Leche para bebés: qué tener en cuenta para elegirla

Mamá  / 

Sin duda alguna, la leche materna es el mejor alimento que se le puede dar a un bebé para su desarrollo ya que es la más nutritiva y completa. No obstante, cuando la lactancia materna no es posible, la leche en fórmula se puede utilizar como sustituto. A continuación, te explicamos cuáles son las opciones de leche para bebés.

Qué factores se deben tener en cuenta al elegir la leche para bebés

Como hemos comentado, la leche materna es el mejor alimento que le puedes dar a tu bebé. La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé. A partir de los 6 meses, y siempre bajo el consejo de tu pediatra, podrá empezar con la alimentación complementaria.

Existen fórmulas de leche que funcionan como complemento a la leche materna, como parte de una dieta diversificada. De esta manera, el pequeño no notará la diferencia entre una u otra. Asimismo, seguirá obteniendo los nutrientes para su desarrollo.

Por otro lado, todas las leches que se venden se elaboran con el fin de cubrir las necesidades de los bebés en cada etapa. Por lo tanto, contienen la cantidad de vitaminas y nutrientes que necesitan en cada ciclo.

Es por eso que, decantarse por una o por otra, dependerá de las preferencias de cada uno, aunque lo más recomendable es preguntarle al pediatra y que te recomiende lo más adecuado para el bebé. Sin embargo, es bueno conocer los detalles de cada tipo de leche para bebé para que la elección sea la adecuada.

Leche de continuación o de tipo 2

Un ejemplo de esta leche de continuación es la Enfamil Premium 2. Esta se debe suministrar a partir de los 6 meses de edad como parte de una dieta diversificada.

Leche de crecimiento o de tipo 3

Tras el año, puedes dar al niño una leche de crecimiento, como es el caso de Enfamil Premium 3, siempre bajo la supervisión del pediatra.

Además de los tipos de leche expuestos, existen productos para necesidades especiales. Estas fórmulas son para bebés prematuros, con bajo peso o para aquellos pequeños con condiciones como la intolerancia a la lactosa, la alergia a la proteína de la vaca o la regurgitación. En estos casos, será el pediatra el que deba aconsejar qué productos debe tomar el bebé.

Cómo seleccionar la leche de fórmula

Aunque la leche materna siempre es la mejor opción, a partir de los 6 meses cuando se comienza con leches en fórmula como parte de una alimentación complementaria, es necesario que tenga en cuenta las proteínas que incluyen estas leches, así como los nutrientes que aporta y los ingredientes que esta contiene.

Por un lado, el calcio, el zinc y el hierro son fundamentales. El primero es necesario para el crecimiento y el desarrollo normales de los huesos en los niños. Por su parte, el zinc (cuando se encuentran en una cantidad significativa) contribuye a la función cognitiva normal. Por último, el hierro (cuando se encuentran en una cantidad significativa) contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario, y además contribuye al desarrollo cognitivo normal de los niños.

Las vitaminas A, C, D y las vitaminas del grupo B también se deben tener en cuenta. Así por ejemplo las vitaminas A y B2 en una cantidad significativa contribuyen al metabolismo normal del hierro y la vitamina C mejora su absorción (cuando se encuentran en una cantidad significativa).

Otro de los elementos que no se pueden ignorar son los ácidos grasos esenciales. Entre los más importantes está el DHA, también conocido como ácido docosahexaenoico. La ingesta de cantidades específicas DHA contribuye al desarrollo visual normal de los niños hasta los 12 meses de edad. El ácido alfa-linolénico o ALA, igualmente, es un ácido graso esencial, y estos son necesarios para el crecimiento y el desarrollo normales de los niños.

Experiencia con la marca

Para alimentar a tu hijo, debes apostar por una leche de confianza que goce de renombre debido a las buenas experiencias que hayan tenido otras madres. Aunque hay muchas opciones y puede ser difícil elegir la primera vez, existen marcas de leche para bebés en el mercado como Enfamil Premium. Esta cuenta con más de 100 años de experiencia en la creación de productos que ayudan a proporcionar el desarrollo adecuado para tu bebé.

Por lo tanto, cuando vayas a buscar el alimento para tu bebé, esta es una opción muy viable para tu pequeño.

Condición digestiva especial

Algunos bebés presentan problemas o trastornos digestivos. Estos pueden ser intolerancia a la lactosa, reflujo, dificultades para dormir, alergia a la proteína de la vaca, cólicos o complicaciones de absorción, entre otros. Para no agravar la situación del pequeño, el pediatra recomendará la alimentación que mejor se adapte a su situación. Así, se combatirán las dificultades tales como el estreñimiento, las intolerancias o los cólicos.

Antes de realizar cualquier modificación en la dieta de tu bebé, es fundamental que lo consultes con tu pediatra. El facultativo es la única persona que te puede resolver todas las dudas que tengas sobre la leche de fórmula. Además, este te podrá recomendar la más adecuada para tu pequeño, teniendo en cuenta su cuadro clínico. Así, si tu hijo tiene alguna condición especial, no le suministrarás un preparado inadecuado para su organismo.

Por otro lado, si sospechas que el bebé tiene una condición digestiva especial, tampoco le cambies la alimentación sin haberlo consultado, previamente, con el médico.

Aviso importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Cuando llega un recién nacido a casa hay que tener preparadas un montón de cosas. Y uno de esos...

El olor de los bebés es siempre tan especial… Ellos de por sí ya huelen bien, pero las colonias...

Ya ha pasado el primer trimestre. Estás en la semana 13 de embarazo y tienes ganas de gritar en...

Sobre el autor

Lectora apasionada y curiosa por descubrir nuevas maneras de cultivar nuestro bienestar, creo firmemente que debemos cuidar de nuestra mente de la misma forma que cuidamos de nuestro cuerpo.