Cómo lavar ropa blanca para que siempre luzca impoluta

Hogar, Mantenimiento del hogar  / 

Cuando está nueva, la ropa blanca es preciosa y le sienta bien a todo el mundo. Lo malo es que se mancha enseguida y si no se lava correctamente, tras usarla algunas veces comienza a amarillear o a coger una tonalidad grisácea. ¿Quieres saber cómo lavar ropa blanca para que siempre luzca igual de luminosa que el primer día? Apunta los consejos que hemos recopilado para ti.

El primero y más importante es separar la ropa blanca del resto. Y cuando digo blanca, no me refiero también al gris perla, crema y demás colores claros. Después, lo ideal sería que hicieses tres montones: uno con la ropa blanca delicada, otro con las toallas y calcetines y un tercero con las sábanas y demás ropa.

¿Por qué? Pues porque las prendas delicadas tienen que lavarse a mano o en lavadora con agua fría y un programa especial. Por otra parte, no es recomendable juntar las toallas con el resto de la ropa para que no se les peguen las pelusas que puedan soltar. Además, las toallas y los calcetines tienen que lavarse a altas temperaturas. En cambio, hay prendas que podrían estropearse si se lavan con agua demasiado caliente.

Cuando tengas dudas sobre la temperatura a la que puedes lavar ropa blanca, consulta lo que pone el fabricante en la etiqueta.

6 trucos para lavar ropa blanca

trucos para lavar ropa blanca

¿Qué pasa cuando la ropa tiene manchas o quieres blanquearla? Ha llegado la hora de revelar nuestros trucos.

1. Oxígeno activo para las manchas

Aunque parezca que está limpia, una prenda de color blanco siempre se mancha en el cuello, los puños y el bajo. Así que, antes de meterla en la lavadora, puedes impregnar esa zona con un limpiador que lleve oxígeno activo. Deja actuar durante un rato antes de lavar. Si quieres, también puedes añadir un blanqueador con oxígeno activo al cajetín (échalo en el compartimento del detergente).

2. Limón y sal para el algodón

¿Tienes una prenda blanca de algodón que empieza a perder luminosidad o que tiene una mancha? Echa agua en un cubo, añade el zumo de dos limones y un cuarto de una taza con sal. Mezcla e introduce la ropa. Deja actuar durante al menos 30 minutos, aclara con abundante agua y lava de la forma habitual.

3. Agua oxigenada para las prendas de lana

¿El tejido que necesitas limpiar es de lana? En ese caso, el agua oxigenada será tu mejor aliada. Solo tienes que programar la lavadora con agua fría y el ciclo para prendas delicadas, echar el detergente y agregar un chorro de agua oxigenada en el compartimento para la lejía que hay en el cajetín.

4. Limón o vinagre para blanquear

¿Te han empezado a salir manchas amarillentas? Tranquila. Haz zumo con tres limones y ponlo a hervir. Después, introduce la prenda durante media hora. Sácala, frótala, enjuágala y lávala en la lavadora. Otra opción es meter medio limón dentro de un calcetín en el tambor de la lavadora, juntar todas las prendas que quieras blanquear y lavarlas.

El vinagre es la alternativa al limón. Este producto no necesitas hervirlo. Basta con que eches un buen chorro en un cubo con agua y dejes la prenda a remojo. Después, lávala.

5. Huevo cocido para lavar ropa blanca con detalles en color

Seguro que tienes una camiseta de color blanco con algún estampado o raya en color que nunca sabes cómo tienes que lavar. Si la metes en agua caliente, se destiñe, pero si la lavas solo con agua fría, la parte blanca no queda bien. Prueba con este truco: cuando cuezas huevo, reserva el agua. Al ser rica en calcio, fija el color. Después, añade zumo de limón (ya hemos dicho que es un buen blanqueante) y deja la prenda en remojo. Por último, lava a mano.

6. Leche para las sábanas y manteles

Cuando veas que tus sábanas y manteles comienzan a amarillear, prueba a meterlos a remojo con leche y agua durante un par de horas antes de lavarlas.

Lee también: Trucos para que tu ropa huela siempre bien

Cómo quitar manchas en ropa blanca sin lavar

Hasta aquí todo bien, pero, ¿qué ocurre con aquellas prendas que deben lavarse en seco o cuando se mancha la ropa que llevas puesta y no puedes cambiarte? Ante todo, no frotes.

Si tienes a mano polvos de talco (o algodón de maíz), cubre la mancha y deja actuar durante al menos 30 minutos. Sacude la prenda y retira el polvo sobrante.

A continuación, remoja un paño limpio en líquido para lavado en seco y presiona sobre la mancha con varios toques. Si aún queda resto de la mancha, prueba a utilizar un poco de vinagre. Retira los restos con un trapo humedecido en agua y deja secar.

Otra opción es secar bien la mancha aplicando presión con un trapo limpio. Después, dale con algún líquido que elimine manchas. Por ejemplo:

  • las de café y zumo, se van con vinagre blanco;
  • las de tinta, con alcohol isopropílico;
  • el vino tinto, con vino blanco, vinagre blanco o alcohol isopropílico;
  • las de té, con zumo de limón;
  • las de barro, con una mezcla de detergente para lavavajillas y vinagre blanco.

Verás que en ningún momento hemos mencionado el uso de lejía. Ni falta que hace. Los blanqueantes que te hemos propuesto son menos agresivos con la ropa y más efectivos. Con ellos, y el secado al sol, tu ropa blanca siempre parecerá recién comprada.

Compartir
deja tu comentario
Artículos Relacionados

Llega una visita inesperada, no te ha dado tiempo a ir a la compra, vuelves de vacaciones y...

Elegir menaje de cocina puede parecer sencillo, pero en realidad tiene su ciencia. Los materiales y...

El acero inoxidable es imprescindible en cualquier hogar, sobre todo en la cocina. Es elegante,...

Sobre el autor

Mamá y periodista. Cotilla por naturaleza, nunca saco el móvil por la calle porque me gusta observar lo que ocurre a mi alrededor. Todo lo que veo me sirve de inspiración para escribir.