Llegar a fin de mes con dinero. ¿Es posible?

Dinero y Carrera  / 

Uno de cada cuatro españoles tiene problemas para llegar a fin de mes. El problema no es tanto la falta de ingresos, sino el exceso de gastos. Tanto ganas, tanto gastas. Esa es la realidad.

Por tanto, si quieres llegar a fin de mes con algo de dinero, los primero es hacer un ejercicio de análisis y descubrir en qué se ha ido tu sueldo. Solo así podrás empezar a ahorrar.

Cómo llegar a fin de mes y no morir en el intento

El agujero en la cuenta puede empezar incluso antes de que cobres. La hipoteca te la pasan el día 1, la tarjeta de crédito el día 5 y tú no cobras hasta el 10. Ante eso poco se puede hacer, salvo tener un pequeño colchón que te sirve para adelantar los gastos de los primeros días del mes. A partir de ahí, deberías empezar a poner en marcha un plan de contención de gastos.

1. Fíjate un presupuesto

Si te marcas el propósito de no pasarte de una cantidad será más fácil apretarte el cinturón. Una opción algo básica pero que funciona es guardar el dinero en diferentes sobres: uno para la comida, otro para pagar los suministros, otro para el alquiler, etc.

2. Elimina gastos superfluos

¿Has calculado cuánto te gastas en cafés de media mañana cuando seguro que en tu oficina hay una cafetera? ¿Y en revistas que luego apenas tienes tiempo de leer? También puedes cambiar tu exclusivo gimnasio por los centros deportivos municipales.

3. Usa los cupones descuentos

A veces, entre esos interminables recibos que te dan en la caja del supermercado hay descuentos interesantes. Lo mismo en los catálogos de publicidad que te meten en el buzón. ¿Los usas?

4. No pagues más por lo mismo

Antes había que leerse todos los folletos y recorrerse las tiendas para encontrar las ofertas. Pero hoy en día la tecnología hace el trabajo por nosotros. Usa los comparadoresdescárgate aplicaciones que te ayuden a ahorrar.

5. Negocia tus deudas

¿Crees que estás pagando demasiadas comisiones por mantener tu cuenta y tus tarjetas? Habla con tu banco para que te las quiten. Si no entran en razón, siempre puedes cambiar a otro que te ofrezca cuentas sin comisiones y tarjetas de crédito y débito gratis.

6. Revisa tus seguros

¿Cuánto hace que no revisas el seguro de hogar? ¿Y el de coche? Si miras las coberturas detenidamente seguro que encuentras alguna que nunca utilizas. Puedes ahorrarte hasta un 50%.

7. Busca la mejor oferta en telecomunicaciones

Lo mismo que has hecho con los seguros puedes aplicarlo a la tarifa del móvil o de Internet.

8. Ojo con los suministros

También es muy importante que contengas los gastos de luz, gas o agua. Seguro que ya sabes lo que tienes que hacer para reducir las facturas de los suministros porque lo habrás leído decenas de veces. Un uso inteligente de la calefacción puede suponer un ahorro de hasta un 40%.

9. Reduce el gasto en comida

El supermercado se lleva un buen mordisco del presupuesto mensual. No se trata de dejar de comer carne o pescado, sino de hacer una compra inteligente. Las claves:

  • Llevar siempre una lista de la compra.
  • Aprovechar las ofertas, pero vigilando las fechas de caducidad para no tener que acabar tirando la comida.
  • Hacer la mayor parte de las comidas desde cero. Eso te permitirá no solo reducir gastos, sino también llevar una alimentación más equilibrada.
  • Comprar en los supermercados más baratos. La OCU saca todos los años un informe con las tiendas más caras y más baratas de España.
  • Planificar los menús de toda la semana para comprar solamente lo necesario.
  • Comprar productos de limpieza que sirvan para varios propósitos. El vinagre blanco, por ejemplo, desinfecta y deja el suelo de madera brillante.
  • Priorizar los alimentos de temporada, pues son más frescos y más baratos.

Sobra decir que comer todos los días fuera de casa es un gasto excesivo que puedes cambiar si te llevas el táper de casa.

10. Apúntate al ocio gratuito

Llegar a fin de mes no significa que tengas que dejar de salir. Pero puedes alternar las actividades que cuestan dinero con otras gratuitas. Exposiciones, conferencias, espectáculos culturales… Los ayuntamientos tienen siempre programaciones de ocio que no te costarán nada.

Qué hacer si no tienes dinero para llegar a fin de mes

¿Ya has hecho todo lo que te hemos propuesto y aún así no tienes dinero para llegar a fin de mes? Los préstamos personales y las tarjetas de crédito pueden resultar tentadoras, pero no te olvides de que los intereses en caso de impago son excesivos. Por eso, antes de llegar a ese punto debes contemplar otras opciones. Entre ellas:

  • Renegociar la hipoteca con el banco, cambiarla a otra entidad, aumentar el plazo o solicitar una carencia durante un tiempo.
  • Vender tus pertenencias. Sin son joyas o artículos de mucho valor puedes empeñarlas y así quizás tengamos la oportunidad de recuperarlas más adelante. Pero el resto de objetos es mejor venderlos en tiendas de segunda mano o en páginas como Wallapop. La parte buena es que ahorrarás espacio en casa.
  • Pedir un anticipo del sueldo. Aquí puedes elegir entre hablar con tu jefe o comprobar si tu cuenta nómina ofrece esta posibilidad.
  • Conseguir ingresos extra. Pregunta si puedes hacer horas extra en tu empresa o busca trabajos que puedas realizar desde casa.
  • Alquilar tus posesiones. Esa habitación que tienes libre puede ser una buena fuente de ingresos, al igual que alquilar tu coche cuando no lo utilices o la plaza de garaje durante las horas que estás en la oficina.

Empeñar el coche

Esta opción sería para utilizar como último recurso. Empeñar el coche es similar a hacerlo con una joya. Funciona así:

1. El vehículo se tasa y se ofrece al propietario una cantidad de dinero determinada, que suele estar entre el 40% y el 60% de ese valor de tasación.

2. Una vez que el cliente acepta la transacción, el coche pasa a ser propiedad del prestamista. Pero el cliente puede elegir entre dejar el coche en depósito hasta que pueda devolver el dinero o seguir disfrutando del vehículo. El problema es que deberá pagar un alquiler además de cumplir con los pagos de las cuotas religiosamente.

3. El prestamista tiene la obligación de devolver la propiedad del coche en el plazo estipulado en el contrato y no podrá venderlo a un tercero si el cliente cumple con sus obligaciones.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

No optimizar bien el tiempo y entregar los trabajos siempre tarde puede suponer el perder a un...

Si últimamente has estado mirando ofertas de empleo, te habrás dado cuenta de que una competencia...

¡Qué bonito es el amor! Hasta que el dinero se convierte en el tercero en disputa. Uno de los...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.