición.

Para las niñas esto es particularmente importante ya que estimula a que estas crezcan pensando en una carrera y en su futuro independiente y no solamente como mujer y madre. Ya en el caso de los niños, es una forma de cambiar las percepciones en la sociedad al enseñarles desde pequeños que las tareas domésticas son parte y responsabilidad de toda la familia y no solo de la mujer.

4. Hijos de madres trabajadoras son más independientes

El hecho de que no tengan la protección y cuidado de su madre en todas las horas obliga a que los niños adquieran temprano la noción de responsabilidad e independencia. Esto no significa que la madre trabajadora no esté presente o no los cuide de la forma más adecuada. Estas responsabilidades e independencia pueden ser solamente fruto de horarios estrictos para despertarse y acostarse, por ejemplo, o la presión de saber que tiene que tener sus tareas completas antes que su madre regrese del trabajo. Aunque no parezca mucho, estas pequeñas costumbres pueden traducirse en un adulto más seguro de sí mismo y mejor preparado para vivir solo en su futuro.

5. Mamás trabajadoras son menos propensas a depresiones

Las estadísticas indican que las madres que cuidan a sus niños a tiempo completo tienen más probabilidades de sufrir de depresión, algo que ni es bueno para ella ni para sus hijos.

Una mamá trabajadora se siente usualmente más realizada tanto a nivel profesional como social, manteniendo su independencia y socializando con otros adultos, lo que reduce el riesgo de sufrir de esta enfermedad.

6. Más dinero

Esta es una ventaja obvia de ser mamá trabajadora. El hecho de que la familia tenga acceso a más que un sueldo retira presión financiera sobre la misma.

Esto reduce el estrés y los conflictos entre los padres, y permitir una mayor inversión en los niños, tanto a nivel físico (una casa mejor, juguetes, una alimentación más variada), como educacional (mejores escuelas y colegios, más actividades extra curriculares que estimulen su desarrollo) y emocional (realización de actividades como vacaciones o salidas en familia).

Lee también: Ayudas para madres trabajadoras que puedes solicitar

3 desventajas

1. Cansancio

El cansancio es una de las grandes desventajas en ser mamá trabajadora. Basta pensar en cómo te sientes fatigada después de un día de trabajo y de viajes en coches o transportes públicos e imaginar llegar a casa y tener todavía que cuidar a un niño, preparar comidas, preparar ropas, dormir poco porque el niño está enfermo o se despertó durante la noche, etc. Y aún tienes que encontrar un ratito para preparar tus cosas, pasar tiempo con tu pareja y pasar algún tiempo jugando con tus hijos. Puede ser verdaderamente fatigante.

2. Momentos perdidos

Esta es quizá una de las razones por las cuales las mamás más miedo tienen de salir a trabajar y dejar sus hijos. Principalmente cuando estos son pequeños, es muy probable que una mamá trabajadora se pierda sus primeras palabras, la primera vez que camina y muchas otras primeras veces que son irrecuperables.

3. Escuchar a los hijos llorando por su mamá

Este es un tormento para todas las madres y que va contra sus instintos más primitivos. Escuchar a los niños llorando e implorando para que su madre no se vaya a trabajar o que esté junto a ellos durante el horario de trabajo puede hacer que una se sienta culpable y una mala madre muy rápidamente.

 

Todas las situaciones tienen sus ventajas y desventajas y no te debes sentir culpable cuando miras el lado negativo de ser mamá trabajadora. No se es mala madre porque una se vaya a trabajar o buena madre porque se queda en casa con los niños.

Cada mujer es diferente y debe elegir la opción que la haga sentir más realizada y satisfecha con ella misma. Porque para ser una buena madre es sobre todo necesario que seas feliz y vivas esa felicidad en pleno cada vez que estés con tus peques.

Compartir
deja tu comentario
Taboola
Artículos Relacionados

Hay que ahorrar, hay que ahorrar, hay que ahorrar… Ese mantra resuena en nuestras cabezas desde que...

¿Te estás planteando trabajar desde casa? Ya sea porque has decidido ponerte por tu cuenta o porque...

Estudiar ya es de por sí un trabajo a jornada completa. Entre las clases, los exámenes y las...

Sobre el autor

Ávida consumidora de cotilleos de celebridades y tendencias de la moda. Me encanta viajar y aprender, estar en forma y apreciar la buena comida... o, vamos, la comida en general. Habla con nosotras en m.me/ellashablan