Cómo limpiar las alfombras: trucos y mejores productos

Hogar, Mantenimiento del hogar  / 

La suciedad de los zapatos, el polvo, las migas del bocadillo, un pequeño descuido que te ha hecho derramar la bebida… Mantener las alfombras como nuevas es muy difícil. No basta con pasar la aspiradora, también es importante que sepas cómo limpiar las alfombras.

¿Lo solucionas todo con agua jabonosa o amoniaco? Mucho cuidado, porque para limpiar las alfombras es necesario tener en cuenta los materiales, el tipo de nudo y los tintes empleados para su fabricación. Solo así obtendrás los resultados esperados.

¿Cómo limpiar las alfombras de lana?

Cómo limpiar las alfombras de lana

Las alfombras de lana son caras, y por eso es especialmente importante que sepas cómo limpiarlas. Aunque son duraderas, requieren un mantenimiento más constante que las sintéticas. Para el día a día lo mejor es sacudirlas o, en su defecto, pasar la aspiradora. En este último caso, elige la altura más elevada y haz las pasadas trazando una “V” para no aplastar las fibras. De vez en cuando, aspira también la parte trasera.

A la hora de lavar una alfombra de lana, puedes utilizar agua fría con jabón. Aplícala con una esponja con movimientos suaves. Aclara para eliminar todo el jabón y ponla a secar inmediatamente. Primero por adelante, después por detrás. Una vez seca, vuelve a pasar la aspiradora para que quede suave nuevamente.

¿Te ha caído una mancha en una alfombra de lana? Lo más importante es que no frotes. Coge una toalla, humedécela y aplica con pequeños toques. Agrega bicarbonato de sodio y deja actuar al menos media hora. Pasa la aspiradora para retirar los polvos que se han formado.

Otro truco es hacer una mezcla con media taza de vinagre blanco por cada dos tazas de agua. Añade media cucharadita de jabón y aplica con una esponja, masajeando la mancha. Seca presionando con una toalla limpia y después ponla al sol.

¿Qué ocurre si la mancha es de sangre? Para los tejidos de lana viene muy bien la aspirina. Disuelve una en agua, removiendo para formar una pasta. Frota la mancha sin apretar demasiado y lava con agua y jabón.

Limpiar una alfombra de sisal

Las alfombras de fibras vegetales como el sisal son muy fáciles de limpiar. Basta con aspirarlas y, periódicamente, pasar una fregona con agua y jabón neutro (bien escurrida). Así volverán a recuperar el brillo que tenían cuando las compraste. En caso de que se produzca un accidente y se manchen, lo primero que debes hacer es empapar un trapo limpio con agua y jabón neutro, escurrirlo y frotar (de dentro hacia afuera de la mancha).

Para limpiar alfombras de sisal con manchas de grasa, un truco casero es secar los restos con un papel absorbente, aplicar alcohol y dejar que se evapore. ¿Te ha caído café? Prueba a mezclar vinagre de limpieza y amoniaco. La pintura y el esmalte debes dejarlos secar para que se endurezcan. Después, rasca y aspira. El vino tinto es uno de los peores enemigos de cualquier tejido. En las alfombras de sisal tiene remedio, pero debes actuar rápidamente. Disuelve media parte de vinagre en una parte de agua y frota la mancha.

Lee también: Trucos para limpiar la casa que te facilitarán la vida

Cómo limpiar las alfombras con vaporeta

Cómo limpiar alfombras con vaporeta

La vaporeta también es una buena aliada para higienizar las alfombras de vez en cuando. Lo que hace este aparato es rociar las superficies con vapor seco. Gracias a su temperatura y a la presión, penetra muy bien en los tejidos. Pero para mejorar el resultado, antes debes aspirar la alfombra y asegurarte de que no tiene manchas difíciles.

También debes tomar una serie de precauciones:

  • Cubre los muebles para que no absorban la humedad.
  • Rocía toda la alfombra, con movimientos lentos.
  • Trata de no mojar en exceso la alfombra.
  • Seca rápidamente, mejor al sol.

La vaporeta es un electrodoméstico parecido a una aspiradora que te ayuda a limpiar la casa de forma sencilla, barata y ecológica. Échale un vistazo a nuestra marca favorita.

Cómo limpiar los flecos de las alfombras

Ahora que sabes cómo limpiar alfombras, les toca el turno a los flecos. Para lavarlos, te recomendamos que coloques un paño seco por debajo. Con ayuda de un cepillo empapado en agua con detergente, vete peinando los flecos.

Cuando notes que los flecos han empezado a soltarse, puedes arreglarlos tú misma. Compra hilos de un color y grosor parecidos y cóselos a la base. Pero si la alfombra es cara, lo mejor es que dejes el trabajo en manos de un profesional antes de que el problema vaya a peor.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las recetas de calabacín con Thermomix, además de fáciles de preparar por el uso de este robot de...

El menaje de cocina es algo en lo que merece la pena invertir, sobre todo si te gusta cocinar. Hoy...

Parecía que iba a ser una tendencia más, pero lo cierto es que la decoración con palets no pasa de...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.