Cómo limpiar zapatos de ante: 8 trucos

Hogar  / 

Los zapatos de ante son elegantes, resistentes y pueden llevarse prácticamente durante todo el año. Pero, a menudo, nos echamos para atrás porque este material no es fácil de mantener. El agua, el polvo, hasta un ligero roce pueden arruinarlos en pocos días. O no, si sabes cómo limpiar zapatos de ante.

A lo largo de este artículo te daremos varios consejos que también puedes aplicar en otras prendas de ese mismo material.

Consejos para limpiar zapatos de ante correctamente

Los cuidados empiezan antes de estrenarlos. Como sabes, el ante es más poroso que otras pieles y por eso es enemigo de la humedad. Así que compra en la zapatería una solución impermeable para que repela los líquidos que puedan caerle. De vez en cuando, rocía los zapatos.

Entre medias, aprende a limpiar zapatos de ante de la forma correcta, en función del tipo de mancha.

1. Cómo limpiar el polvo de los zapatos de ante

El polvo se pega a los zapatos de ante como las moscas a la miel. Para eliminarlo, basta con que frotes por la superficie un cepillo de dientes o uno de uñas. Cepilla en el mismo sentido del pelo.

En caso de que encuentres que se te han quedado pegados pequeños trozos de tierra seca, trata de eliminarlos con una lima de uñas o un papel de lija fino. Raspa con suavidad. Este mismo truco puede servirte para limpiar manchas de pintura (al temple), yeso o tinta.

2. Goma de borrar para las manchas superficiales

¿Tienes una mancha que no sabes de lo que es? Prueba a pasarle por encima una goma de borrar, como si estuvieras borrando lápiz de un papel. Después, retira los restos cepillando en la dirección del pelo. En el mercado se venden gomas especiales, muy útiles para eliminar rozaduras y pisotones.

3. Cómo quitar las manchas de grasa

En caso de que los zapatos se te hayan manchado de grasa, impregna un cepillo de dientes en una solución de agua con amoniaco. Incide en la zona manchada, pero pasa el cepillo por todo el zapato para que no te queden cercos. Cuando esté limpio, pon a secar al aire libre, en una zona donde no le dé el sol para que no se decolore.

Otra solución es cubrir la mancha con polvos de talco o maicena. Deja actuar durante unas horas y cepilla el polvo.

4. Jabón neutro para una limpieza completa

Con el uso, los zapatos de ante se van manchando por todos lados. Cuando toque una limpieza general, utiliza un cepillo de uñas humedecido con agua y jabón neutro. Cepilla siempre en el mismo sentido y deja secar al aire libre, pero a la sombra.

Lee también: Cómo limpiar las zapatillas blancas

5. Baños de vapor para hidratarlos

Si el vapor es bueno para limpiar tu piel, ¿por qué no utilizarlo para la de tus zapatos? Puedes poner a hervir agua y coloca cerca el zapato, sin que llegue a humedecerse demasiado. Después, déjalo secar y cepíllalo. También puede servir el vapor de la plancha.

6. Si les cae agua, sécalos enseguida

El peor enemigo del ante es el agua. Así que si tienes la mala suerte de que te pilla la lluvia, nada más llegar a casa elimina el exceso de humedad con toallas de papel absorbentes. Después, rellena la horma con papeles y deja secar completamente antes de volver a ponértelos. Por último, cepilla en el sentido de las fibras.

¿No has tomado medidas a tiempo y ahora tienes un cerco provocado por el agua? Prueba a humedecer todo el zapato con un spray con agua y sigue el proceso anterior.

7. Limpiar zapatos de ante con humedad

Algo más complicado es eliminar las manchas producidas por el moho y la humedad, pero también tiene solución. Humedece un trapo limpio de algodón con tónica y aplica sobre las manchas. Con un trapo seco, también de algodón, elimina el exceso de humedad. Deja secar. Si aún quedan restos, repite el proceso. Para que no vuelva a ocurrirte lo mismo, acuérdate de guardar siempre los zapatos de ante en un lugar seco y con bolsitas antihumedad.

8. Acetona para el esmalte

Tampoco es fácil eliminar las manchas provocadas por barnices, lacas o esmaltes. Pero puedes probar a mojar una esquinita de un trapo con acetona y a aplicar con toques suaves sobre la mancha.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las albóndigas no son simplemente uno de los platos más atractivos para los niños, por su formato...

Al igual que haces con las fundas, las sábanas, el edredón y el colchón, también es necesario lavar...

Las chimeneas no solo sirven para dar calor. Son el punto focal de las estancias en las que están...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.