Lifting facial, el secreto contra la flacidez facial

Belleza, Piel  / 

Más allá de la vuelta a la rutina y la bienvenida del mal tiempo, los meses desde noviembre hasta finales de enero se caracterizan por ser la época del año con una mayor demanda de procedimientos de cirugía plástica y tratamientos de medicina estética por parte de nuestros pacientes.

Si al igual que nosotros sois unos verdaderos apasionados de la belleza y el cuidado personal, os habréis dado cuenta de que esta información no es nada nueva. Sin embargo, lo que sí os aseguramos que os va a sorprender es conocer cuál es la técnica más solicitada en Clínicas Diego de León para mejorar el aspecto del rostro: el lifting facial.

Con el paso de los años, el lifting facial se ha convertido en unas de las intervenciones de cirugía plástica más reconocidas del sector de la belleza, tanto es así que cada vez son más los pacientes que acuden a nuestra clínica con la intención de mejorar su rostro y poner fin para siempre a su problema de flacidez.

Aún así somos conscientes de que son muchas las dudas que genera esta intervención quirúrgica, por ello nos hemos reunido con nuestro equipo médico especializado en cirugía plástica para que nos resuelvan todas las dudas y conocer en profundidad los beneficios y las ventajas del tratamiento estrella de estiramiento facial.

Lifting facial: todo lo que necesitas saber

Al lifting facial o ritidectomía facial se le conoce como el tratamiento perfecto para rejuvenecer y mejorar por completo el aspecto facial del rostro.

Este procedimiento quirúrgico tiene el objetivo de estirar y tensar todos los músculos del rostro a la vez que consigue:

  • Ofrecer un aspecto más juvenil.
  • Eliminar los signos de flacidez.
  • Recuperar el tono y brillo de la piel.
  • Retirar por completo el exceso de piel que ha aparecido con el paso de los años.

Con la ayuda de esta intervención, el paciente no solo conseguirá tensar estos tejidos faciales sino que eliminará por completo el exceso de grasa de esa zona y redistribuir la piel de la zona de la cara y el cuello.

En la mayoría de nuestros pacientes, esta flacidez facial viene ocasionada por el envejecimiento de la piel, la constante exposición solar, los malos hábitos alimenticios y el estrés diario. Por lo que suele ser más visible en el área del óvalo facial, el cuello y la zona del surco.

Aunque generalmente el lifting facial suele ser un procedimiento a partir de los 45 años, no existe una edad mínima ni máxima para llevar a cabo este tratamiento. Al igual que cualquier cirugía estética es vital realizar un estudio exhaustivo previo de la piel para conocer al completo las necesidades del paciente.

Es importante destacar que esta técnica se puede realizar de manera individual o complementaria con otro tipo de tratamientos quirúrgicos faciales como la blefaroplastia o procedimientos estéticos como los rellenos faciales.

Relacionado: Cómo mejorar el aspecto de tus párpados

Intervención y zonas de aplicación del lifting facial

El lifting es un tratamiento que se realiza mediante un procedimiento quirúrgico con anestesia local más sedación y, por lo tanto, requiere de hospitalización.

Existen tres tipos de procedimientos diferentes según la zona de actuación e intervención:

1. Lifting frontal: este tipo de procedimiento se lleva a cabo en la zona de la frente y las cejas. A través de esta técnica quirúrgica se consigue disminuir las arrugas de la frente y el entrecejo, además de levantar las cejas. En este caso la intervención se realiza desde el nacimiento del cuero cabelludo, evitando así cualquier tipo de cicatriz.

2. Lifting cervicofacial: es el más demandado entre los pacientes. Se aplica sobre la zona completa del rostro y el cuello. En este caso las incisiones se llevan a cabo a través de las orejas, evitando así cualquier marca o señal posible.

3. Lifting facial de tercio medio: su aplicación se lleva a cabo alrededor de los ojos y la nariz, haciendo más hincapié en el área de los pómulos. Suele ser una de las opciones más recomendadas entre los pacientes que buscan rejuvenecer y dar una imagen más juvenil.

Cuidados tras la intervención de rejuvenecimiento facial

Tras la operación quirúrgica, lo habitual es que el paciente observe hinchazón, moratones y hasta sensación de constante tirantez en la zona tratada. No hay por qué alarmarse, ya que es algo más que común en este tipo de tratamientos, siendo recomendable esperar y seguir por completo las recomendaciones establecidas por el médico.

El paciente podrá volver a su rutina diaria pasadas las dos primeras semanas, pudiendo reincorporarse por completo a cualquier actividad física.

Los resultados de este procedimientos son totalmente duraderos, por lo que el paciente podrá observar una mejoraría progresivamente en los siguientes meses.

Lifting sin cirugía

Son muchos los pacientes que prefieren no meterse en el quirófano, por lo que tenemos tratamientos muy eficaces para conseguir ese efecto lifting, como el HIFU, Thermage o Hilos

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Las marcas de cosmética natural están ganando cada vez más aficionadas, y sus productos son cada...

Las pestañas no siempre reciben el cuidado y la atención que se merecen, pero en realidad son un...

La regeneración celular es el método natural que la piel utiliza para repararse a si misma y volver...

Médico Cirujano Graduado en el año 1983 de la facultad de Medicina de Salamanca. Colegiado nº: 282850705.
Director de Clínicas Diego de León. Experto en medicina estética avanzada. Importa a sus consultas las últimas técnicas estéticas antiaging procedentes de EE.UU. y Reino Unido.
LinkedIn