Cómo limpiar la nevera con unos sencillos pasos

Hogar, Mantenimiento del hogar  / 

Si hay un electrodoméstico que siempre debe estar limpio y desinfectado es la nevera. Piensa en que lo que almacenas en ella son alimentos que luego vas a llevarte a la boca. Limpiar la nevera es sencillo y rápido. Además, no hace falta que lo hagas todos los días. Tampoco necesitas comprar ningún producto específico. De hecho, cuanto más natural sea el limpiador, mejor. Así el interior no se impregnará de olores químicos que puedan afectar a la comida.

Cómo limpiar la nevera por dentro

Puedes comenzar a limpiar la nevera por el interior. Lo recomendable sería que siguieras los siguientes pasos:

1. Desconecta la nevera.

2. Saca el contenido. Lo ideal sería que el día que vayas a hacer la limpieza en profundidad del frigorífico, este no esté muy lleno.

3. Aprovecha que has vaciado la nevera para deshacerte de los alimentos que hayan caducado (si los hay).

4. Desmonta estantes, cajones y bandejas para poder limpiarlos fácilmente. Puedes limpiarlos con un estropajo, agua y jabón. Pero también es muy eficaz mezclar agua tibia con vinagre blanco (la proporción es de media taza de vinagre por cada taza de agua), impregnar la superficie con ayuda de un vaporizador y secar con un paño absorbente.

5. Limpia todos los rincones del interior. Esquinas, goma, parte trasera, raíles, etc. Puedes utilizar la mezcla anterior, que es desengrasante y desinfectante. Si ves que en las juntas la suciedad no se va, prueba con un cepillo de dientes impregnado con lejía.

6. Cuando los cajones y estanterías estén secos, vuelve a colocarlos.

7. Introduce los alimentos, colocándolos de la forma correcta. Es decir:

  • Las carnes y los alimentos más sensibles ponlos en la parte de arriba, que es la más fría.
  • En lo cajones, introduce las verduras, frutas y vegetales. Si no desprenden un olor muy fuerte, siempre es mejor que saques estos alimentos de las bolsas y envoltorios.
  • Las bebidas, las salsas y las conservas pueden ir en la puerta.
  • Si tienes sobras de comida, introdúcelas siempre en un recipiente herméticamente cerrado.

Una vez que hayas limpiado el interior de la nevera, puedes colocar un ambientador natural. Uno de los recursos más utilizados es el de partir un limón a la mitad y pinchar clavos en especia. Si no tienes clavo, prepara un zumo de limón y déjalo en un recipiente abierto.

Para el congelador puedes seguir el mismo procedimiento que para el interior de la nevera.

Lee también: Consejos para limpiar la cocina y mantenerla perfecta

Limpiar la nevera por fuera

Cuando hayas terminado con el interior, puedes limpiar la nevera por fuera. Los productos a utilizar dependerán de si esta es blanca o de acero inoxidable.

En caso de que tu nevera sea blanca, puedes utilizar la mezcla de agua y vinagre blanco que te comentaba antes.

Ahora, con el acero inoxidable lo que mejor funciona es el aceite de oliva. Prueba a mezclar 4 cucharadas de aceite de oliva con 3 cucharadas de zumo de limón. Humedece una bayeta y frota siguiendo la dirección de las vetas del acero. Deja actuar 10 minutos y seca con un trapo suave.

Otra posibilidad de limpieza es seguir estos pasos:
1. Humedece una bayeta con jabón neutro y agua.
2. Limpia en dirección de las vetas.
3. Pasa otra bayeta humedecida solo con agua para eliminar los restos de jabón y deja secar.
4. Ahora echa unas gotas de vinagre blanco y, con la bayeta humedecida ligeramente, vuelve a limpiar el exterior de la nevera.
5. En un trapo limpio, echa unas gotas de aceite de oliva y saca brillo al acero inoxidable.

También puedes comprar productos específicos para este material. Los hay líquidos, en polvo e incluso en toallitas limpiadoras, muy cómodas de utilizar. Uses el que uses, asegúrate de frotar ligeramente y de pasar una bayeta humedecida para retirar los restos. Limpia siempre en dirección a la veta para que la superficie no se raye y no queden marcas.

Para concluir la limpieza, si puedes mover la nevera estaría bien que quitases el polvo y la suciedad que se hay ido acumulando en la parte trasera. Puedes ayudarte de una aspiradora y de un pincel.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Ya sea porque se te ha estropeado la lavadora, porque en ese momento no tienes acceso a una o...

El vinagre para la limpieza de la casa es uno de los productos que siempre hay que tener a mano,...

Las reuniones con los amigos son fantásticas. Son esos encuentros que unen los lazos entre las...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.